Realiza tu propia jaima en el jardín

Francisco · 8 diciembre, 2018
La jaima puede cambiar la estética del jardín y convertirlo en un espacio de relajación y desconexión.

Realiza tu propia jaima en el jardín y sácale el máximo partido al exterior de tu casa, convirtiendo este lugar en un espacio de desconexión, relajación y entretenimiento.

A la hora de decorar, no hay que focalizar la atención únicamente en el interior del hogar. Si se tiene jardín, también existe la posibilidad de trabajar sobre este recinto y explotar al máximo cada rincón.

De esta manera, una idea muy interesante sería hacer una jaima que permita darle una estética original y curiosa al jardín. Así, cuando tengas invitados y haga buen tiempo, es una oportunidad única de poder disfrutar de este lugar.

¿Qué es una jaima?

Originalmente, una jaima es una tienda de campaña que utilizaban los nómadas árabes. Su finalidad era la de crear un pequeño recinto de descanso o para dormir que proporcionará sombra o que esté cerrado en el caso de que haga frío.

Suele ser cuadrangular, aunque también puede darse el caso de que sea circular. No es demasiado amplia y alberga a un número determinado de personas. Tiene también una techumbre, pero todo está realizado con tela.

Jaima.
Jaima / pinterest.es

A día de hoy existen muchas variedades de jaimas, especialmente en el mundo de la decoración. Cada vez son más los comercios que venden las estructuras que permitan su construcción manual en el jardín.

– Desde la antigüedad se han creado productos que hoy en día siguen siendo utilizados.-

Pasos previos antes de realizar la jaima

Hacer una jaima de manera artesanal no es difícil; de todos modos, existen muchos espacios comerciales que ofrecen este producto a buen precio y que te lo montan en poco tiempo. No obstante, ¿cuál es el procedimiento a seguir?

  • Lo primero de todo es buscar un espacio del jardín que sea cómodo, que no tenga humedades y que esté orientado hacia el sur preferiblemente.
  • Calcula que las medidas van a ser entre 2-3 metros de largo por 3 metros de alto. Bien es cierto que la parte central será más alta, pero eso ya es cuestión de gusto y del formato de la jaima.
  • Compra telares para hacer el cierre de la estructura.
  • Consigue unas maderas resistentes y duras para poder ponerlas en las esquinas y poder alzar así las telas.
  • Piensa en la utilidad que se le dará, ya que será el principal aliciente para saber amueblarlo.
Jaima.
Jaima / viviendu.com

Proceso de realización

Una vez que se tiene localizado el espacio donde construir la jaima, hay que tener a mano las herramientas más apropiadas para poder llevarlos a cabo: escalera y martillo principalmente. A continuación, se especifica el proceso:

  • Es preciso que trabaje más de una persona para conseguir reducir el esfuerzo y que sea más fácil.
  • Se disponen 4 pilotes en cada esquina: van a servir de estructura que acote y delimite el espacio interior del exterior y, además, sostendrán las maderas del techo de estética piramidal. Deben estar bien anclados en el suelo, incluso pueden ponerse piquetas.
  • Las telas se disponen colgantes en cada lateral. Se suponen que cumplen función de cierre, a modo de pared. Asegúrate de que puedan recogerse para que en periodos de verano pueda haber ventilación.
  • La tela de la techumbre es preferible que quede fija y tensa.

Decoración de la jaima

Jaima en el jardín.
Jaima / expodecomagazine.com

Para poder darle un toque más sofisticado, conviene que se tenga claro el uso que se le va a dar. Lo más normal es que sea un espacio de descanso, reflexión, lectura, desconexión, etc.

  • Mobiliario: sillas cómodas (quedan muy bien las de mimbre), tumbonas y una mesa central. Otra solución sería poner algún puff o cojines para sentarse en el suelo.
  • Otros recursos funcionales: el revistero tampoco debe faltar, al igual que una mesita para poder colocar las bebidas, el teléfono, etc.
  • Suelo: puede dejarse el suelo propio del jardín, pudiendo ser de césped o piedra. Aún así, disponer un suelo de madera, azulejos o cemento podría ser muy adecuado para ganar estabilidad.
  • Iluminación: imprescindible ponerle luz para puede utilizarse de noche. Una bombilla central puede ser lo más funcional, pero si se quiere conseguir un ambiente más alternativo, puedes colocar guirnaldas, farolillos o luces tenues.

– Haz que tu jardín sea un lugar de recepción para tus invitados.-