Barbacoas de obra

16 febrero, 2018
Lo mejor de las barbacoas es que no hace falta ser un cocinero de alto standing para preparar una gran comilona.

Las barbacoas se convierten en el centro de las reuniones familiares, en las que no faltan risas, cervezas y buenas conversaciones. Qué mejor lugar de encuentro que en torno a ella.

Y es que, todo lo que se cocina a fuego lento y con mimo está más rico. Además, lo bueno de las barbacoas es que no hace falta ser un cocinero de alto standing para preparar una gran comilona.

Aquí te dejamos varias propuestas de barbacoas de obra, para convertir tu jardín en un espacio dónde reunir a amigos, familia y vecinos.

Lo primero que tienes que saber

Todas las barbacoas de obra cuentan con una estructura fija de materiales pesados como hormigón, ladrillo o piedra.

Dependiendo las dimensiones de tu jardín suelen ocupar mayor o menor espacio. No obstante, lo normal es que ocupen un espacio de aproximadamente 2 metros de ancho por largo y pesan entre 200 y 900 Kg.

Las puedes encontrar de varios tamaños para que se adapten de la forma más óptima a tu espacio disponible. Por eso, las puedes encontrar de 4, 6 u 8 comensales. Para los más detallistas, una buena opción es incluir una campana extractora de humos.

Modelos

  • De carbón: funcionan únicamente con carbón vegetal.
  • De carbón y leña: es el sistema más tradicional de todos. Combinan el carbón y la leña conjuntamente. El carbón permite agilizar el encendido y la leña alimentar las brasas. Consigue obtener sabores auténticos y aromas muy agradables. En este tipo de barbacoas, antes de asar la carne, es necesario encender el fuego y esperar a que se formen brasas.
Barbacoa de leña para tu jardín con cocina equipada.

  • De gas: esta barbacoa complementa la cocina sana y la comodidad de uso. La plancha calienta varios quemadores, que permiten una cocción homogénea y precisa. Además, ofrece un calentamiento rápido. La cuba está llena de piedras volcánicas que posibilitan una mejor distribución del calor.

 

  • Eléctrica: Es muy fácil de utilizar. Se convierte en una muy buena opción para la gente que viva en ciudades y no puedan introducir en su casa una barbacoa de gas o de leña. Es práctica, compacta, ligera y rápida para cocinar.

Barbacoa rústica

Las barbacoas de este tipo se asemejan mucho a las antiguas chimeneas que se ponían en los salones antiguamente.
En la parte superior se encuentra el conducto para que el humo de la barbacoa pueda salir. Más abajo se encuentra la parrilla, con el revestimiento de ladrillo y piedra.
En ocasiones, estas barbacoas incluyen una puerta de metal para poder controlar el calor. Otras, en cambio las podemos encontrar sin puerta.
Este tipo de barbacoas también cuentan con un conducto para poder expulsar el humo de la barbacoa.

Barbacoa de ladrillo visto

El ladrillo es uno de los materiales que más se emplean para las barbacoas. Es muy resistente y soporta muy bien los diversos agentes meteorológicos.

Además, es muy fácil de combinar con el mobiliario del jardín o la terraza. Este tipo de barbacoa se suele componer de una chimenea, una parrilla y una estufa. En la parte inferior suele ir ubicado un espacio para almacenar la madera o los utensilios que necesites.

Las barbacoas y los hornos de ladrillo para exterior, ofrecen una visión muy tradicional y con cierto encanto para el jardín. Puede que su atractivo estético sea menor que otras, pero es la más resistente a altas temperaturas.

Esta opción es una de las más sólidas y va bien en cualquier tipo de espacio, siempre y cuando, sea suficiente para que quepa todo sin problema.

Es aconsejable que la zona de la parrilla esté lo más completa posible. También podemos incluir una encimera de trabajo para manipular ahí los alimentos y también otros espacios extra para almacenar más leña o carbón. Podemos invertir un poco más de dinero, con la seguridad de que tendremos una barbacoa muy completa.

Barbacoa de ladrillo para jardines.

Barbacoa de piedra

La barbacoa de piedra es maciza y pesada y necesita una base estable de hormigón. Suelen utilizar leña y carbón.

Puede estar equipada con numerosos detalles como por ejemplo un horno de piedra anexo, un espacio para almacenar la leña, una encimera de trabajo o diversos soportes para la parrilla.

Su peso puede superar fácilmente los 400 kilos y su tamaño puede obligar a realizar algún tipo de declaración o a solicitar un permiso de obra.
Está claro que, su resistencia natural al paso del tiempo y a los cambios climatológicos pueden hacer que tu barbacoa de obra se pueda disfrutar durante generaciones.
Barbacoa de piedra para exteriores y jardines.

Accesorios para barbacoas

Existen complementos que pueden mejorar tu barbacoa de obra.

Por ejemplo, kits de utensilios que incluyen tenedores para trinchar, pinchos para la carne, tenazas, cuchillos, paletas o cepillos, sets de limpieza, repisas con estanterías, hornillos para asar alimentos, cajones auxiliares para guardar cubiertos o elevadores para la parrilla.

 

¿Te animas a incluir una barbacoa de obra?

Te puede gustar