Convierte una habitación en un espacio de fisioterapia

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
19 enero, 2019
Si eres un profesional de la fisioterapia y quieres hacer un espacio de trabajo en tu propia casa, ten en cuenta los siguientes consejos para la decoración.

Cada vez son más las personas que tienen su espacio de trabajo en casa, especialmente los que se dedican a labores de atención al público. Convierte una habitación en un espacio de fisioterapia y haz tu propia clínica con la decoración idónea para ello.

Este tipo de espacios necesitan transmitir sensación de tranquilidad e higiene. A su vez, debe ser un lugar de relajación y desconexión. De esta manera, se hace necesaria una decoración acorde al tipo de trabajo, con el fin de que se genere un clima de concentración.

El mundo de la fisioterapia no requiere recursos decorativos demasiado recargados. En realidad, se precisa una habitación que sea diáfana y que permita el movimiento interno de las personas, pero, sobre todo, que sea cómodo.

Escoge la habitación más adecuada

Camilla espacio de fisioterapia.

No es cuestión de elegir una habitación al azar; conviene que sea un lugar apropiado, con el suficiente espacio como para desempeñar el trabajo y que exista comodidad. No se puede estar en un sitio encajonado y sin capacidad de movimiento.

Por eso, la elección del lugar es muy importante. Cuando una persona demanda un servicio, es necesario que se cubran todas las necesidades y se aporte el máximo confort para que, así, se marche satisfecha.

Sin embargo, cuando no se elige adecuadamente un lugar de trabajo, se producen los problemas y puede perderse clientela por culpa de una mala decisión. Por tanto, estudia bien tu hogar y utiliza el cuarto que sea más útil para ejercer como fisioterapeuta.

Tu casa se convierte en una espacio de trabajo. Apórtale el mejor servicio a tus clientes.

Elementos básicos y funcionales para la habitación

Mobiliario para un espacio de fisioterapia.

Por supuesto, debe haber un conjunto de recursos con los que poder trabajar. En realidad, son elementos funcionales que ayudan a desempeñar mejor las tareas y generar comodidad:

  • Camilla acolchada: debe colocarse en el centro, configurándose como eje principal de la habitación. Alrededor debe tener el espacio necesario como para moverse. Ha de ser acolchada y de color blanco, azul o verde claro/turquesa.
  • Muebles: es conveniente que estén situados en las esquinas o junto a la pared. La idea es que quiten el mínimo espacio y guarden concordancia cromática con el resto.
  • Estanterías: son muy apropiadas para estos lugares, ya que no ocupan espacio y permiten ser colocadas en altura o junto a una pared, en el caso de que sea un mueble de suelo.
  • Asientos: como es posible que un paciente llegue con algún acompañante, puede colocarse una butaca en la esquina. Debe tener la misma tonalidad que el resto del mobiliario.

Decoración relacionada con el espacio de fisioterapia

Consulta de fisioterapia.
Consulta de fisioterapia / innofisio.com

En este caso, estamos hablando de un oficio que está relacionado con la sanidad, de tal manera que se hace preciso aplicar una decoración que esté relacionada con este ámbito. ¿Qué recursos pueden utilizarse?

  • Lo principal es utilizar contenidos vinculados a la fisioterapia, pero sin excederse en la aplicación de recursos. No conviene llenarlo de artilugios que no son útiles y que lo único que harán será coger polvo.
  • Pueden situarse algunos paneles o pósteres relacionados con esta disciplina y que, además, puedan ser útiles, como por ejemplo sobre los músculos, los huesos, etc.
  • Un espejo apoyado en el suelo y con altura puede ser muy útil.
  • De todos modos, pueden dejarse las paredes desnudas y convertir el lugar en un espacio de fisioterapia diáfano. En este caso, es otro tipo de decoración.

El color: transmisor de sensaciones

Decoración de un espacio de fisioterapia.
Decoración espacio fisioterapia /akanthos.es

Sin duda, el color es fundamental para la decoración de un espacio de fisioterapia, siendo el que ofrece una estética determinada, transmitiendo sensaciones y ayudando en el trabajo. Tanto las paredes como el mobiliario pueden componerse de este tipo de colores.

El blanco es uno de los colores que más se utiliza en la sanidad. Se asocia con la pureza, la higiene y limpieza, genera sensación de salubridad y bienestar, pero, sobre todo, ayuda a transmitir calma.

Por otro lado, está el color azul: se suelen utilizar tanto el oscuro como el claro. Suele transmitir también un sentido de higiene, seguridad y tranquilidad; es como si estuvieses en buenas manos.

Finalmente, hay que destacar dos en particular: el turquesa y el verde claro. Ambos tonos transmiten limpieza, serenidad y relajación. Es el más común entre enfermeros, cirujanos y personal de limpieza.