Tipos de rellenos para el sofá para que sea más cómodo

Yamila Papa · 29 noviembre, 2018
Entre los rellenos para el sofá podemos elegir aquellos que se adaptan a nuestra forma cuando nos sentamos o los que se mantienen firmes.

Uno de los requisitos que debe cumplir un sofá es: ser muy cómodo. De esto depende que disfrutemos de una buena siesta, de un libro, de un café o de una tarde de charlas con amigas.

En el siguiente artículo te contamos cuáles son los diferentes tipos de rellenos para el sofá que te permitirán convertirlo en lo más confortable y agradable del mundo. ¡Justo lo que necesitabas!

Encontrando el sofá perfecto

A la hora de ofrecer comodidad, pero también durabilidad, los rellenos para el sofá son imprescindibles. Existen diferentes tipos y los podemos conseguir en las tiendas especializadas o bien diferenciarlos al momento de hacer la gran compra del sofá, algo que no debe ser tomado a la ligera.

Si bien la mayoría de los modelos de sofá están rellenos de goma espuma o pluma (o una mezcla entre ambos), también podemos encontrar aquellos que cuentan con fibras sintéticas y otros materiales.

¿Qué tipos de rellenos para el sofá existen?

Sofá gris.

Debes tener en cuenta que según sea la composición del sofá este será más cómodo y más resistente. Por ello, presta atención a las opciones disponibles en la actualidad.

1. Plumas

Es el tipo de relleno más cómodo y también el más costoso. Las plumas son perfectas para los respaldos pero tienen la contra de que con el tiempo se deforman, pierden volumen y deben ser reemplazadas.

2. Espuma

Una opción común para aquellos que no quieren gastarse una fortuna en un sofá. Los rellenos de espuma son bastante duraderos pero tienen el inconveniente de ser algo duros y que no se amoldan a nuestra forma cuando nos sentamos.

3. Sintéticos

En los últimos años se han lanzado a la venta los rellenos para el sofá sintéticos, los cuales ofrecen más comodidad, son bastante mullidos y hasta tienen propiedades antialérgicas. Además no se deforman y son impermeables. Nos referimos al látex y a la fibra soft.

Respaldo de los sofás.

4. Híbridos

Las combinaciones de materiales para rellenar el sofá también son de lo último en el sector. Se lo conoce como ‘sandwich’ porque tiene una capa de espuma en el centro y dos ‘tapas’ de plumas o de poliéster. Gracias a esta mezcla no se deforma tan rápido.

5. Placa soft

Este tipo de goma espuma es muy novedosa, ya que tiene la capacidad de acoplarse al contorno de nuestra figura y luego regresar a la posición inicial cuando nos levantamos. Y además, tienen la ventaja de durar bastante tiempo, siempre y cuando no deba soportar cargas muy pesadas o por varias horas seguidas. De lo contrario, la placa soft se deforma.

Sofá de terciopelo beige.

6. Vellón siliconado

Otro de los tipos de rellenos para el sofá más nuevos está formado por una fibra de poliéster siliconada y hueca. Este material es muy suave y permite una rápida recuperación de la forma original.

Se suele usar para los respaldos, pero no se recomienda en ambientes donde hace mucho calor, ya que en seguida ‘copian’ la temperatura del cuerpo o de la estancia.

7. Hiper soft

Este relleno se aplica según el fabricante del sofá. Algunos rellenan los cojines con él y otros lo colocan como capa superficial junto a otro material. El hiper soft no se deforma, es muy confortable y tiene un excelente rebote.

Recomendaciones para elegir el mejor sofá

Sofá de terciopelo rosa.

Usualmente aquellos sofás que tienen plumas (tanto en el respaldo como en el asiento) deben ser rellenados pasados ciertos años con el objetivo de que se mantenga la comodidad. Antes de comprar comprueba que sean plumas de ganso o de oca, que son de mejor calidad.

Por otra parte, si usarás el sofá a diario y pasarás varias horas sentado en él, te recomendamos que optes por uno cuyos asientos sean de goma espuma, de entre 25 y 30 kilos de densidad y que estén recubiertos de fibra hueca o copos de fibra. De esta manera durará más tiempo.

Si eliges un sofá relleno solo con goma espuma tendrás menos comodidad y más dureza. Además, no se adaptarán al cuerpo cuando te sientes. Pero quizás sea una buena idea para un asiento de lectura o para evitar quedarte dormido mientras miras una película.

Otra recomendación en caso de optar por la espuma: que sea de alta densidad y si puedes invierte un poco más de dinero para que incluya una envoltura de plumas de oca. Así durará más tiempo y será más confortable.

Coello, N., Bernal, C., Bertsch, A., Estrada, O., Moccó, Y., & Hasegawa, M. (2003). Las plumas como residuo agroindustrial: Su utilización biotecnológica para producir insumos de interés industrial. Revista de La Facultad de Ingenieria.