¿Qué errores cometes al decorar tu baño?

22 marzo, 2018
Consejos para no tener un baño pequeño y caótico.

Es muy común cometer errores al decorar un baño. Sin embargo, conseguir uno de catálogo no es complicado si tenemos en cuenta varias pautas de diseño. Lo importante es tener algo de criterio estético para conseguir un aseo práctico a la par que bonito.

Los baños suelen ser las estancias más reducidas de las casas, y donde el espacio se torna tan importante. Por eso, a la hora de diseñar e incluir muebles tenemos que tener en cuenta varias cosas si no queremos que nuestro aseo sea caótico.

En el post de hoy, te contamos los errores más comunes que se suele tener a la hora de decorar un baño. Con estos consejos, ¡olvídate de tener un baño desastroso!

El error de los colores oscuros

Por lo general, los colores oscuros tienden a reducir las estancias ya que absorben la luz. Y más aun, si tu baño no es muy grande. En ese caso sería la peor de las decisiones.

Si nos fijamos, en la mayoría de revistas de decoración, los baños aparecen siempre en tonos claros y con grandes ventanales de luz para amplificar la estancia. Esto hace también, que el cuarto se vea más limpio y pulcro.

No obstante, no podemos esconder que estos tonos se convierten en sinónimos de elegancia y finura. Lo que si es verdad, es que los baños en estos colores son siempre más sucios. Las manchas se ven con más facilidad y puede dar sensación de no estar limpio.

Baño en colores claros: blanco principalmente.

Las mamparas opacas han pasado a la historia

Lo tradicional era incluir cortinas o mamparas opacas para tener más intimidad a la hora de ducharse. Hoy en día, esto ya ha pasado a un segundo plano. Ahora, se opta por el diseño por encima de todo y, sobre todo, por la practicidad. Nos hemos despedido de las cortinas opacas, ya que entre otras cosas, no dejaban pasar bien la luz y en consecuencia, reducían el espacio.

Si disponemos de un baño que no es muy grande, incorporar mamparas de este tipo no será una gran idea. Solo conseguiremos quitarle luz al cuarto y amplitud. Lo mejor en estos casos, es optar por cortinas transparentes o ligeramente mate, pero asegurándonos que no impiden pasar la luz.

No obstante, si decidimos incorporar este tipo de cortinas, tendremos que cuidar mucho la limpieza ya que se ensucian antes y suelen dejar las huellas de las manos y los dedos.

Baño con solamente una ducha.

Tapar los puntos de luz

Este, sin duda, es uno de los errores que más se comete. Ocultar o tapar los puntos de luz es la mayor “atrocidad” que se puede hacer en un baño. Esto hace que el resto de la decoración se venga abajo y se reduzcan las dimensiones. Precisamente, lo que tenemos que evitar es que este cuarto se vea más pequeño de lo que realmente es.

Es imprescindible que los aseos tengan, al menos dos puntos de luz. Uno sobre el lavabo para poder vernos bien en nuestras tareas diarias y otro, en el techo para que se pueda ver bien en todo momento. Además, si no contamos con una buena luz natural, ubicar bien ambas luces será esencial.

Y no solo con tener una buena luz basta. Hemos de tener en cuenta los apliques y lámparas que instalamos. Estos no pueden desentonar con la estética del baño en su conjunto. Por eso, lo mejor es elegir unos que sean discretos y que no llamen mucho la atención.

Está claro que un baño mal iluminado pierde todo su encanto y funcionalidad. No existe baño bien decorado si no presenta una buena iluminación.

Baño correctamente iluminado.

Elementos mal colocados

Donde nos solemos equivocar muchas veces es en el orden y distribución de algunos de los elementos más importante del baño. Este es el caso del espejo. Cometemos el error de no saber cual es el tamaño que mejor se adapta a nuestro baño y dónde ubicarlo. A veces, queda muy alto y otras demasiado bajo.

Nuestra recomendación es elegir un espejo amplio que, además, refleje luz y haga un poco más grande la estancia. Cuanto mayores sean sus dimensiones, más apertura conseguiremos.

Si tu baño es muy pequeños, no coloques bañeras demasiado grandes ya que comen mucho espacio. Las duchas pequeñas son la mejor opción para aseos de medidas reducidas. Son igual de bonitas y prácticas, y además, ayudan a ahorrar espacio.

Otro gran error es ubicar el váter detrás de la puerta. Esta no es la mejor opción ya que resulta incomodo para abrir la puerta y a la hora de usarlo. Nuestro consejo es situarlo lo más lejos posible de la puerta para que no sea un estorbo.

Espejo para baño.

 

Ahora ya no tendrás excusa para tener un baño de revista. Siguiendo nuestros consejos, conseguirás una mayor funcionalidad en una de las estancias más importantes de la casa.

Te puede gustar