Trucos para ahorrar energía tanto en invierno como en verano

4 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El consumo energético se dispara en las estaciones de verano e invierno. Para ahorrar en la factura, es preciso tener en cuenta algunos trucos básicos y sencillos.

Algunas épocas del año pueden suponer un gasto energético contundente y provocar un encarecimiento de la factura de la electricidad y la calefacción. Por eso, te traemos algunos trucos para ahorrar energía tanto en invierno como en verano, las dos estaciones del año que suponen mayor gasto energético.

En los últimos años se ha podido comprobar que los cambios en el clima son cada vez más drásticos. Podemos estar en pleno invierno y que lleguen unas semanas cálidas, pero, de repente, cambiar a un frío polar extremo. Esto afecta a nuestro día a día con el suministro eléctrico y la calefacción.

A todos nos gusta tener la casa bien acondicionada y aislada para que se guarde el calor y que mantengamos siempre una temperatura agradable y saludable. Sin embargo, puede haber días en que, como ya se ha dicho, cambie la dinámica y se vuelva completamente del revés.

Gastos elevados con el aire acondicionado

Activar el aire acondicionado.

El aire acondicionado se ha convertido en un elemento cada vez más común en los hogares. Se recurre a él especialmente en las zonas más cálidas del planeta para poder refrescar el ambiente y proporcionar a la vivienda una temperatura estable.

Comúnmente se comete el siguiente error: tener durante largos períodos de tiempo el aire encendido; incluso, cuando no estamos en casa. Esto se debe evitar, básicamente porque lo que conseguiremos es enfriar excesivamente la casa y no disfrutaremos de ella.

Estos aparatos consumen mucha energía. Si los tenemos encendidos durante horas y por la noche, la factura de la luz se disparará de manera desorbitada. De hecho, si los empleamos también en invierno para calentar la casa, el gasto se multiplicará, ya que se necesita prácticamente durante todo el día.

Es importante que tengamos un consumo sostenible y racional.

Trucos para ahorrar energía

Ahorrar en familia.

No existe una fórmula secreta con la que no gastar demasiada energía y no tener que pagar apenas en la factura. En realidad, hay otros medios más cotidianos relacionados con nuestra forma de vivir que nos ayudarán a no desperdiciar energía y tener una casa ecológica. Veamos algunos trucos:

  • En primer lugar, debes encender los aparatos del aire acondicionado o la calefacción solamente cuando estés en casa. Cada vez que salgas debes apagarlos. Una vez que regreses puedes volverlos a encender, siempre y cuando sea necesario.
  • Es importante tener un termómetro en la habitación donde esté el aparato. Si la temperatura baja o sube de los 21º, es momento de encenderlo. En caso contrario, es preferible abrigarse un poco más. No es necesario tener que estar en manga corta en pleno invierno.
  • No enciendas los aparatos del aire por la noche ni tampoco pongas la calefacción en invierno. Van a estar muchas horas encendidos y nosotros no necesitaremos su actividad, básicamente porque estaremos dentro de la cama. Además, no es saludable, ya que podemos resfriarnos fácilmente.
  • Una vez que compruebes que el ambiente es cómodo y habitable, puedes apagar los aparatos y disfrutar del momento hasta que sientas la necesidad de volverlos a encender. Puede resultar algo pesado, pero así conseguirás un ahorro considerable.

La calefacción regulable es el futuro

Calefacción en casa.

En las comunidades de vecinos normalmente hay una calefacción central que se enciende a una hora determinada y se apaga a otra. Generalmente, el horario durante el invierno suele ser de 15:00 a 22:00 horas. Sin embargo, no todos los días estamos en casa e, incluso, hay viviendas deshabitadas que también reciben esta calefacción.

En el fondo, esto es un gasto muy elevado para la comunidad, ya que supone un consumo fijo de combustible al mes y, por consiguiente, un precio muy elevado en la factura.

La calefacción regulable es el mejor medio para el ahorro comunitario de energía. Cada vivienda tiene un termostato, pudiendo encender y apagar la calefacción cuando se desee y ajustarla a la temperatura que mejor convenga. Las personas que no pasen tiempo en su piso no tienen que gastar en calefacción.

Remedios naturales para aliviar el calor y ahorrar energía

Limonadas como ejemplo de bebidas frías.

Cuando llega el verano, hay ciertas horas del día que resulta sofocante el calor. Para remediarlo, puedes encender el aire acondicionado. No obstante, si quieres apurar más tiempo sin activarlo y así ahorrar energía, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Toma bebidas refrescantes.
  • Las duchas frías suelen sentar muy bien a nuestro cuerpo y te despejan del calor.
  • Ventila la casa durante las horas matutinas para que entre aire fresco.
  • Baja las persianas y trata de que no incida directamente la luz solar.