La silla Red and Blue, un icono del mobiliario de diseño

9 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
La silla Roja y Azul, objeto de culto, se puede considerar la primera butaca moderna, y en esto radica su importancia. Fue un punto de quiebre en el diseño de mobiliario.

Podemos considerar la silla Red and Blue como un icono del mobiliario del siglo XX. Esta silla fue diseñada por el arquitecto holandés Gerrit Rietveld en 1917.

Por su popularidad, se convierte en el diseño más conocido de este arquitecto. Esto es debido a que logra sintetizar las ideas que él defendía, las cuales estaban fuertemente influenciadas por el movimiento De Stijl.

Los pintores neoplasticistas, miembros del movimiento De Stijl, fueron los que influenciaron a Rietveld. Este empieza a experimentar con el uso de colores primarios, junto con el blanco, negro y gris en sus diseños. Rietveld creía que el uso del color debería ajustarse a la estructura e, incluso, enfatizar esta.

Esta silla sintetiza la búsqueda de la expresión de la armonía universal de la naturaleza, así como de la estructura matemática. Uno de los grandes logros de la silla Red and Blue es que está compuesta por planos simples y utiliza líneas horizontales y verticales negras.

La estructura básica está compuesta por dos rectángulos grandes, uno rojo y otro azul, apoyados de forma independiente en la estructura negra. Esta composición de formas y líneas sencillas da como resulta algo armónico y bello.

A partir de 1919, Gerrit Rietveld entra a formar parte del movimiento De Stijl, colaborando con la revista de dicha corriente. Esto le va a abrir la puerta a nuevas oportunidades, logrando exponer su trabajo fuera de su país.

Características de la silla Red and Blue

Silla Red and Blue.
Silla Red and Blue / plataformaarquitectura.cl

Como hemos podido ver, la silla estaba compuesta por planos y formas simples apoyados en una estructura negra. Esta silla se diseñó bajo la premisa de ser producida en serie, cosa que jamás sucedió.

Además, se encuentra compuesta por barras horizontales y verticales sin encastrar, con dos planos simples que se apoyan en la estructura de soporte.

Este diseño tiene una singularidad: logra un equilibrio formal a través de su sencillez estructural. Esta configuración con el uso de formas y líneas geométricas sintetiza los postulados formales del movimiento.

Podemos destacar también que responde a una rigurosa jerarquía cromática, separando cada elemento por un color distinto en razón de la función que cumplían.

Cabe destacar que la silla surge sin color, pero debido a la etapa de experimentación de Rietveld, la silla es pintada. En los primeros intentos trabaja con negro, blanco y gris. Debido a diversas influencias, como la de Piet Mondrian, la silla queda pintada con los típicos rojo y azul.

Decoración más que función

Estructura de la silla Red and Blue.
Estructura / tecnne.com

Podemos decir que esta silla no es un mobiliario confortable. Por el contrario, podemos catalogarlo como una pieza decorativa. Responde a una búsqueda de su diseñador, por lo cual es una silla experimental.

Es diseñada a partir de un sistema modular. Rietveld no buscaba que su mobiliario sea una pieza de exposición, lo que buscaba era plasmar las nuevas ideas del arte en un objeto cotidiano como una silla. El gran logro de esta silla es que lleva a la tridimensionalidad el lenguaje de artistas modernos, como Piet Mondrian.

La sencillez de esta construcción geométrica es tan clara que la silla se puede construir sin emplear ningún tipo de plano de trabajo.

-Gerrit Thomas Rietveld-

La silla Red and Blue, búsqueda de la estética moderna

Influencia de Mondrian en la silla Roja y Azul.
Influencia de Mondrian / utopicosanimicos.blogspot.com

La búsqueda y experimentación constante de Rietveld hacen que este llegue a la conclusión de que el objetivo de un diseñador sea generar confort y bienestar del espíritu a través del mobiliario. Como parte del movimiento De Stijl, Rietveld junto a otros arquitectos buscaban un orden de fabricación humana armónica.

Estas ideas surgen después de la Primera Guerra Mundial. Europa se encontraba devastada y necesitaba nuevas formas de entender la arquitectura y el diseño para su reconstrucción.

Se busca la producción industrial, por lo cual, la silla Red and Blue tiene una estructura sencilla y fácil de reproducir en serie. Lamentablemente, esta silla nunca se fabricó en serie, quedando como un objeto exclusivo. Debido a esto, el movimiento neoplástico de formas puras y colores básicos es un manifiesto ideológico.

En esta silla podemos ver de manera clara todos los planos que la componen. La idea era mostrar tal cual era un objeto que servía para sentarse. Para lograr este cometido, se exageran todos los puntos de intersección y se generan contrastes a través del color.

Mobiliario utilitario

Mobiliario utilitario de la silla Roja y Azul.
Mobiliario utilitario / lara.es

El pensamiento de los artistas de esta época genera un desprecio por la ostentación y la ornamentación recargada. Los diseñadores, como Rietveld, buscan construir sus productos con materiales y tecnología simple.

En esta época también se suprimen las corrientes historicistas y estilos como el art nouveau, movimientos ligados a las esferas de poder. Se recurre a la creación de diseños funcionales, tratando de optimizar todo lo relacionado a la estructura y la forma. Se minimizan costos y piezas, reduciendo la producción a lo esencial.

Podemos afirmar que la silla Red and Blue es un objeto que se utiliza de forma visual, como un objeto artístico. La visión de Rietveld era la de resolver los problemas estructurales de la silla, dejando de lado al usuario. Esta silla tiene serios problemas ergonómicos, pero eso no impide que sea una pieza de culto en el mundo del diseño.