Bañeras, objetos icónicos del diseño de interiores

27 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
Las bañeras pueden adecuarse a espacios de distintos tamaños, adaptándose a los requerimientos de cada usuario.

Las bañeras, objetos icónicos del diseño de interiores, son sinónimo de comodidad, descanso y bienestar. En los últimos tiempos, además de estas cualidades, las bañeras se han convertido en objetos que destacan en los baños, desde los clásicos hasta los de inspiración moderna.

Por norma general, el cuarto de baño ha sido un espacio relegado a los últimos lugares en lo que concierne a decoración. Pero debido a las funciones y a la utilidad de este en la vida cotidiana de la familia, debería tener un lugar prioritario en cuanto a diseño.

Te proponemos una selección de claves que te animarán a instalar una bañera en tu baño. Este será un espacio óptimo para el descanso, la relajación y el buen gusto al mismo tiempo. Las bañeras se han erigido como elementos importantes en el diseño de interiores.

Una buena distribución del baño

Distribución del baño.

Como norma general, antes de colocar una bañera o cualquier objeto tendremos que tener clara la distribución del cuarto de baño.

Es necesario detenerse e imaginar cuál sería el mejor lugar para cada objeto en dicho espacio. Esto nos ahorrará muchos contratiempos y gastos innecesarios de dinero. Si esta primera parte la hacemos bien, tendremos el éxito asegurado.

El color es clave en las bañeras

Bañera blanca.

Una vez que has decidido la distribución de tu baño, ahora toca escoger los colores con los que vas a trabajar. Y es que esto resulta importante debido a que, si trabajas con blanco, por ejemplo, este color permitirá que el baño gane sensación de amplitud y luminosidad.

Para combinar de una manera satisfactoria, puedes elegir un color más oscuro en la pared del fondo. Esto permitirá que tu espacio también gane metros y, sobre todo, que el baño no se vea tan pequeño con la bañera instalada.

Aprovecha los techos bajos para colocar la bañera

Bañera en una buhardilla.

Instalar la bañera en las zonas donde el techo es más bajo es un recurso muy utilizado. Y es que el encuentro del techo abuhardillado con la parte baja de la pared es una zona perfecta para una bañera.

Nos va a permitir utilizar un espacio que muchas veces resulta imposible de rellenar. Podemos utilizar muebles multifuncionales, con bañera y lavabo unidos, dejando el lavabo en la parte contraria al techo bajo.

Aprovecha una pared lateral

griferías de color negro en la bañera

En el caso de que tengamos un baño de planta rectangular, podemos instalar en una pared el inodoro y los demás muebles de baño. Esto nos deja la pared contraria para instalar la bañera.

En este caso, podemos complementar la instalación de la bañera con una ducha si es que nos resulta práctico. Podemos instalar la bañera en el rincón, dejando el resto del espacio para la ducha, la cual cerraremos con una mampara de cristal.

Siempre recomendamos la contratación de un profesional del diseño de interiores para optimizar la distribución del espacio. Un libro perfecto, la tranquilidad y tu bañera son elementos que te arropan y abrazan, convirtiendo tu cuarto de baño en un oasis personal.

Bañeras exentas

Baños con bañeras antiguas.

Sin lugar a dudas, una bañera de obra aprovecha mejor el espacio, pero al mismo tiempo lo recarga más. La alternativa puede ser una bañera exenta, la cual es más ligera y le dará un aire moderno y de distinción a tu cuarto de baño.

En este caso tendremos que sacrificar espacio por una mejor estética. Una bañera exenta puede ser, definitivamente, tu refugio personal si buscas calma y relajación.

Usar la bañera como ducha

Bañera y ducha: dos en uno.

El uso de la bañera como ducha es una práctica cada vez más extendida. Una es práctica y la otra pausada, pero las dos son piezas fundamentales en nuestros baños. Las dos son distintas pero complementarias.

La instalación de una mampara de cristal en la bañera es, quizás, la opción más sencilla y económica para convertirla en una bañera que se puede usar como ducha.

Plantear zonas de baño con una bañera que pueda ser usada como ducha es tener un elemento versátil, con el cual puedes ganar en cuidado personal. Con una selección adecuada de materiales y piezas puedes lograr un estilo equilibrado.

Bañeras: innovar en la integración del baño y el dormitorio

Bañera integrada en el dormitorio.

La integración del cuarto de baño y el dormitorio es un recurso muy utilizado en los últimos años. Esto se puede conseguir a través del uso de muros a media altura, usos de transparencias controladas o el mobiliario.

Es aquí donde podemos utilizar la bañera como elemento de integración. Ganarás metros con la unión de estos dos espacios, lo que te permitirá la instalación de una bañera exenta, algo muy típico en este tipo de baños.

Con esta solución ganarás en comodidad, ya que no necesitarás desplazarte hasta el cuarto de baño. Y, además, ganarás en estilo para tu hogar.

Las bañeras son una opción ideal para darle tu toque personal al cuarto de baño. Son objetos icónicos del diseño de interiores y de deseo de muchas personas, siendo el elemento principal de tu espacio.

Elegir el estilo del cuarto de baño que mejor se adapta a tu personalidad muchas veces es una tarea difícil. Pero si acompañas tu espacio con una bañera, seguro que crearás un ambiente de bienestar y un oasis privado dentro de tu hogar.