Cómo poner la mesa: claves para acertar

13 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
Se está terminando el verano y quieres invitar a unos amigos a cenar en casa. Acto seguido te surge la duda: ¿cómo pongo la mesa? Presta atención, porque vamos a darte algunas pautas para ser el anfitrión perfecto.

El acto de poner la mesa requiere de algunos conocimientos previos y buen gusto. Debemos darle la importancia que se merece, ya que el momento de compartir una comida es algo muy íntimo y especial.

Una buena presentación crea una atmósfera agradable que debe enfatizarse con una colocación correcta de la mantelería, la vajilla, la cristalería, la cubertería y, por supuesto, la decoración floral.

Cómo nos gustan esas reuniones con amigos y familiares, o esas citas íntimas con nuestra pareja alrededor de una buena mesa. Si no sabes por dónde empezar, sigue algunos de nuestros consejos y te aseguramos que no fallarás.

Primeros pasos antes de poner la mesa

A la hora de poner la mesa, debemos llevar cierto orden, ya que el resultado final dependerá de esa buena planificación y organización inicial. Empecemos entonces:

  1. La mesa debe quedar anclada al suelo perfectamente para que no se mueva y origine incomodidad a nuestros comensales.
  2. En el tablero debemos colocar el muletón para amortiguar los ruidos del movimiento de copas, cubiertos, platos…
  3. Hay que saber elegir el tipo de mantelería para que el comedor tenga un buen efecto óptico. No se puede dejar la mesa con un mantel arrugado, o con los picos mal colocados -deben tener la misma caída por todas partes-.

Cómo poner la mesa: la vajilla

Protocolo para poner la mesa.

Veamos algunas pautas recomendables a la hora de colocar nuestra vajilla.

  • El bajoplato: este plato es opcional. Si decidimos colocarlo, lo pondremos debajo del plato llano. Debe estar en consonancia con el resto de la vajilla, y si es muy grande, se pondrá a 2 cm del borde de la mesa. Todos los bajoplatos deberán guardar la misma distancia.
  • El plato llano: también es llamado plato trinchero. Este plato se pone siempre, tanto si hay consomé como si hay sopa. En ambos casos se pondrá el servicio correspondiente sobre el plato llano. Queda prohibido poner dos platos llanos juntos.
  • El plato sopero o de consomé: va siempre sobre un plato llano. Tiene dos asas y va siempre acompañado de su plato y sin servilleta entre las dos piezas.
  • El plato de pan: es un plato llano pequeño que se coloca en la parte superior izquierda en paralelo al bajoplato y, en la mayoría de los casos, a juego con este.

Cómo poner la mesa: la cristalería

Copas de cristal para mesa.

Las copas de agua, vino blanco, vino tinto y licor se pueden poner todas del mismo tamaño, excepto la copa de cava, que es más alargada y elegante.

Las copas pueden formar una línea recta o diagonal con respecto al plato. Queda totalmente prohibido poner más copas de las que se van a usar. Si nuestra cristalería llevase algún logotipo, debemos colocarlo mirando hacia el comensal.

La cubertería

Colocar los cubiertos en la mesa.

Los cubiertos se colocarán en el orden en el que se van a usar, de fuera hacia adentro, y se irán retirando cuando terminen de utilizarse. Estéticamente, no queda bien cambiar el orden cuando algún invitado es una persona zurda.

Los cubiertos de postre se pondrán en la mesa cuando la comida es informal. En caso contrario, se colocarán en el momento en el que se vaya a servir el postre.

Hay que tener en cuenta que el cuchillo de postre se pondrá en la mesa cuando haya fruta o queso. Cuando esto ocurre, se coloca después de la cucharilla, en el lado más lejano y con el mango a la derecha.

La servilleta

Flores en las servilletas.

Su empleo se remonta al Antiguo Egipto. Las primeras servilletas eran, simplemente, trozos grandes de tela similares a una toalla actual. En Europa no las vemos hasta el siglo XVI. En España, concretamente, recibió el nombre de ‘pañizuelo de manos’.

Actualmente, la servilleta es del mismo tejido que el mantel, y ya no se presenta engomada con vistosos escudos bordados. Hay que tener en cuenta que no debe tener una excesiva manipulación a la hora de doblarla, y debe presentarse en la mesa con sencillez y sobriedad.

Otros complementos: los arreglos florales

Centros de mesa.

Si optamos por utilizar arreglos florales en nuestra mesa, es conveniente elegir flores naturales sin perfume, ya que podrían interferir con el aroma de la comida y la bebida.

Los centros de flores no deben tapar a los invitados, así que se deberá elegir diseños muy bajos para permitir que nuestros comensales se vean unos con otros.

La forma de los arreglos florales vendrá dada según el tipo de mesa que tengamos. Por ejemplo: si tenemos una mesa redonda, la composición floral será redonda.

Las mesas rectangulares dan más juego a la hora de elegir la decoración floral, ya que estas admiten más de un centro de flores y más elementos decorativos, como pueden ser: candelabros, portavelas

Después de leer este post, ¿qué te parece si te animas y haces de anfitrión? Ya nos contarás qué dicen tus invitados de la presentación de tu mesa. ¡Solo falta que prepares un buen menú para sorprenderlos!