Realiza tu propia barbacoa para el jardín

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
19 enero, 2019
Realiza una barbacoa en el jardín y convierte este espacio en un lugar de ocio donde poder invitar a tus amigos a una buena parrillada.

Nuestro hogar se compone de espacios de interior y de exterior. Muchas veces, enfocamos la decoración únicamente a las habitaciones interiores, pero ¿qué ocurre con el exterior? Realiza tu propia barbacoa de jardín y empieza a disfrutar de una buena comida al aire libre.

Cuando tienes una celebración, una reunión familiar o simplemente una quedada de amigos, el jardín puede ser un lugar idóneo donde hacer una buena parrilla. En realidad, se convierte en la excusa perfecta para hacer de tu casa un espacio de encuentro.

Una buena barbacoa es fácil de hacer y te dará mucho juego en el jardín. Dinamiza el ambiente y puede aportar cierto toque decorativo. Se convierte en un complemento más del hogar, útil, sobre todo, en época estival.

Materiales necesarios para hacer tu barbacoa en el jardín

Barbacoa de piedra.

A la hora de hacer la barbacoa es preciso que tengas a mano los materiales básicos y fundamentales. Una vez que tengas la estructura realizada, puedes pasar a su decoración externa para, así, darle un toque interesante.

Lo primero de todo es determinar un espacio del jardín que sea óptimo para colocarla. Es importante que no haya vegetación cerca, ni que tampoco esté próximo a la casa, principalmente, por el tema de los humos y los olores. Hay dos tipologías de barbacoas:

  • Una sería la que está hecha con ladrillos o piedras, conformándose una estructura cerrada para evitar peligros y la salida de las brasas. En este caso, estamos hablando de un inmueble sin posibilidad de desplazamiento.
  • Otro caso es la de metal, con forma de mesa y elevada con cuatro patas. Sería una tipología móvil; puede cambiarse de sitio si se desea.

Tener una barbacoa en el jardín puede darte mucho juego.

Barbacoa fija hecha en ladrillo

Barbacoa de ladrillo.

Una fórmula muy interesante para tu jardín es hacer una barbacoa con ladrillo y cemento. El primer paso es hacer una estructura de pilotes que sustenten la zona de las brasas.

  • Conviene que esté situada en un lateral o esquina del jardín. Evidentemente, no puede colocarse en pleno centro y que se convierta en el eje principal. Recuerda que debe ser, más bien, un complemento.
  • Interesa que tenga una salida de humos, a modo de chimenea. De esta manera, se evita que salga de manera desproporcionada.
  • Junto a la barbacoa, también se puede poner un horno de piedra; de tal manera, que así tienes los dos recursos en un mismo recinto.
  • A su vez, puede haber otros compartimentos donde colocar ollas, sartenes, cuencos, bandejas, etc.
  • El principal objetivo de la barbacoa es hacer que sea funcional, ofreciendo los elementos necesarios y básicos para poder hacer una buena parrilla.
  • También puede cubrirse con una techumbre. Conviene que sea de metal, pero si se pone una de madera, puede ser válida.

Barbacoa de metal

Barbacoa de metal móvil.

Otro ejemplar que es muy común es la barbacoa de metal. Puede resultar más práctica y fácil de manejar, básicamente, porque no queda fija en un sitio, sino que se puede desplazar o quitar del jardín siempre que sea necesario.

  • Se conforma por una estructura de cuatro patas con una parte superior con la parrilla. Puede tener algún otro compartimento inferior que sirva de ayuda para guardar otras cosas.
  • Puede quedar cubierta por una campana, funcionando a modo de chimenea y protegiendo las brasas para que no se apague y mantenga el calor. A su vez, el humo tendrá un lugar hacia donde dirigirse.
  • Puede tener ruedas, funcionando a modo de carrito.
  • Hay muchos modelos y variedades. De hecho, también existe el modelo básico de parrilla sobre cuatro patas y una tapa que puede cubrirlas. Su formato es semejante al de una olla.

¿Cómo decorarla?

Barbacoa de leña para tu jardín con cocina equipada.

Pueden disponerse algunos recursos estéticos que le den una apariencia diferente. No obstante, hay que tener presente la idea de que una barbacoa posee una capacidad básicamente funcional.

A la hora de añadirle decoración, es en las de metal donde se puede trabajar la forja, especialmente en la chimenea. A su vez, pueden aplicarse colores o cualquier otro motivo que se considere, como la cerámica vidriada.

Por otro lado, también puede ser pintada por el exterior; eso sí, ten en cuenta que el humo puede deteriorar la estética. De esta manera, la barbacoa se convertirá en un recurso muy atractivo y dinamizador del jardín.