Sistema de aislamiento térmico contra humedad y aire

Yamila Papa · 21 febrero, 2019
Con un buen sistema de aislamiento térmico en tu hogar reducirás los problemas de humedad por condensación. Pero, además, necesitas algunos cambios de hábitos en invierno.

Dos de los problemas más habituales en los hogares, fábricas o negocios son los relacionados al ingreso de humedad y aire. Por este motivo, contar con un buen sistema de aislamiento térmico es fundamental. En el siguiente artículo te contamos más sobre los métodos actuales más eficientes al respecto.

Humedad por condensación: qué es

Humedad por condensación.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la humedad por condensación es un fenómeno muy común en las construcciones. Este se produce cuando el vapor de agua que hay en el aire se transforma en líquido cuando contacta con una superficie fría.

Para comprender mejor, es lo que sucede cuando nos bañamos y vemos al salir de la ducha que el espejo está empañado y con gotas de agua que caen hacia abajo.

En el caso de las viviendas, esta humedad por condensación se produce cuando la temperatura del interior es mayor a la del exterior, principalmente durante el invierno. Se suele manifestar principalmente en las ventanas, los techos y las paredes.

Una buena manera de identificar la humedad por condensación es observando el vaho o las gotas de agua sobre los cristales, pero también puede encontrarse como manchas negras de moho sobre los techos o en las esquinas de las paredes. En casos más graves, el olor a humedad es bastante fuerte al entrar en la habitación o ambiente.

Ahora bien, ¿por qué se produce la humedad por condensación? Existen diferentes causas, siendo las más frecuentes secar la ropa en el interior del hogar, poner la calefacción muy alta en invierno, no ventilar el baño después de ducharnos (sobre todo si no tiene ventanas al exterior), cocinar con las ollas y cazuelas destapadas y poner ropa húmeda cerca de los radiadores.

Sistema de aislamiento térmico: tipos

Si has detectado humedad por condensación en tu hogar, debes elegir un método para eliminarlo. Un buen sistema de aislamiento térmico puede ser la solución.

1. Aislamiento exterior con fachada ventilada

Precio de una fachada ventilada.

Se fija sobre las paredes una capa de aislamiento hecha con una estructura metálica. Puede ser un aislamiento rígido, compuesto por lana mineral. Reduce los puentes térmicos, elimina el problema de humedad y protege las fachadas de las inclemencias del tiempo.

2. Aislamiento de fachadas por inyección en cámara

Aislamiento térmico por inyección de cámara.
Aislamiento / aislantium.es

Si no se puede, o no se quiere, rehabilitar la fachada de la vivienda, una opción a nivel interno es la inyección de espuma de poliuretano. También existen la lana mineral y la celulosa.

Todos estos materiales son aislantes y se introducen en la cámara de aire de las paredes, protegiendo el interior de la construcción. Lo malo es que no garantizan la uniformidad y que es necesario reparar los desperfectos de las paredes.

3. Membrana de poliuretano al agua

Aislamiento con poliuretano.

Es un sistema de aislamiento térmico para el techo, impermeable no asfáltico y de capa gruesa, con una excelente adherencia. Evita el vapor de agua y los cambios de temperatura interior-exterior.

4. Impermeabilización líquida de cubiertas

Impermeabilización de cubiertas.
Impermeabilización de cubiertas / conforthome.net

Otra solución para los techos. En este caso, está compuesta por una membrana líquida de base acuosa de capa gruesa que tiene dos objetivos: evitar las filtraciones y eliminar las condensaciones. Además, reduce la transmisión del calor al interior de la vivienda.

¿Aislar térmicamente es la solución para la humedad por condensación?

Ventana con condensación.

En la teoría podríamos decir que sí, sin embargo, no es una garantía de que dejaremos de tener humedad o que el vapor no se convierta en condensación en ciertos ambientes de la casa. Además, uno de los motivos por los cuales no conseguimos buenos resultados es porque continuamos con nuestros hábitos y no ventilamos correctamente los ambientes.

Si vas a construir una casa o reformar una habitación, te recomendamos que elijas celulosa proyectada, corcho o lana de oveja para que los techos queden aislados y evites también lo que se conoce como pared fría.

Para que tu vivienda tenga la máxima eficiencia energética, precisas aislar térmicamente y luego ventilar. Esto quiere decir que aunque sea invierno, dejar un poco abierta la ventana evitará la condensación. Evita secar la ropa dentro de casa o encender al máximo la calefacción en los días muy fríos. ¡Mejor abrígate un poco más con dos pares de calcetines o una manta adicional en la cama!

Martínez, P., Sarmiento, P., & Urquieta, W. (2005). Evaluación de la humedad por condensación dentro de viviendas sociales. Revista INVI.