Jardines verticales dentro de casa

Estefany Hurtado · 22 enero, 2018

Los jardines verticales se están convirtiendo en un  must have de la decoración de interiores. 

Tradicionalmente los jardines verticales eran exclusivos de zonas exteriores como terrazas o balcones. Sin embargo, es cada vez más común encontrarlos en el interior de las casas. 

En este artículos trataremos algunos aspectos básicos de esta tendencia natural de decoración para que puedas incluir en tu casa un jardín vertical. 

Ventajas de los jardines verticales

La razón por la cual este tipo de jardín se ha convertido totalmente en tendencia tiene que ver con sus ventajas, que son muchas, pero destacamos las siguientes:

  • Los jardines verticales son una buena forma de tener cerca la naturaleza sin necesidad de disponer una gran superficie para ello.
  • Son perfectos para decorar y amenizar espacios reducidos.
  • No sólo son para el exterior sino también para el interior de nuestra casa.
  • Las plantas y flores, en general, aportan a la casa un ambiente de serenidad. 
  • Pueden ser tanto de plantas naturales como artificiales.
  • Son fáciles de mantener y cuidar ya que, generalmente se utiliza el sistema hidropónico. 
  • Gran variedad de tamaños y formas.  Depende de la superficie que quieras que ocupe, así como de tus preferencias por la forma.
  • Aíslan del ruido y del frío y en verano funcionan como un sistema de refrigeración.
  • Purifican y limpian el aire. 

Quiero un jardín vertical ¿por dónde empiezo?

Una vez que has conocido algunas de las ventajas de los jardines verticales, te has convencido y quieres tener uno en el interior de tu casa, es momento de  ver los aspectos que debes tener en cuenta para comenzar a planificar la realización de tu jardín vertical.

¿Dónde quiero ponerlo?

Como ya hemos dicho, este tipo de jardines pueden ser tanto exteriores como interiores. En este artículo vamos a centrarnos en los interiores. 

Generalmente los jardines verticales interiores los podemos encontrar en el salón. No obstante, puedes colocarlos en lugares poco habituales como el cuarto de baño. Sin duda alguno será un baño con mucha personalidad.

Jardín vertical en una pared completa del baño

La cocina también es un buen lugar para tener uno.

¿Qué tamaño debe tener mi jardín vertical?

El tamaño de tu jardín va en función, básicamente, de dos factores:

  • En primer lugar, el tamaño del que dispongas para ello: si tienes una pared vacía es un buen lugar para situarlo, sobre todo si quieres cubrirla toda.

Si por el contrario tienes un espacio pequeño en la pared o simplemente no quieres un jardín tan grande puedes optar por los cuadros verdes. 

Jardín vertical ocupando los cuadrados vacíos de la estantería en un salón-comedor

Los cuadros verdes son jardines enmarcados. La idea es un cuadro pero en vez de tener una imagen tiene plantas.

Otra opción, menos común pero también llamativa, son las coronas. Son ideales para colgar en las puertas.

  • En segundo lugar, tus gustos y preferencias: tú mejor que nadie conoce tu casa, el estilo de decoración que ya tienes, etc. Así que en función de tus gustos tendrás un jardín más discreto o más llamativo. Este factor también va a influir en la elección de las especies.

¿Qué tipo de planta elijo?

La elección de las plantas es una de las cosas más importantes que vas a hacer a la hora de tener un jardín vertical. 

Como sabrás, hay muchos tipos de plantas en función de las condiciones en las que se desarrollan.

Es importante que antes de elegir las plantas pienses el lugar donde se va a situar tu jardín.

En este caso, se trata del interior de tu casa sin embargo, debes pensar en la cantidad de luz que va a tener el jardín. 

Otro de los aspectos a tener en cuenta es si eres bueno cuidando las plantas, si tienes tiempo, si viajas a menudo, etc.

Para estos casos conviene que elijas plantas resistentes y que necesiten poca agua como las crasas, suculentas o cactus. 

Existe otra opción y es el uso de plantas naturales estabilizadas. Este tipo de plantas son 100%  naturales y biodegradables y son el resultado de un proceso químico a través del cual la savia natural es sustituida por una composición a base de glicerina natural.

Este proceso hace que la planta se mantenga como fresca, incluso sigue conservando el tacto sin necesidad de mantenimiento ni influencia de luz o temperatura. Además, son plantas muy duraderas ya que se estima que llegan a los 10 años.

Evidentemente también existe la posibilidad de crear un jardín vertical a base de plantas artificiales.

Las plantas más utilizadas son:

  • Helechos.
  • Suculentas.
  • Crasas.
  • Musgos.
  • Aromáticas y hortalizas para la cocina.

¿Qué técnica utilizo para crear mi jardín vertical?

Como todo en decoración existen muchas maneras de proceder. El caso de los jardines no es menos y existe un amplio abanico de posibilidades para crear el tuyo. 

Las más comunes son:

  • Muro vegetal: esta técnica consiste en cubrir toda la pared de plantas.
  • Botellas de cristal o plástico: las plantas van dentro de los recipientes y éstos son colgados en la pared formando una composición homogénea.
  • Cuadros vegetales.
  • Estructuras de madera o metal.
  • Maceteros en posición vertical y sujetos a la pared.
  • Palés, puertas, ventanas, en definitiva objetos reciclados.
Jardín vertical maceteros colgados de un radiador

Conclusión

Los jardines verticales son una opción muy creativa que, como hemos visto, no sólo tienen una función decorativa sino que también tiene ventajas muy interesantes. 

La clave en materia de este tipo de jardín radica en el aprovechamiento de las paredes y en poner toda nuestra creatividad en este proyecto, pues a más creatividad, más personalidad y estilo. 

Otra de las claves es jugar con las mezclas de especies para que a lo largo de las estaciones tengamos cambios de colores. También jugar con la densidad o frondosidad de las composiciones.

Los jardines verticales suponen un proyecto de decoración que puedes llevar a cabo tú mismo o con ayuda profesional. Todo depende de tu disposición y creatividad.