5 combinaciones de colores llamativos para tu hogar

Scarlett Laliberté · 5 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 5 abril, 2019
Los colores llamativos se pueden mezclar con acierto si conoces los trucos y las mejores combinaciones.

Las combinaciones de colores llamativos son cruciales en la decoración y pueden suponer la diferencia entre un glorioso éxito o un fracaso absoluto. Para asegurar un buen resultado, es posible que caigas en mezclas poco arriesgadas. Esto puede crear un efecto contrario y ofrecer propuestas poco creativas o demasiado manidas.

Existen ciertas mezclas inusuales que funcionan a la perfección y que jamás esperarías. A continuación te contamos cuáles son las combinaciones de colores llamativos que funcionan y cómo aplicarlas en tu hogar. ¡No pierdas detalle!

1. Los complementarios son colores llamativos que funcionan

Colores complementarios.
Colores complementarios / protocolo.org

Aunque en la teoría muchos conocen las combinaciones de colores complementarios, no todos se atreven a llevarlas a la práctica. Esto es porque los tonos contrastan mucho al encontrarse en lados opuestos de la rueda de colores Itten.

Pese al riesgo aparente, lo cierto es que aportan resultados muy vivos y enérgicos. Los contrastes son muy orgánicos y los espacios se ven repletos de intensidad con estas mezclas. Son colores llamativos que casan bien y no resultan de mal gusto.

2. Los tonos contiguos crean ambientes geniales

Colores contiguos.
Colores contiguos / es.slideshare.net

Otra forma de realizar mezclas de colores complementarios es lo que se llama combinación analógica. Esta técnica se basa en combinar de dos a cinco colores ubicados uno al lado del otro en la rueda Itten.

El efecto que se consigue en este caso es un poco diferente y no ofrece un impacto tan intenso. Crea estancias tranquilas con armonía y suavidad. Puede ser un gran acierto en dormitorios, para dar un toque de vitalidad sin generar estridencia.

También es muy interesante la combinación complementaria por separado. De nuevo, el truco estará en buscar los colores contiguos en lugar del opuesto. La forma adecuada de utilizar esta técnica es escoger en primer lugar un color de base, a ser posible armónico y suave.

Después se toman los dos colores que están a su lado para los accesorios o complementos. Crea un contraste estupendo y funciona estupendamente. Suelen ser colores sugerentes cuando se unen.

3. Los colores llamativos que no esperabas juntos: amarillo con marrón

Salón en amarillo y marrón.
Salón / pinterest.es

Hay algunas combinaciones de colores llamativos que resultan inesperadas. Una de las más sorprendentes es la mezcla del amarillo con el marrón. A simple vista podría resultar algo extraño y demasiado cálido, algo que no funciona.

En cambio, el amarillo aporta la luz y vitalidad que los tonos amarronados necesitan de una forma muy orgánica. El marrón, por su lado, otorga la sobriedad que requiere el amarillo para no resultar chillón o extravagante.

4. Rosa y blanco con un resultado sorprendente

Habitación en rosa.

El rosa suave es otro de esos colores que gusta mucho ver, pero que parece difícil de combinar. Lo cierto es que su mayor aliado está en lo más evidente: el blanco. Es una propuesta evidentemente suave y muy intimista, pero funciona y queda elegante a la vez que potencia la luminosidad.

Es una maniobra perfecta para espacios pequeños que necesiten ganar en profundidad. Si se ejecuta con elegancia, da un resultado para nada soso, y otorga mucha personalidad.

Los pastel son tonos llamativos en general, y generan cierto respeto a la hora de ser aplicados. Es posible que un mal uso de estos colores produzca un efecto ñoño o demasiado infantil en algunos casos.

Esto no tiene por qué ocurrir mientras se busque el contraste y la coherencia. Es más, una buena combinación creará elegancia y sobriedad. Si utilizas el blanco como base, podrás conseguir estancias muy interesantes en tu hogar.

5. El gris y el naranja como perfectos aliados

Decoración en gris y en naranja.
Decoración / siempreguapaconnormacano.blogspot.com

Dos colores llamativos que se dejan ver pocas veces juntos en las casas son el gris y el naranja. El naranja tiene mucho carácter, y en la decoración se puede reservar para ambientes muy pop. El gris inspira seriedad en muchas ocasiones, por lo que no se piensa en los naranjas cuando se trabaja con él.

Precisamente por estas cualidades resulta una combinación ganadora. Los grises aportan la base tranquila que necesitan los anaranjados sin matarlos, como harían los negros.

Cierto es que no resulta una propuesta válida para todos los hogares ni para todas las habitaciones. Una aplicación perfecta es para el salón de un apartamento o piso.

Combinar mobiliario gris en tonos claros con toques vivos en naranja para accesorios, alfombras o cojines puede aportar una estupenda personalidad al ambiente.