Organiza los papeles del despacho con una bandeja portadocumentos

Francisco · 30 noviembre, 2018
Para la decoración y organización del despacho o el estudio, nada mejor como las bandejas portadocumentos. Descubre sus formatos y estéticas para escoger lo que más le conviene a tu casa u oficina.

¿Te gusta tener ordenado el despacho?, ¿generas documentos a diario que necesitan ser colocados? Organiza los papeles del despacho con una bandeja portadocumentos, le darás otra imagen a lugar.

Tener un espacio bien ordenado es sinónimo de limpieza e higiene, especialmente a nivel mental. ¿Esto a qué se debe? Tener desorden en el lugar donde solemos trabajar o pasar mucho tiempo puede ocasionarnos situaciones de agobio y estrés.

Es importante tener hábitos saludables de organización y limpieza, así conseguimos desempeñar nuestras actividades diarias de manera más eficiente y cómoda. Sin embargo, cuando todo es un caos, entramos en estado de nervios.

¿Qué es una bandeja portadocumentos?

Bandejas portadocumentos transparentes.

Consiste en una o varias bandejas de diseño sencillo y fácil manejo. Pueden colocarse unas encima de otras, teniendo huecos en las esquinas para situar las patas de las bandejas y establecer así una división en estamentos.

Se trata de un elemento funcional y práctico, de formato sencillo y fácil colocación. Encaja a la perfección en espacios de trabajo, ya sean oficinas, despachos o laboratorios.

A nivel doméstico, muchas personas tienen su despacho de trabajo o estudio. Para que no se llegue a un estado de desorden, el portadocumentos facilita la organización de papeles; además, se puede acudir a estos documentos fácilmente.

– Utiliza aquellos recursos que te hagan la vida más fácil.-

Estética y diseño que ofrece

Una bandeja portadocumentos puede tener diferentes apariencias. Normalmente, no guarda diseños extraños o aparentemente distinguidos; en realidad, es un producto que no está fuera de lo normal. Veamos algunas de sus características:

  • Diseño sencillo, de líneas básicas y curvas sutiles.
  • Formatos de fácil manejo y encaje, con el fin de que puedan compenetrarse perfectamente diferentes bandejas.
  • Diversidad de colores, así se puede generar dinamismo y movimiento cromático.
  • Espacio suficiente entre cada bandeja para guardar todo tipo de papeles.
  • Materiales resistentes con los que conseguir una resistencia muy elevada.

Así, estéticamente refleja un diseño apropiado para espacios de trabajo, especialmente de oficina, despacho o estudio. Se consigue, de este modo, un formato para darle seriedad a la mesa donde se coloque.

Bandeja portadocumentos metálica.

Tipologías de bandejas portadocumentos

Dependiendo de la superficie comercial donde compres estos productos, pueden encontrarse formatos muy diferentes. Lo ideal es que antes de comprar se hayan visto varios tipos y escoger así el idóneo.

  • IKEA: aquí se encuentra un ejemplo muy particular, llamado Kvissle. Existe un formato a modo de pequeña estantería con espacios individualizados para meter documentos.
  • Leitz bandeja WOW: formato estándar que consta de un diseño sencillo, curvo, de líneas suaves y colores intensos. Pueden encajarse unas bandejas encima de otras; no obstante, se recomienda no hacer una torre demasiado alta.
  • Formato malla: a diferencia del anterior que es de plástico, en este caso pueden encontrarse en malla metálica; por tanto, no es opaco el material y ofrece una apariencia más formal.

Estos son los principales tipos que se encuentran en el mercado. Por supuesto, pueden existir variantes dentro de cada ejemplar; el gusto de cada persona determinará la elección.

– Estudia el espacio donde se dispondrá el producto y te ayudará a la hora de elegir lo más adecuado.-

Estudio de las gamas cromáticas

Bandeja portadocumentos azul.

Tal y como se ha comentado anteriormente, las bandejas portadocumentos son útiles para lugares de trabajo, lo cual significa que irá destinado a un sitio donde se debe mostrar una apariencia formal y seria. Por eso, trata de evitar los siguientes aspectos:

  • No escoger bandejas de diferentes colores, ya que generaría una diversidad cromática que no encaja con el lugar; es preferible disponer tonos oscuros o uniformes.
  • No comprar de diferentes materiales y formatos, principalmente porque no encajan los unos con los otros. Si se compra de una marca, que todas las bandejas sean del mismo diseño y se le dé uniformidad.
  • Si se quiere alcanzar un sentido más profesional, los colores grises y oscuros son los más adecuados; en cambio, los rojos, rosas, verdes y amarillos desentonan rotundamente.
  • ¿Opacas o transparentes? Cualquiera de estos dos formatos quedan muy bien; de hecho, las segundas son menos comunes y se dinamizaría mucho la estética de la mesa donde se sitúen las bandejas.

No obstante, si se van a destinar estos portapapeles a aulas o ludotecas de niños, sí se pueden combinar distintos colores; es una manera de jugar también con el mobiliario.

Perdigones Hita, José Manuel: Limpieza del mobiliario de interior, IC Editorial, 2011.