El horno portátil: comodidad y funcionalidad

Francisco · 7 marzo, 2019
Para aquellas personas que son amantes de la buena cocina, no hay nada mejor como un horno portátil con el que poder realizar cocciones de gran calidad.

Si tienes una cocina pequeña, o vas a estar de manera temporal en una vivienda, y no quieres amueblarla al completo, pero sí tener algunos electrodomésticos de calidad, te mostramos una solución muy interesante: el horno portátil: comodidad y funcionalidad.

En muchas ocasiones, nos ha pasado que al alquilar una vivienda, ya sea por cuestiones de estudio o de trabajo, no tiene horno.  Esto puede ser un problema, ya que, en realidad, nos gustaría en más de una ocasión hacer nuestras propias cocciones y nos hemos visto limitados por la ausencia de este aparato.

Pues bien, como todo en la vida tiene una solución, existe la posibilidad de tener un horno portátil. De hecho, los hay que pueden cumplir también función de microondas, teniendo 2 en 1. Sin duda, le sacarás mucho partido y podrás llevártelo de nuevo contigo cuando abandones el lugar de residencia.

Cualidades de este aparato

Horno portátil en gris metalizado.

No cabe duda de que este aparato proporciona eficiencia y funcionalidad, ya no solo por los distintos tipos de programas que ofrece, sino también por su formato reducido, pudiendo ser colocado en cualquier parte de la cocina y consiguiéndose, así, una adaptación al estilo decorativo.

En realidad, su tamaño suele ser como el de un microondas. Por supuesto, los hay más grandes que el propio formato estándar, pero debemos partir de la idea de que es un producto completamente innovador, fácil de manejar y muy útil en el día a día.

Cualquier tipo de receta puede ser realizada en este horno. No deja de ser un electrodoméstico con unas funciones idénticas a las de un horno tradicional. La mayor diferencia se encuentra en el espacio interno, que tiene menos capacidad, pero el rendimiento puede llegar a ser igual de alto.

Un horno de esta categoría te garantiza resultados de calidad.

¿Por qué elegir un horno portátil?

Horno portátil en negro.

Si eres una persona que suele cambiar de residencia a menudo, o que le gusta la cocina de producción rápida, este aparato es idóneo para ese estilo de vida, especialmente si vas a sacarle partido todos los días. ¿Qué características nos ofrece?

  • Es fácil de utilizar, no ocupa apenas espacio y tiene un diseño que se adapta muy bien a la estética de un lugar, ya que suele tener colores neutros para no llamar demasiado la atención y que exista cierta concordancia con todo su alrededor.
  • Siempre que tengas que cambiarte de casa, puedes llevarlo contigo e instalarlo fácilmente. En el fondo, requiere únicamente de una toma de luz. Por tanto, estamos hablando de un electrodoméstico portátil de transporte sencillo.
  • Un concepto que podemos asociar a este horno es la practicidad. Sirve para elaborar comidas de todo tipo, incluso a la parrilla. Llega a ser tan potente como un horno. Además, gasta menos energía y puede adaptarse perfectamente a tus necesidades.
  • El precio es muy bajo en comparación con un horno grande. Suele situarse entre los 60 y los 120 euros, dependiendo si quieres que tenga mayor o menor número de programas. Los hay muy sencillos que suelen ser muy baratos y cumplen una función básica.

¿Qué puede ofrecernos?

Horno portátil en blanco.

Este tipo de horno consta de una serie de características que lo convierte en un recurso idóneo para la cocción y calentamiento de la comida. Es, sin duda alguna, un elemento indispensable, muy adecuado para todo aquel que sea un amante de la cocina de calidad.

  • Suele tener puerta abatible, de tal manera que es fácil de abrir y cerrar, adaptándose a las necesidades de las personas. La puerta es de cristal y permite la visibilidad interior, habiendo también una luz interna.
  • En el panel de mandos tenemos, por norma general, uno dispositivo giratorio, de fácil manejo y ajustable en cada momento.
  • La potencia suele rondar los 1.800 – 2.000 W. De esta manera, comprobamos que existe un tipo de resistencia de alta categoría.
  • El material es de acero inoxidable, pudiéndose lavar por dentro sin ningún tipo de problema. Además, las bandejas pueden sacarse fácilmente.
  • La capacidad suele ser de uno 60 – 70 litros.

En definitiva, el horno portátil es un electrodoméstico que puede llegar a ser funcional, práctico y cómodo de manejar. No tiene ninguna complicación, y se considera un recurso tecnológico de gran calidad, con un servicio básico que puede ayudarnos en el día a día.