Cómo lograr una casa ecológica

Mónica Heras Berigüete · 13 febrero, 2019
Las casas ecológicas son ya una realidad y tú también puedes poner tu granito de arena con estos sencillos tips. ¿Te animas?

El calentamiento global es una realidad y, quizás, el mayor reto al que nos hemos enfrentado como especie. ¿Qué es lo único que puede frenarlo? Dejar de consumir, o en su defecto, consumir lo menos posible. El planteamiento de una casa ecológica empleando materiales naturales comienza a sonar cada vez más fuerte en la cabeza de muchos.

Pero además de los materiales de construcción, también se trata de decorar tu casa, abastecerla y acondicionarla a partir de opciones respetuosas con el medio ambiente a todos los niveles. Las construcciones bioclimáticas pueden ayudarte a lograrlo.

En cuanto a los materiales aislantes que se utilizan, están el cob, el adobe o la paja. Así creas una casa ecológica y logras bajar los costos de calefacción y aire acondicionado. También están los baños secos, es decir, que no usan agua y sistemas de recolección y tratamiento de agua.

Estas son opciones para los más eco, pero si te parece un exceso, o no estás pensado en construir, hay un montón de cosas que puedes hacer para que tener una casa ecológica. ¡Cualquier esfuerzo cuenta!

Vamos a hacer de tu hogar un lugar ecológico

La temperatura adecuada

Temperatura ideal en una casa.

Por un lado, te recomendamos que revises tus ventanas, por ahí se pierde muchísimo calor. Mejora el aislamiento con ventanas de doble cristal y revisa la eficiencia de las que ya tienes.

En cuanto a la temperatura, no necesitas entrar a tu casa en pleno invierno y sentir que estás en el trópico. Según el Instituto para Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), el 66 % del gasto energético doméstico se destina a la calefacción y a calentar agua. Además, de acuerdo con este instituto, en invierno, “una temperatura de entre 19 y 21 grados es suficiente. Por la noche, en los dormitorios, basta tener una temperatura de 15 a 17 grados para sentirse confortable.” ¡Así que a abrigarse en lugar de subir la calefacción!

Un truco para ahorrar agua

Ahorrar agua en casa.

Para reducir el consumo de agua hay complementos para los grifos, como aireadores, perlizadores y limitadores de caudal. El consumo habitual en grifería tradicional es de 15 litros/min, si se utiliza alguno de estos sistemas, se puede reducir el consumo a unos 4-8 litros/min, es decir, hasta un 50 %, lo que supone un ahorro considerable.

Iluminación ecológica

Las bombillas LED son respetuosas con el medio ambiente.

Una casa ecológica debe aprovechar la luz solar. Y opta por las luces LED para cuando sea necesario utilizar luz eléctrica. No contienen mercurio ni producen gases de efecto invernadero. Además, duran mucho más y consumen menos energía.

Crea tus propios productos de limpieza personal y de la casa

Jabón natural.

Hacer tus propios productos es más fácil de lo que crees. Le ahorrarás al mundo miles de envases de plástico y, a la larga, miles de euros a tu bolsillo.

Para la limpieza de la casa, el vinagre y el bicarbonato son la combinación ganadora, y para la higiene personal, nada mejor que hacer tu propio champú .

Evita las pilas

Impacto de las pilas en el medio ambiente.

Una sola pila alcalina puede contaminar 100.000 litros de agua. Por supuesto que es muy importante llevarlas a centros de reciclaje y jamás tirarlas a la basura. Pero hay algo más que puedes hacer: evita comprarlas. Elige productos recargables o juguetes sin pilas. Para los casos inevitables, como el control remoto, compra un juego de pilas recargables.

Limita el uso de la secadora

Disposición de la lavadora y la secadora.

Si tiendes la ropa al aire libre en lugar de usar secadora, ahorras unos 50 kg de CO2 cada año, uno de los principales gases de invernadero, además de evitar los 318 kg de CO2 emitidos en su fabricación.

Recicla y reutiliza todo lo que puedas

Contenedores de reciclaje.

¡No tires cosas! La mayoría de los objetos pueden tener una segunda vida muy interesante. Solo necesitas creatividad para darles un giro artístico o un uso distinto. Crear mobiliario con palés, juguetes con cartones de leche, macetas con botellas de vidrio son solo algunas de las ideas más clásicas.

Una casa ecológica es una alternativa que respeta al planeta y, además, te ayudará a ahorrar más de lo que crees. ¡Anímate a implementar algunas de estas ideas!