¿Papeles de pared lisos o con textura?

Estefany Hurtado · 4 mayo, 2018
¿Qué opción es mejor para mi pared? ¿Cuál es más barato y de mejor calidad? Todas tus dudas las resolvemos en este post.

Los papeles de pared son un elemento decorativo que cada vez está más en tendencia. En parte esto se debe a los avances tecnológicos en cuanto a la estampación y a la calidad del papel.

Esto se traduce en papeles con múltiples diseños y buena calidad.

Además, se trata de un elemento de decoración muy poderoso pues no ocupa espacio y sin embargo es capaz de cambiar por completo el ambiente de una estancia.

Esto se debe, principalmente, a que a través del uso de papel de pared podemos jugar con los efectos visuales.

Por ejemplo, podemos agregar profundidad o amplitud utilizando el papel de pared adecuado para el propósito que buscamos.

Existen diferentes tipos de papeles de pared, o papel pintado como también se le suele llamar. Pero hoy atenderemos solo a dos de ellos: los lisos y los que reproducen texturas.

Papel de pared con árboles.

Cabe recordar que los papeles de pared solo son recomendados para colocar en paredes totalmente lisas, sin imperfecciones pues contrario y lejos de lo que se cree se resaltarían más.

Papeles de pared lisos

Los papeles de pared lisos tienen la ventaja de ofrecer un sinfín de diseños.

Papel de pared con hojas verdes.

Además, se caracterizan porque no solo son de colores o figuras geométricas, sino que además podemos encontrarlos con imágenes.

Por otro lado, los papeles de pared lisos son capaces de contener diseños, formas o imágenes que con pintura sería imposible reproducir.

Los papeles pintados lisos son perfectos si buscas una solución sencilla y rápida para decorar alguna pared o estancia.

Además, sus diseños permiten colocarlos en cualquier estancia, desde salones, cocinas o baños hasta habitaciones infantiles.

Papeles de pared con texturas

Este tipo de papel pintado también es conocido como de trama o falso liso.

Papel de pared con texturas.

Por definición, se trata de papel que es liso o casi liso que carece de dibujos, variedades de colores o diseños.

Su principal valor es que reproduce fielmente texturas que provocan sensaciones antes de tocarlo.

Precisamente al causar sensaciones se convierte en un papel de pared que permite superar la imaginación hasta límites insospechados.

Existen diferentes tipos de papeles de pared con texturas:

  • Los de tela: aportan calidez y distinción. Reproducen textiles como lino, tela de saco, loneta, algodón, seda, cubiré. Además, también existe una gama que reproduce fibras vegetales como bambú o paja.
  • Los de materiales rústicos: si quieres que tu pared llame la atención de tus invitados opta por colocar papel de pared que reproduzca acabados como piedras, mármol o areniscas.
  • Texturas sofisticadas: en este caso se trata de papel de pared con textura que reproduce el efecto del nácar, pieles o porcelana. Son un símbolo total de elegancia y modernismo.

¿Cuál elegir?

El uso de papeles de pared se está convirtiendo en una alternativa a la pintura por varias razones:

  • Su fácil aplicación.
  • Precios asequibles.
  • Variedad y multitud de diseños.
  • Calidades para todas las estancias. Por ejemplo, papeles de pared antihumedad para cocinas y baños.
  • Son fáciles de cambiar.
  • Transforman totalmente la visión de la estancia a través de su poder óptico.

Más allá de eso, los papeles de pared son tan versátiles que incluso permiten su uso en combinación con pintura.

Realmente es un elemento decorativo que ofrece muchas posibilidades de uso y que permite que pongas al límite tu creatividad e imaginación.

Eso sí, podríamos decir que cada uno cumple con diferentes objetivos, los cuales tienes que valorar tú.

Papel de pared negro.

Por un lado, los papeles de pared lisos tienen la grandísima ventaja de tener un amplio abanico de posibilidad, infantiles, juveniles, para la cocina, el baño, etc.

Por otro lado, los papeles de pared con textura son más sofisticados y aportan mucha elegancia.

Son perfectos si, por ejemplo, te encanta el mármol o la madera o el ladrillo, pero por cuestiones económicas o porque no quieres hacer una reforma no los puedes colocar.

Evidentemente el papel de pared es mucho más barato que colocar una pared de mármol o de porcelana y sin embargo visualmente tienes el mismo efecto.

Conclusión

Nuestro consejo final es que antes de elegir uno u otro pienses la estancia en la que vas a colocarlo.

Por otro lado, te animamos a que visites tiendas de decoración o pidas muestras por internet para que puedas comprobar el efecto visual que hace uno u otro.