Lavamanos para el baño: otra fórmula para la decoración

7 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Existen numerosas tipologías de lavamanos para que tu baño se convierta en un espacio original.

En el mundo de la decoración, siempre se tienden a utilizar los mismos materiales según el espacio de la casa que sea. Tanto para el baño como para la cocina, se suele utilizar principalmente la cerámica o el acero inoxidable, pero existen otras posibilidades en los lavamanos para el baño de materiales innovadores.

Queremos abordar la propia de idea de cambiar las tendencias y buscar otras posibilidades de decoración, ya que si nos limitamos únicamente a utilizar siempre los mismos procedimientos, no conseguiremos renovar la estética ni el propio sentido ornamental.

Lavamanos para el baño: un recurso con mucha historia

Lavamanos rectangular.

Históricamente, el lavamanos ha tenido presencia en los baños de la aristocracia; es decir, estamos hablando de un elemento que se ha hecho un sitio entre las clases altas de la sociedad. En el fondo, ha sido un símbolo distintivo dentro del mundo de la decoración.

Aún quedan personas que no tienen un lavamanos en el cuarto de baño. Sin embargo, hoy en día se está abriendo paso, y lo podemos encontrar con nuevos diseños estilísticos. ¿Esto a qué se debe? Básicamente, a que es original y atractivo, ofreciendo una estética completamente innovadora.

Por norma general, los lavabos suelen estar insertos en el propio mueble o la encimera. Esto es muy común en las cocinas, pero debemos hablar de una nueva tendencia que es hacer que el lavamanos destaque y sobresalga de forma considerable.

Las modas nunca pasan y, en ocasiones, vuelven a irrumpir con fuerza.

Tipologías de los lavamanos para el baño: otra fórmula para la decoración

Lavamanos ovalado.

Bien es cierto que existe un amplio compendio de lavamanos que pueden encajar en diferentes estilos. Si tu hogar posee un diseño concreto, no debes de preocuparte, ya que seguramente habrá un lavamanos que encaje a la perfección.

  • El más común es el que tiene formato de cuenco, con una base de reducido tamaño y una anchura que se va haciendo cada vez más grande según asciende la altura. Este caso es muy utilizado para los baños clásicos.
  • Otro caso puede ser el cilíndrico, cuya anchura es la misma tanto en la base como en la parte superior. Este caso es más sencillo y muestra una estética geométrica, de tal manera que queda muy bien en los baños que son de estilo minimalista.
  • El óvalo es otra de las posibilidades más interesantes. Dentro de lo que es este formato, pueden encontrarse distintas tipologías. Sin embargo, no es tan utilizado en la decoración, ya que suele atraer más la idea de simetría y sencillez en la forma.
  • No debemos olvidar las estructuras rectangulares. Los ángulos rectos destacan de forma contundente y se genera un diseño completamente original. La horizontalidad y el minimalismo vuelven a estar presentes en la estética.
  • El menos común es aquel que tiene forma de plato. No es demasiado profundo y puede ser menos atractivo.

Las transparencias siempre fueron tendencia

Lavamanos transparentes.

La tipología de lavamanos transparentes son muy recurrentes en los diseños de interior modernos. En realidad, son utilizados especialmente en pisos que ofrecen decoración contemporánea y que buscan una estética más juvenil.

En este caso, la transparencia queda visible a través del vidrio. Este puede ser completamente transparente o translúcido, y con cierto toque azulado-verdoso. Por tanto, estamos hablando de una estética muy curiosa que se utiliza cada vez más en las viviendas modernas.

Por supuesto, pueden encontrarse en distintos formatos y diseños. De esta manera, se consigue una apariencia innovadora y original.

Los lavamanos translúcidos son los más originales que se pueden encontrar en el mercado.

El estilo rústico: auténtica originalidad

Lavamanos de madera.
Lavamanos de madera / articulo.mercadolibre.com.mx

Un objeto en desuso puede tener una segunda utilidad, como es el caso de una paellera. ¿En realidad este utensilio puede servir de lavamanos? Pues sí. Tiene la forma idónea para poder cumplir esta funcionalidad. De todos modos, debe ser la de formato pequeño, ya que una de las grandes quedaría demasiado desajustada.

Otro caso pueden ser los lavamanos de madera. Para prevenir que el agua produzca problemas en el material, hay que sellarla bien y aplicarle un barniz especial que repela el agua.

  • Iglesias, Mara: Decoración fácil y económica, Buenos Aires, Lea, 2013.