5 pasos para crear un altillo y ganar espacio

Yamila Papa · 23 septiembre, 2018
Al crear un altillo nos garantizamos una adición de espacio más que interesante, pero además, podemos convertir ese lugar en nuestro refugio privado e íntimo. Para que quede perfecto, debes tener en cuenta ciertas cuestiones.

Hoy en días las casas y los pisos no tienen demasiado espacio disponible. Nos hemos acostumbrado a los estilos minimalistas no solo porque quedan bien, sino porque no tenemos lugar para demasiados muebles.

Una buena manera de ganar metros en nuestro hogar es a través de un ambiente adicional. ¿Cómo? Puedes crear un altillo y convertirlo en tu lugar especial, para dormir, estudiar o meditar. En este artículo te contamos más.

Características de los altillos

Se trata de un entrepiso, un lugar a media altura o hasta un mueble con dos alturas… Gracias al altillo podemos sacarle todo el provecho a nuestros ambientes, sobre todo si vivimos en un piso pequeño.

Apartamento con altillo.

Como primera condición para crear un altillo, es necesario que el techo tenga cierta altura. De esta manera tendremos el piso de abajo y en el medio un techo que será el piso del ambiente superior. Si necesitas una habitación extra, si precisas un sitio privado para trabajar o estudiar o simplemente deseas más lugar para guardar tus cosas, esta puede ser la solución.

Además, sus comodidades dependerán del uso del lugar, ya que no es lo mismo tener el altillo para almacenar libros que para dormir o para trabajar. En el caso de utilizarse activamente, será fundamental la aislación térmica y acústica y en lo posible el acceso a luz natural a través de una ventana o claraboya.

La escalera que comunique ambos ambientes puede ser fija o movible, todo depende del diseño y del espacio que tengamos. Y por supuesto, debemos asegurarnos de que el piso del altillo quede fuerte y seguro para caminar sobre él y ponerle peso (muebles).

Tips para crear un altillo

Si te ha gustado la idea de tener un altillo en casa, ya sea como sala de juegos, sector de lectura o habitación para invitados, te damos algunos consejos:

1. Ten en cuenta la altura

Como se dijo anteriormente, para crear un altillo la altura es imprescindible. Al menos el ambiente a ‘dividir’ debe tener 4.5 metros de alto. De esta forma, tanto arriba como abajo se podrá andar libremente sin chocarse con los techos.

En el caso de que quieras usar el altillo para únicamente poner una cama, con 1.5 metros de altura puede ser suficiente.

2. Coloca una escalera cómoda

Hay diferentes diseños y opciones de escaleras para subir al altillo. Además de comodidad, la seguridad y calidad no deben dejarse de lado. Si tendrá cierta inclinación, ponla junto a la pared, para no interferir en la circulación con el piso de abajo.

Altillo de piedra.
Altillo / elcomercio.pe

Debajo de ella también puedes aprovechar para poner una biblioteca, la mesa de la televisión, un escritorio, un sofá o lo que gustes. ¡La idea es sacarle provecho a cada metro disponible!

3. Asegura luz natural

Quizás no sea posible porque eso generaría un gasto extra en tu presupuesto, pero si está dentro de tus posibilidades, te recomendamos que al crear un altillo le añadas una ventana. Puede ser una claraboya pequeña, que sirva para ventilar y permitir el ingreso de luz natural.

4. Pinta de colores claros

Puedes dejar el piso o el techo de madera (si este último es original), pero en cuánto a paredes, te aconsejamos que las pintes de blanco o un tono bien claro. Esto le dará al ambiente una mayor amplitud y restará la sensación de encierro.

5. Compra muebles a medida

El espacio en los altillos es bastante reducido, por lo tanto, no cualquier mueble se puede poner… ¡Porque ni siquiera podrán subirlos por la escalera! Existen opciones que se arman en el lugar o que se compran en bloques o partes.

Altillo.
Altillo / elcomercio.pe

Ante todo, evita la acumulación de muebles, para tener más lugar para caminar y moverte, pero también para no añadir mayor peso a la construcción.

Por último, ten en cuenta que durante los primeros días deberás acostumbrarte a tener el techo tan cerca y que en algunos rincones -si el techo es inclinado- tengas que agacharte para pasar o no golpearte la cabeza.

Pero lo bueno es que amarás este nuevo espacio creado en casa, será una especie de refugio, lo que necesitabas para tu independencia, tu tranquilidad o tus hobbies. Crear un altillo es fácil, pero mejor si contratas a alguien que se dedique a ello, así evitarás problemas a futuro.