5 pasos para instalar detectores de humo en el hogar

María Pilar Gimeno Landa·
Instalar un detector de humo en el hogar es una forma muy sencilla y económica de evitar grandes problemas en la vivienda. Aquí te contamos los cinco pasos que debes seguir para instalar uno.
 

Los detectores de humo deben ser un básico en cualquier vivienda. No hay que olvidar que la seguridad siempre es lo primero, y por ello, estos elementos deben estar presentes. En este post te contamos todo lo que debes saber para lograr una correcta instalación y así asegurar la seguridad de tu familia.

Vas a comprobar cómo con muy poco dinero y una instalación muy sencilla se puede crear un ambiente mucho más seguro y preparado para actuar de forma eficiente frente a cualquier problema de exceso de humo en tu vivienda.

Motivos por los que instalar detectores de humo

Detector de humo.

Hasta hace un tiempo, los detectores de humo estaban reservados para espacios como empresas, lugares públicos o locales comerciales. En cambio, cada vez son más las personas que deciden instalarlos en su hogar. Esta es una buena decisión, ya que evitan que se produzcan incendios de una forma muy eficaz.

Lo mejor de todo es que se trata de elementos de fácil instalación y bajo mantenimiento. También son bastante económicos y cada vez más estéticos.

Por todo ello, instalar detectores de humo es una opción a tener en cuenta. Seguro que duermes más tranquilo al tener la seguridad de que tu casa está protegida.

 

Anualmente se producen miles de incendios en las viviendas. El incendiado de campanas de cocina o la mala combustión de elementos térmicos son los motivos más comunes.

A continuación te explicamos cuáles son los pasos que tienes que seguir para instalar detectores de humo en tu hogar.

Pasos para instalar detectores de humo

1. Elegir el lugar adecuado para instalarlo

Lugar de colocación de un detector de humo.

Lo primero que tienes que hacer es escoger el lugar en el que vas a proceder a instalar el detector de humo. Para ello tienes que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Evita las zonas muy ventiladas, como la entrada de la vivienda o la proximidad de las ventanas. Las corrientes de aire podrían hacer que el detector no funcionase con eficacia.
  • No instales un detector de humo enzonas con problemas de humedad.
  • Busca un lugar estratégico que controle la máxima superficie de tu casa. El pasillo, el salón o la cocina pueden ser lugares bastante eficaces.
  • Si tu vivienda es de grandes dimensiones o cuenta con dos plantas, valora la opción de instalar dos detectores de humo.
 

2. Instala la base del detector

Instalar la base del detector.

Una vez que hayas decidido el lugar en el que vas a instalar el detector, llega el momento de fijar la base. Este tipo de elementos de seguridad funcionan con pilas o batería, así que no es necesario realizar ninguna instalación eléctrica. Esta característica facilita enormemente las tareas de montaje.

Calcula el lugar en el que tienes que taladrar y márcalo con la ayuda de un lapicero. Después, tan solo tendrás que perforar e instalar unos tacos sobre los que colocar la base. Escoge un taladro adecuado para que el resultado sea lo más profesional posible.

3. Acopla el detector a la base

Acoplar detector a la base.

La forma de acoplar el detector a la base varía según el modelo. Por lo general, se hace mediante presión y se escucha un ‘clic’ cuando este ha quedado fijado.

En otros modelos es necesario atornillar el detector a la base. En este caso tan solo tendrás que colocar con la ayuda de un destornillador tres o cuatro pequeños tornillos. De este modo tan sencillo nuestro detector de humo ya estaría instalado.

 

4. Comprueba la instalación

Comprobar la instalación del detector

La instalación ya está realizada, pero queda lo más importante. De nada sirve tener instalado un detector de humo si no lo has hecho de la forma correcta. Es por ello que lo primero que tienes que hacer al terminar de instalarlo es comprobar su instalación.

La mayoría de modelos cuentan con un botón específico para realizar esta función. Se trata de una tecla en la que suele estar escrita la palabra ‘test’ o ‘prueba’. Tan solo tendrás que presionar este botón y comprobar si la alarma se activa. Vuelve a presionar y el sonido cesará.

5. Mantenimiento de los detectores de humo

Mantenimiento del detector de humo.

Como todos los aparatos electrónicos, los detectores de humo necesitan cierto mantenimiento. Lo primero que debes tener en cuenta es que emiten una luz roja intermitente cada 30 o 40 segundos.

Esta es la principal forma de saber que tu detector de humo funciona correctamente. Es importante que tengas en cuenta la característica de la luz, porque puede resultar molesta dependiendo del lugar en el que lo instales. Por ejemplo, una luz roja parpadeante en el dormitorio puede alterar tu ciclo de sueño.

 

También tendrás que cambiar la pila cuando esta esté completamente descargada. Esta tarea no es habitual, ya que las pilas suelen durar varios años. Ten en cuenta que las pilas recargables son más económicas y su vida útil es mucho más prolongada.