5 tipos de nórdicos que no pueden faltar en tu casa

Francisco · 16 noviembre, 2018
Para conseguir un descanso eficaz interesa poder mantener el calor; por eso, busca las distintas posibilidades que hay en el mercado con respecto al mundo de los nórdicos.

En invierno no hay nada mejor como poder sentirse bien calentito en la cama. Poder guardar el calor durante la noche es algo fundamental; por eso, te mostramos 5 tipos de nórdicos que no pueden faltar en tu casa.

Las mantas han pasado a la historia; ahora lo que predomina en los puntos de venta del hogar son los nórdicos. ¿Por qué no hacer que tu cama sea confortable y a la vez otro elemento más de la decoración? Todo depende de su formato exterior.

De este modo, el nórdico puede jugar un papel muy interesante en el dormitorio; de hecho, su tonalidad y formato serán protagonistas y atraerá las miradas de cualquier invitado que llegue a tu hogar. Veamos 5 tipos que actualmente triunfan en el mercado.

1. Nórdico de plumón de ave

Existe una categoría denominada como nórdicos naturales, estos son los que se componen de plumones de ave. Normalmente, proceden de pato u oca, ya que su plumaje es resistente, cálido, aislante y eficiente.

Nórdico de plumón.
Nórdico plumón / nordicahome.com

Sin embargo, no se introduce toda la pluma sino la parte más ligera de esta, la cual es más suave y blanda. Se constituyen así, los factores más importantes para poder hacer un nórdico muy óptimo para mantener el calor en la cama.

Por supuesto, hay que comprar este producto en tiendas de confianza, ya que no interesa adquirir algo a bajo precio y que después no sea de calidad. Es preferible gastar más dinero en algo que va a ser duradero y de calidad.

– Merece la pena dormir a gusto y sin pasar frío; por eso, invierte en un nórdico bueno.-

2. Nórdico sintético

El nórdico sintético se conforma por fibra de poliéster. Si hubiese que elegir entre este tipo y el anterior, probablemente es el natural el que se llevaría el primer puesto, principalmente porque consta de plumaje natural, aunque el poliéster también ofrece calidad. ¿Qué debemos tener en cuenta?

  • Comprobar que la tienda en la que lo compremos es fiable y no vendan nórdicos de baja calidad.
  • Asegurarse que es fibra de poliéster 100%, sin ningún tipo de aditivo extraño o falso material. Algunas marcas son Mediterráneo, Atlántic Sanex e Indiko.
  • Que garanticen su capacidad aislante y de transpiración.Debe ser útil para el invierno.
  • No puede ser de un precio superior a los naturales. Es importante que te den una garantía de calidad y un precio asequible.

– Aunque sea un producto artificial, la calidad puede ser igual de buena que los naturales.-

Nórdico sintético.

3. Nórdico de fibra siliconada

Este producto está ganando cada vez más ventas en el mercado, ¿por qué? Todo se debe a la eficacia en la cama. Genera calor sin que pese demasiado. Por tanto, uno se asegura bienestar a la hora de dormir.

Posee otras características, como por ejemplo la facilidad en la evaporación de humedad y la transpiración; es decir, facilita la ventilación y circulación del aire sin que pueda enfriarse la cama.

4. Nórdico de entretiempo

Los nórdicos vistos anteriormente son para el pleno invierno; sin embargo, cuando llegan las estaciones como el otoño y la primavera y se intercalan días fríos y cálidos, puede que no sepas qué poner en la cama, por eso un nórdico de entretiempo puede ser la mejor elección.

  • Se compone de microfibras muy finas. Se consigue así, calidez y confort, y si hay días cálidos tampoco supondrá un problema al no generar un calor intenso. Algunas marcas buenas son Atlántic Sanex e Indiko.
  • Textura de seda externa que ofrece suavidad y delicadeza.
  • El grosor no es demasiado ancho; más bien es estrecho pero resulta ser muy efectivo. Si hay días de frío o durante la noche refresca, proporciona calor al instante.
  • Fácil lavado.
Nórdico de entretiempo.

5. Funda nórdica

La funda nórdica es otro recurso que puede ayudar tanto a la decoración como a la eficacia de guardar el calor. Lo bueno de este producto es la practicidad que ofrece. Se caracteriza por:

  • Simplemente es una funda en la que se inserta un nórdico, así se consigue inlcuso más calor en la cama, ya que se complementan dos recursos en uno.
  • Fácil lavado.
  • Favorece la decoración exterior, ya que existen múltiples formatos, estampados, colores, etc. No es habitual encontrar tanta variedad entre los propios nórdicos, los cuales suelen ser más simples y sencillos.
  • Es fácil de quitar y poner y no tiene demasiada anchura.

En definitiva, hay que unir eficacia con estética, que ninguna de las dos salga perjudicada, ya que interesa poder obtener un buen descanso y, además, ofrece una decoración interesante al dormitorio.