6 consejos para una decoración oriental

Daniela Echeverri Castro · 14 diciembre, 2018
La decoración oriental es minimalista y pretende dar un ambiente más armonioso en el hogar. Hoy compartimos unos simples consejos para empezar a implementarla en casa.

La decoración oriental se ha convertido en una tendencia para darle un aire renovado a los hogares en Occidente. Si bien se ha implementado desde hace muchas décadas, en los últimos años se ha popularizado por ayudar a recrear ambientes minimalistas y tranquilos.

De hecho, es uno de los más demandados entre quienes desean lograr un equilibrio energético en su hogar. Aunque no se trata como tal de implementar el Feng Shui, abarca el uso de elementos decorativos que tienen un significado espiritual muy especial.

¿Aún no conoces las claves para lograr una decoración oriental en tu casa? En esta oportunidad queremos compartir algunos consejos sencillos para que empieces a disfrutar este exótico estilo en tus espacios favoritos.

Consejos para conseguir una decoración oriental

Para lograr una decoración oriental hay una regla básica: menos es más. Este estilo se caracteriza en apostar por los entornos tranquilos, poco recargados y con tonalidades que transmiten tranquilidad. Además, invita a usar muebles y elementos decorativos que dan un aire armonioso.

Ahora bien, no se trata solo de adquirir complementos japoneses o chinos. Cabe recordar que se pueden incluir detalles asiáticos de otros países como la India o Turquía. ¿Quieres hacerlo en casa? Sigue las claves que te damos a continuación.

1. Crear ambientes sobrios

Dormitorio oriental.

Una de las principales características de la decoración oriental es su estilo sobrio, poco recargado. Esto se debe a la necesidad de lograr espacios armoniosos y de paz. Además, permite lograr un mejor contraste entre los elementos de tonalidades frías con colores llamativos como el rojo o negro.

Es importante tener en cuenta que el objetivo es lograr un interior equilibrado y minimalista. Por lo tanto, se deben evitar los adornos innecesarios o mala combinación de colores. Tonalidades blancas, marrones y beige también van a la perfección en este estilo.

2. Elegir materiales naturales

Los materiales de origen natural predominan en casi todas las culturas orientales. Aunque en los últimos años han aumentado los elementos decorativos industriales y sintéticos, originalmente se prefieren los que son de madera, bambú, seda, papel de arroz, entre otros.

Este tipo de materiales tienen un significado espiritual relacionado con la conexión con la naturaleza. Ofrecen muchas posibilidades a la hora de lograr diferentes contrastes en la decoración de las habitaciones o salones de la casa.

3. Optar por muebles bajos

Mobiliario de baja estatura.

El uso de muebles más bajos de lo normal es ideal para disfrutar la decoración oriental en casa. Esta característica en particular es una de las tradicionales en el continente asiático. Se suelen utilizar futones o camas bajas para el dormitorio, tal y como se hace en Japón.

También, se puede optar por sofás o asientos puestos casi a ras de suelo, los cuales pueden ir en contraste con armarios y mesitas de noche de patas altas y cuadradas. A su vez, esto se puede complementar con tatamis o alfombras mullidas.

4. Utilizar paneles japoneses

Paneles japoneses.

Los paneles japoneses son similares al popular estor que está tan de moda. Son ideales para aquellas casas cuyas habitaciones tienen grandes ventanales y espacios con mucha iluminación. En función del tamaño que se elija, puede llegar a cubrir toda una pared tanto a lo ancho como a lo largo.

Son fáciles de instalar y se pueden adquirir en diferentes colores, estampados y diseños. Dado que la idea es lograr una decoración oriental, se aconseja elegir tonos blancos o beiges, o el clásico tono natural de los paneles de bambú.

5. Vestir el suelo con alfombras

Alfombras orientales.

El minimalismo y la simplicidad son características propias de la decoración oriental. A pesar de esto, el uso de alfombras sigue vigente para lograr dicho estilo. Vestir los suelos, tal y como se hace con las paredes y ventanas, da un aire más armónico en los espacios.

Por lo tanto, una alfombra persa, turca o pakistaní siempre será un buen complemento. Eso sí, es esencial tener en cuenta que su diseño debe combinar tanto con los muebles como con los colores de la casa. No debe saturarse con demasiados accesorios encima, ya que puede perder protagonismo.

6. Complementos para la decoración oriental

Complementos orientales.

Para finalizar, cabe destacar algunos de los complementos que se emplean al realizar una decoración oriental. Los que más se utilizan suelen ser:

  • Cuadros asiáticos con letras o detalles chinos
  • Cojines
  • Estatuas pequeñas o porcelanas
  • Portavelas e inciensos
  • Bonsáis y plantas de interior
  • Lámparas chinas

¿Te animas a decorar tu hogar con un estilo oriental? Si eres amante de lo minimalista, no dudes en seguir todos los consejos dados.