Ideas para ocultar los cables en el salón

Teresa Montes · 18 marzo, 2018
Soluciones e ideas para que los cables no estropeen la decoración de tu casa.

Tener los cables a la vista es, sin duda, algo que provoca desorden visual y afea el espacio, sobre todo el salón. Ahí es donde se suelen juntar más tipos de cables. Bien sea del router, de la tele, de lámparas o de altavoces.

Podemos solucionarlo poniendo un mueble u otro elemento que esconda los cables. Sin embargo, a veces, no queda otra opción y tienen que quedar a la vista.

En el post de hoy te proponemos algunas soluciones para ocultarlos y que no estropeen la decoración de tu casa.

Canaletas

Una canaleta es un conducto eléctrico o tubería que permite la protección de los cables eléctricos y posibilita la canalización de la instalación eléctrica. Esto hace que no se estropeen los cables y no estén a la vista.

Hay muchos tipos de canaletas dependiendo de donde hagamos la instalación. Podemos encontrar el canal suelo, que se utiliza para instalaciones realizadas sobre el suelo y por tanto, se pueden pisar. Otro tipo es la canaleta adhesiva. Esta tiene unas dimensiones más reducidas y en una de las partes incluye un adhesivo para que se pueda pegar bien.

Por último, podemos encontrar la mini canaleta adhesiva madera. La peculiaridad de esta, es que la podemos encontrar con diferentes colores y texturas que imitan la madera natural. Resulta muy estética para casas que cuidan exhaustivamente todos los detalles.

En el caso del salón, puedes colocar los cables de la televisión en una canaleta para que no se vean desordenados. Si decides ponerla en el suelo o en la pared, asegúrate de que la compras con colores similares a los muebles de tu salón para que pase desapercibida. No queremos que sea la canaleta lo que destaque en el espacio.

Canaletas.

Muebles a medida

Otra solución muy práctica es elegir muebles a medida para que los cables se escondan tras ellos. No obstante, si quieres poner en marcha esta solución, debes planificar correctamente las medidas y el tipo de mueble óptimo para que no se vean los cables.

Hay algunos que incluso, traen sus propias estructuras incrustadas para dejarlos. 

Hay fabricantes que venden modelos con teles incorporadas en los muebles, que evitan directamente estos quebraderos de cabeza. Eso sí, esta solución es una de las más caras ya que las medidas y el material, encarecen el precio.

Caja decorativa para cables

Otra idea mucho más low cost que la anterior, es hacer tu propia caja para meter exclusivamente cables. Lo único que tendrás que hacer será agujerearla, para que puedan entrar bien, y decorarla como más te guste. En su interior puedes meter un ladrón o un alargador para tener todos los enchufes que necesites.

Este tipo de cajas, a parte de esconder y tener ordenados todos los tipos de cables que tengas, puede convertirse en un elemento decorativo más de la casa.
Puedes echarle imaginación y utilizar el tipo de caja que se te ocurra, desde una caja de zapatos hasta una de madera.

Una buena opción, aprovechando las tendencias que vienen pisando más fuerte, es poner una cesta de mimbre. Este material permite hacer agujeros con mayor facilidad y dará un toque más chic al salón.

Caja para guardar los cables.
Caja para cables / ikea.com

Utiliza un cajón

Si tienes un cajón ubicado cerca del foco de todos los cables, una buena idea es utilizarlo para esconderlos ahí.

Es una opción muy práctica ya que te permite almacenar todos los cables, sin que se vean, y sin tener que incluir ninguna caja o canaleta.

Utiliza el zócalo

El zócalo de la pared, se puede convertir en un elemento con muchas posibilidades. Y os preguntaréis, ¿cómo? Pues bien, en el caso de que tengas el enchufe lejos del adaptador o aparato, puedes pegarlo al zócalo para que ni moleste, ni lo pises.

Si eres creativo, puedes decorar el zócalo como más te guste. Por ejemplo, puedes poner azulejos hidráulicos de cartón piedra que simulen los auténticos, una fila de corchos de botellas, una “mini” valla de jardín e incluso figuras de muñecos para las habitaciones de los más peques.
También podemos poner por un papel pintado que disimule los cables.

Para que los cables queden bien justos y estirados ,puedes marcar su recorrido con pinzas o clips de papel.

Destácalos como elemento de decoración

En la vida, se dice que si no puedes con un enemigo, únete a el. En el ámbito de la decoración es igual. Si no podemos esconder determinados cables, destácalos conviértelos en un elemento decorativo más. Hay un montón de formas para convertir los cables en uno de los protagonistas del espacio.

Decora los cables

Si no podemos esconderlos de ninguna de las maneras. Podemos decorarlos de diferentes formas.

Una opción es pintarlos, con alguna pintura que no estropee el material del cable, claro. También podemos recubrirlos de washi tape de colores.

Otra idea de las que más nos gusta, es rodear el cable con cordel o cuerda de yute. De esta forma, quedará un efecto más chic.

Cables recubiertos de yute.
Cables con yute / elekomat.com

Añádelos elementos decorativos

Podemos añadir al cable elementos decorativos externos como vinilos decorativos o figuritas que encajen bien en la decoración, como flores o pajarillos.

Otra idea, es adornar el propio cable con borlas de diferentes materiales, como si de abalorios se tratara.

Si se te da bien pintar a mano alzada, puedes dibujar en la pared diferentes adornos como pétalos de flores, hojas o dibujos más abstractos, en torno al cable. Es cuestión de echarle creatividad.

Crea diferentes formas

Esta es, sin duda alguna, la idea más original y creativa que te proponemos.

Si tus cables son largos y no sabes dónde meterlos o dónde esconderlos, atrévete a crear dibujos o siluetas hechos con los propios cables. Puedes guiarlos por clips de papel, bridas o masilla para pared.

Deja volar tu imaginación. Que tu pared sea el lienzo para decorar con cables. Puedes simular una carretera, raíles y hasta el skyline de tu ciudad preferida.

 

Estas ideas pueden servirte de inspiración para disimular o esconder los cables que tengas por el salón que, seguramente, no sean pocos. ¿Te atreves con alguna de ellas?