Reutilización de bombillas para decoración navideña

28 diciembre, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
En Navidad, la decoración del hogar puede hacerse a través de la reutilización de bombillas que han quedado en desuso. No las tires a la basura y conviértelas en un recurso decorativo.

El reciclaje es una tarea que debería convertirse en obligatoria para todo el mundo. Cualquier objeto puede tener un segundo uso, solo hay que ser creativo y tener imaginación. Por eso, te mostramos esta idea: reutilización de bombillas para decoración navideña.

En Navidad no es necesario estar estrenando decoración cada año; en realidad, pueden utilizarse los recursos de un año para otro. No obstante, una manera eficaz y simple de ahorrar dinero es a través de la reutilización de materiales que ya quedan en desuso.

Las bombillas pueden ser un buen recurso para hacer de ellas un objeto de decoración, cambiando la finalidad de su uso inicial y convirtiéndolas en adornos que aportan un significado navideño.

Bombillas a modo de bolas para el árbol

Normalmente se decora el árbol de Navidad con las típicas bolas de colores. Sin duda, son un recurso decorativo mundialmente conocido y que no puede faltar. Sin embargo, existe otra opción muy económica y que le da un toque original al árbol:

Bombillas de Reyes Magos.
www.umamanualidades.com
  • Coge algunas bombillas que ya estén fundidas o que no vayas a utilizar. No importa el tamaño; de hecho, cuanta más variedad mejor, así se dinamiza mucho más el contenido del árbol.
  • Pinta la bombilla con pintura blanca, ya que interesa que este color le dé opacidad y se elimine la transparencia del cristal.
  • Si se quiere ocultar el casquillo de metal, puede ponerse una tela que simule un gorro.
  • Una vez seca la pintura se puede pintar encima algún personaje propio de la Navidad: un Papá Noel, un muñeco de nieve, un elfo, un reno, un pingüino, etc. Para ello, puede utilizarse óleo, acrílico o cualquier otro pigmento que sea resistente.
  • Otra solución es aplicar purpurina sobre la superficie para que gane brillantez y reluzca con reflejos y destellos.
  • Finalmente, hay que adherir una cuerda de lado a lado para que pueda colgarse del árbol.

Sé creativo y dale un toque dinámico al árbol de Navidad

Hacer una bola de nieve

Uno de los juguetes más típicos de la Navidad son las bolas de nieve. Es bastante habitual encontrarlas en jugueterías y tiendas de decoración. De todos modos, puedes hacerlas por ti mismo, es muy sencillo:

  • Coge una bombilla de gran tamaño. Es preferible que tenga mucho espacio interior, ya que las pequeñas ofrecen un tamaño demasiado reducido y no sirven como recipiente. Si es esférica mucho mejor.
  • Vacíala por dentro, que no quede nada. Desenrosca el casquillo y comprueba el tamaño de la boca.
  • A continuación, aplica pegamento resistente en la parte inferior y dispón en ese lugar el adorno: un árbol de Navidad, un Papá Noel, una casita, un muñeco de nieve, etc.
  • Una vez que se ha secado el pegamento y se comprueba que no se mueve la figura, puedes introducir purpurina, ya sea de colorines o blanca. La idea es que cuando se mueva la bombilla pueda quedar en suspensión la purpurina por todo el espacio.

Realización de un pequeño terrario

De nuevo, vamos a necesitar una bombilla de gran tamaño, ya que será mucho más práctico y sencillo. El objetivo en este caso es hacer un terrario dentro de la bombilla:

  • Puede hacerse con la bombilla en posición vertical u horizontal. Evidentemente, en esta última se tendrá más espacio.
  • Desenrosca el casquillo, vacía el interior y rellena el interior con un poco de tierra para que represente un suelo, y justo encima una pequeña capa de césped o algodón que represente la nieve.
  • Después, puede colocarse encima un Papá Noel en su trineo, un muñeco de nieve, los Reyes Magos, un pequeño Portal de Belén o cualquier otro adorno navideño que se te ocurra.

Bombilla con luces.

Decoración externa para una bombilla

En el caso de que una bombilla siga luciendo, puede decorarse con recursos externos, como pueden ser los siguientes:

  • Rodea el cristal con cuerdas de colores, con el fin de que pueda tener un sentido estético la propia bombilla y se tamice la luz.
  • Pon pintura externa blanca y después aplica purpurina por la superficie.
  • Pinta la bombilla exteriormente, del color que prefieras, así cuando se encienda llenará de luz y color la habitación.

En conclusión, se podría decir que una bombilla puede tener otra vida; por tanto, no es necesario tirarla a la basura tras haberse fundido.

  • Asenzo, Matilde; Menzel, Nora: Reciclado de muebles y objetos, Albatros, 2003.