Pósteres en las paredes de la habitación: ¿permitirlo o no?

Francisco · 16 octubre, 2018
¿Te gusta un póster y no sabes si ponerlo en una habitación?, ¿crees que va a generar muchos desperfectos? Existen otras maneras de decorar las paredes con pósteres sin deteriorar en exceso la superficie.

Cuando se tienen hijos convierten su cuarto en un espacio privado y personalizado. Es probable que quieran decorarla a su estilo; por eso, surge la duda sobre los pósteres en las paredes de la habitación, si permitirlo o no.

Si no sabes aún qué hacer en un caso así, debes llegar a un punto intermedio y, por consiguiente, establecer un acuerdo con tus hijos o tomar las medidas oportunas para que puedan decorar su espacio pero sin dañar la pared.

Lo que más se suele temer es si los pósteres generan un deterioro del muro y la pintura, además de que son un perfecto soporte para coger el polvo y la suciedad. A continuación te mostramos algunos aspectos que debes sopesar para salir de dudas.

Poner pósteres, sí o no

Póster del universo.

Es posible que surja el dilema sobre si permitir la colocación de pósteres. Hay que partir de la idea de que no hay que prohibir nada, ya sea en una habitación de niños o adolescentes como en un dormitorio de adultos.

El póster puede concebirse desde un punto de vista artístico. No tiene que ser simplemente un papel que se coloque en la pared así como así; puede trabajarse para que se convierta en un elemento estético que concuerda con la decoración.

Así, desde el punto de vista estético, un póster puede concebirse como un cuadro pictórico. No hay por qué llenar las paredes, sino escoger el espacio y colocar allí un póster, ya sea con marco o a modo de panel, tal y como se explicará más adelante.

– La mejor manera de darle vida a tu casa es decorando también las paredes.-

Daños que puede provocar un póster

Colocar un póster en una pared puede tener consecuencias. Por supuesto, quedan estéticamente muy bien y reflejan un contenido que se amolda a nuestra personalidad; sin embargo, existen otros factores que hay que tener en cuenta:

  • Daños ocasionado en la pintura: si la pared está pintada y le ponemos un póster, lo primero que se va a producir es una posible rotura del pigmento, ya que se suelen clavar chinchetas o se pega con celo; de hecho, este último puede dejar marcas.
  • Ocultamiento del color: un póster ocupa una parte de la superficie muraria; de este modo, se está ocultando el color de la pared de una zona, ya sea grande o pequeño el tamaño del póster.
  • Descompensación de la armonía estética: bien es cierto que, aparte de daños en los materiales, también se generan otros daños decorativos desde el punto de vista estético: tensión cromática, falta de concordancia con el resto de la decoración, etc.

Antes de decidir si poner o no un póster, hay que tener presentes estos principios, ya que puede que se esté rompiendo la armonía del conjunto y ocasionando una tensión generalizada en el espacio.

¿Qué hacer para poner un póster y no ocasionar daños?

Si lo que pretendes es colocar algún póster o tu hijo está deseoso de hacerlo en su habitación, no hay que llegar a un punto de prohibición; en realidad, hay fórmulas que pueden servir para poder llevar a cabo la decoración con pósteres.

Póster mapamundi.

  • En primer lugar, hay que saber elegir el tipo de temática que tendrá el póster. A partir de ahí, confirmar que puede tener una correspondencia adecuada con la decoración. Por ejemplo, si la pared es granate, no poner un póster de colores amarillentos.
  • No es necesario clavar chinchetas o poner cinta adhesiva. Hay que evitar estropear la pared y puede resultar demasiado vulgar decorar así una habitación; por tanto, hay que desechar este proceso.
  • Se puede hacer un póster con cristal y soporte trasero, con el fin de que se convierta en algo más serio, quede estéticamente más cuidado y a la hora de limpiar el vidrio resulta más cómodo para quitar el polvo.
  • Finalmente, puede ponerse una alcayata, horadando un solo agujero y colgando ahí la estructura donde se encuentra el póster. De este modo, se han reducido los daños, la colocación es más fácil y se ha formalizado la manera de decorar.

Siguiendo estos pasos, puede convertirse un póster de papel en un panel de cristal fácil de colocar y de quitar. Quizá es un proceso más elaborado, pero merece la pena hacer las cosas bien.

– Cuida la estética de tu hogar tratando de hacer de la decoración un arte.-