Mampara para baños pequeños

Maite Córdova · 20 octubre, 2018
El cristal es el material más recomendado para las mamparas de los baños pequeños. A continuación, te contamos más al respecto. 

Una mampara es una estructura fija, móvil, tipo panel, que sirve para aislar un espacio, y puede estar hecha de plástico, vidrio, madera u otro material. En este sentido, podría decirse que cumple la misma función que un biombo o los separadores en los despachos de las oficinas.

Cuando se instala una mampara en el baño, la función de esta es separar el interior de la ducha o bañera del resto de la habitación, y así impedir que el agua inunde todo el espacio. Se trata de una solución moderna y elegante, que va un paso más allá de las cortinas de plástico. 

Ahora bien, cuando el baño del hogar es pequeño, no es fácil elegir la estructura más adecuada para ‘rendir’ el espacio. Por ello, a continuación te contaremos algunos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de evaluar modelos y cuáles son los que están en tendencia.

Aspectos a considerar al elegir la mampara

Mampara de la bañera.

Al ser una estructura fija y sin pliegues, la mampara resulta mucho más higiénica que una cortina de baño. Y si bien es cierto que es casi imposible evitar que exista cierta humedad en el baño, cuando se instala una mampara, la limpieza es mucho más fácil de llevar a cabo.

Parte de dicha facilidad viene dada por el tipo de material elegido para la mampara, así como algunos tratamientos adicionales. El vidrio y el plástico son las opciones más elegidas, no solo por sus características sino por su asequibilidad.

Al aplicar un producto de limpieza y barrer los residuos con la ducha, el moho y el resto de la suciedad se desliza fácilmente y no queda acumulado en la estructura.

Ahora, además de la limpieza, los aspectos a considerar a la hora de elegir la mampara del baño son:

  • Resistencia del material ante: humedad, corrosión, choques y fracturas.
  • Funcionalidad: sistema de apertura y cierre.
  • Servicios posventa: tiempo de garantía del producto.
  • Características adicionales: en el caso del vidrio, este puede ser termo endurecido. Otros materiales pueden tener incorporado un tratamiento antical que evita que la mampara acumule suciedad.

El cristal en espacios pequeños

Cuando el baño es pequeño, lo más conveniente es instalar una mampara de cristal, dado que este material permite que la vista abarque con facilidad todo el espacio y así, ante la inexistencia de barreras visuales, se consigue cierto efecto de ‘amplitud’ y, en menor medida, ‘luminosidad’.

Mampara de puertas correderas para ducha.

El cristal puede ser completamente transparente, satinado o serigrafiado. La gran ventaja de las últimas dos opciones radica en el hecho de que brindan mayor intimidad y resultan mucho más bonitos. En suma, hay tres opciones de mamparas de cristal para elegir:

  • De vidrio. Es completamente transparente y liso. Una opción muy elegante que, además, es muy fácil de pulir.
  • Templado. Es la opción más resistente y, en caso de fractura, el cristal se cuarteará y no se fragmentará en trozos afilados que puedan poner en riesgo la seguridad.
  • Acrílico. Viene a ser una especie de plástico traslúcido y puede tener dibujos serigrafiados. Es la opción más económica del mercado.

5 modelos para baños pequeños

Una vez que se elige un tipo de cristal, lo siguiente que se debe hacer es elegir bien el tipo de sistema de apertura y cierre de la mampara. Dado que se va a instalar en un espacio pequeño, es muy importante cuidar este aspecto.

Aunque no lo parezca, el sistema de apertura y cierre puede restar comodidad al baño. Por ejemplo, si para salir, hay que hacer alguna maniobra rebuscada, es evidente que el sistema no es el más adecuado para el espacio. A continuación, te presentamos distintos modelos, que varían mucho en este aspecto:

Mampara de ducha.

  • De una hoja fija. Se trata de una estructura que consta de una sola pieza recta. Se sujeta a la pared con un soporte fijo.
  • De hoja batiente. A diferencia de la anterior, la pieza se mueve sobre el eje desde la pared, tanto hacia dentro como hacia afuera, con lo cual, resulta muy cómoda.
  • Hojas plegables. Se trata de una estructura que consta de dos o varias hojas más que se pueden plegar unas sobre otras, según se corran o descorran. Permiten un acceso muy fácil.
  • Hojas correderas. Las hojas se solapan entre ellas y además, la estructura puede tener diferentes combinaciones de puertas correderas o fijas. Se adaptan con mucha facilidad, por ende, pueden ser rectas o curvadas.
  • Enrollables. Este tipo de estructura está conformada por dos elementos: el marco que delimita el espacio y el cartucho que contiene la lámina enrollable.

Ahora que conoces los distintos modelos de mamparas y las características que ofrecen, puedes buscar la mejor opción que se adapte a tu baño y, también, a tu estilo, con ayuda de un experto.