3 claves para sacarle más partido a un loft

14 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Un loft ofrece múltiples posibilidades. Se caracteriza por tener amplitud y espacialidad, dos cualidades que nos permiten trabajar la decoración desde un punto de vista más flexible.

Los pisos diáfanos están ganando cada vez más presencia en las ciudades. A nivel decorativo, esto nos permite trabajar los interiores de tal manera que se mantenga un equilibrio entre la espacialidad y el mobiliario. Por eso, te mostramos 3 claves para sacarle más partido a un loft.

A lo largo de la historia, en las viviendas tradicionales se ha tratado de distribuir el mayor número de estancias en una superficie pequeña. Hoy en día existen otras posibilidades más innovadoras y minimalistas que tratan de depurar las líneas estéticas.

Por este motivo, los lofts han ganado presencia dentro del ámbito urbano; en el fondo, ofrecen muchas ventajas. Cada vez son más las familias que deciden residir en este tipo de casas en las que las habitaciones ganan mayor dimensión y donde se trata de adaptar la decoración a las nuevas necesidades.

1. Sacarle más partido a un loft: unión estética

Consejos para sacarle más partido a un loft

Un loft destaca por la unión de estancias; es decir, podemos encontrarnos en un mismo espacio tanto el salón como la cocina. También cabe la posibilidad de incluir el dormitorio, de tal manera que conseguimos la relación directa de todo el conjunto.

Este tipo de distribución es algo propio del mundo americano. Eso sí, la organización interna no es aleatoria, sino que trata de disponer cada función en un lugar en concreto pero sin perder la coherencia estética y organizativa.

Para unir correctamente las estancias, debemos de otorgarle mayor protagonismo al salón, el cual se situará en el centro siendo el sofá el principal elemento. Por otro lado, la cocina ha de quedar en un plano secundario y con un tipo de mobiliario diferente al que hay en el resto de la estancia.

En el caso de que se incluya un dormitorio, este debe estar principalmente apartado de todo lo demás, pero sin llegar a aislarse. Por tanto, debe conseguirse una vinculación entre las distintas partes, siendo más acogedor.

Relación y armonía entre los recursos decorativos del loft para conseguir una uniformidad estética.

2. Doble piso en un mismo espacio

Decoración de un loft con espacios diáfanos.

Los lofts se configuran por un espacio amplio y diáfano. Esto permite tener mayor dimensionalidad para distanciar más los muebles. Por este motivo, en el caso de que tengamos mayor altura en un lugar, ¿cómo podemos aprovechar más el piso?

  • Por un lado, se encuentra la posibilidad de utilizar la mitad superior de la estancia para hacer un segundo piso. Esto no quiere decir que haya que cerrarlo con un muro, sino que puede quedar abierto y visible.
  • Por otro lado, también cabe la posibilidad de que se coloquen cristaleras. Estas no producen una separación opaca y ayudan a interconectar los espacios interiores. Además, se consigue, en cierta medida, un poco de privacidad, sobre todo acústica.

Las escaleras que permitan dar acceso a esta parte superior deben adherirse al muro lateral. Hay que evitar cualquier tipo de ocupación intermedia con el fin de que no exista ninguna obstaculización.

A su vez, también puede jugarse con la propia estructura para que se ofrezca una apariencia decorativa más interesante. Las vigas pueden quedar a la vista. No debemos olvidar que los lofts se encuentran muy relacionados con el estilo industrial.

3. Adecuación del mobiliario

Cómo amueblas un loft

Dentro de las 3 claves para sacarle más partido a un loft, saber amueblar el interior es un punto muy importante. No puede realizarse esta acción de forma libre y sin un estudio previo; por eso, es imprescindible que valoremos la importancia de realizar una correcta distribución.

Tal y como hemos comentado anteriormente, el epicentro será el sofá; lo más conveniente es que sea un chaise longue. Este nos indica que su situación en la sala tiene que ver con una zona de relajación como es el salón; además, es preciso que se oriente hacia el televisor en la pared.

Justo delante del propio sofá, puede situarse una mesa y alrededor alguna butaca o silla. A continuación, hay que destacar la disposición de la cocina y la mesa comedor, situándose principalmente en la parte trasera del sofá. El mobiliario, en este caso, debe distinguirse en la forma, color y medida.

Por último, debemos hacer mención especial al dormitorio, el cual no requiere demasiados recursos funcionales. La cama es el principal componente y suele ser de gran amplitud. Si se complementa con una mesilla de noche, se puede conseguir cierto equilibrio.

  • AA. VV.: Vivir en la ciudad: diseño contemporáneo para la vida urbana, Blume, 1997.