¿Bañera o plato de ducha?

16 febrero, 2018
La gran duda asalta a la hora de reformar o diseñar nuestro baño: ¿bañera o plato de ducha? Aquí tienes sus ventajas e inconvenientes y algunos consejos útiles para ayudarte a decidir.

Una de las grandes dudas que nos asaltan cuando estamos reformando o diseñando el baño es si debemos poner bañera o plato de ducha.

Es una pregunta muy normal ya que ambos elementos ofrecen ventajas y desventajas y no siempre tenemos claro qué es lo que queremos.

Ante todo nos gustaría partir de la idea de que la bañera no es mejor que el plato de ducha ni viceversa.

Simplemente se trata de elementos diferentes que aportan diferentes valores y que depende mucho de tu estilo de vida, hábitos de aseo e incluso tipo de familia que uno u otro será mejor para ti

Con la finalidad de ayudarte a elegir y de que tengas un baño adaptado a tus necesidades y hábitos, en este artículo hablaremos de las ventajas e inconvenientes tanto de la bañera como del plato de ducha. 

Plato de ducha

Si tienes un baño con dimensiones reducidas entonces la duda entre bañera o plato de ducha ya está más que resuelta: ducha. 

Los platos de ducha son perfectos para espacios reducidos o si quieres emplear el espacio en otra cosa.

Por ello, una de sus principales ventajas es el tamaño, ya que el tamaño estándar es 70 x 70 cm.

Si tienes un buen espacio pero te encanta esta opción, entonces puedes decantarte por uno más grande o incluso por uno de obra. 

Entre las ventajas del plato de ducha se encuentran:

  • Las duchas son más rápidas, aunque si te pasas te recomendamos estos inventos para ahorrar tiempo y agua.
  • El consumo de agua es mucho menor que el de la bañera.
  • El acceso es cómodo porque, generalmente, están a ras de suelo lo cual es genial para personas mayores. Incluso, adaptar una ducha para personas con movilidad reducida es infinitamente más fácil que hacerlo en una bañera.
  • Estimula más en las mañanas. 

Entre sus desventajas se encuentran:

  • Su diseño puede no resultar tan espectacular o llamativo como el de una bañera.
  • No es atractivo para los niños y su “hora del baño”.
  • Algunos modelos de ducha gastan mucha agua, sobre todo aquellas que tienen chorros a presión. Infórmate sobre el gasto de agua para elegir la más eficiente.
Baño con solamente una ducha.

Baño con ducha / pinterest.es

Bañeras

Las bañeras son un elemento perfecto para baños más amplios, ten en cuenta que la medida estándar es de 70 x 140 cm. Pero, obviamente las puedes encontrar más grandes.

Las ventajas de las bañeras son varias, destacando:

  • En sí misma es un elemento decorativo. Hay multitud de diseños, desde los más simples a más eclécticos. Con lo cual puede aportar mucho estilo.
  • Todos tenemos en nuestra cabeza una imagen típica: bañera, llena de espuma y nosotros relajándonos. Sí, la bañera permite eso, por lo tanto es más relajante que una ducha.
  • Perfecta para niños ya que se convierte en una zona de juegos a la hora de tomar el baño.

Eso sí, la bañera tiene ciertos inconvenientes, los cuales son:

  • Ocupa más espacio. 
  • Gasta más agua. 
  • Supone un acceso más complicado para personas mayores o con movilidad reducida.
Baño con bañera.

Baño con bañera / pinterest.es

Consejos para elegir bañera o plato de ducha

Si después de conocer las ventajas de la bañera y del plato de ducha así como sus desventajas sigues con dudas, esperamos que estos consejos te ayuden.

El espacio

En primer lugar piensa en el espacio que tienes: ¿te cabe una bañera?, ¿solo te cabe una ducha? o ¿te caben las dos?

Cuando el espacio es el que es no nos queda otro remedio que elegir la opción que mejor se amolda a él.

Así que la fórmula es muy sencilla:

Pequeño= plato de ducha

Espacioso= bañera

Extra espacioso= los dos

Baño amplio con bañera y ducha.

Baño con bañera y ducha / pinterest.es

Tu familia

¿Cómo es tu familia?, ¿es numerosa, hay niños, personas mayores? o ¿vives solo o con tu pareja?

Reflexionar sobre estas cuestiones te ayudará a entender cuáles son tus necesidades y tus hábitos de higiene y por lo tanto elegir la mejor opción.

Economía

Elegir entre bañera o plato de ducha también tiene que ver con el factor económico. Como hemos visto una opción gasta menos agua que la otra.

Si no te quieres llevar ninguna sorpresa en la factura y quieres tener controlado mes a mes el gasto la opción más viable es la ducha. Además, si te preocupa la cuestión medioambiental también es ideal.

Si el factor económico no es de lo que más te preocupe, perfectamente te puedes permitir una bañera.

Conclusión

Elegir entre bañera o plato de ducha no siempre es una cuestión sencilla, sobre todo cuando de por medio hay una obra considerable que incluye el cambio de grifería. 

Por ello, es importante que antes de decidirte puedas pensar y analizar tu situación, la de tu familia y vuestras necesidades. 

Recuerda que ninguna opción es peor que la otra, simplemente son diferentes y enfocadas a diferentes personas. 

 

Te puede gustar