9 errores de limpieza que te hacen trabajar mas

Mónica Heras Berigüete·
Basta ya de sentir que tu casa nunca está a punto. Conoce los errores de limpieza que te están costando caro y aprende a evitarlos.
 

Lo creas o no, hay hábitos dentro de tu rutina diaria que te hacen perder tu preciado tiempo, especialmente si hablamos de las tareas domésticas. Algunos de estos errores de limpieza, en los que ni siquiera te habías parado a pensar, hacen que tengas que trabajar más de la cuenta, ¿quieres saber cuáles son? 

Te aseguramos que cuando descubras estos hábitos erróneos, te sorprenderás. Coge bolígrafo y papel, y toma nota. Ha llegado el momento de cambiar la rutina para maximizar la eficacia.

Limpiar el suelo de madera.

1. No leer las instrucciones de los productos de limpieza

Te parecerá obvio pero ¿las lees? Eso suponíamos. Dedica unos minutos a ver las sugerencias de uso de los fabricantes y verás que no siempre coincide con la idea que tú tenías. Seguramente, algunas veces tiendes a usar más producto del recomendado y a aplicarlo de manera incorrecta, y esto te hace gastar tiempo y dinero.

2. No limpiar con lo que limpias

Otra de esas obviedades que de tan básicas, se pueden llegar a olvidar. Debes limpiar una vez por semana la lavadora, el lavavajillas, la aspiradora… en todos se acumulan restos y esto hace que, además de no limpiar en profundidad, se acorte su tiempo de vida.

 

Con los trapos, los guantes y los estropajos sucede lo mismo. Cuando termines de hacer la limpieza, te toca dejarlos impecables, al igual que el cubo, la fregona y el cepillo.

Cubo con productos de limpieza.

3. Errores de limpieza: no tener las herramientas necesarias a mano

Ten una cesta o un carrito con los productos de limpieza listos para que te acompañen por toda la casa. De esta forma, evitarás estar dando paseitos por toda la casa en busca del plumero, el trapo, el limpiacristales… resulta agotador y sentirás que jamás terminas con tus tareas. 

4. No recoger la cocina en cuanto terminas de comer

Sabemos que puede dar pereza y que apetece tirarte en el sofá, pero si vas fregando según cocinas y haces el resto nada más terminar, evitas que se acumulen los cacharros y la sensación de tener siempre la cocina patas por hombro.

Método Oosouji

5. Errores de limpieza: aplicar el producto sobre las superficies

Además de que lo más probable es que te quede lleno de manchurrones, también puedes estropear la superficie que estés intentando limpiar. Lo recomendable es que apliques el producto sobre un paño limpio y si es la primera vez que lo usas, hagas una prueba en una zona no visible, así evitarás que dañe tus muebles o revestimientos.

 

6. No limpiar empezando por las zonas altas

¿Te has parado a pensar por dónde empiezas a limpiar? Es probable que si hablamos del salón hayas respondido que comienzas con la mesa del comedor y el aparador, ¿no? Pues imagina qué sucede cuando limpias los estantes altos… Pues sí, todo lo que ya estaba impoluto, se vuelve a ensuciar.

Recuerda siempre empezar de arriba a abajo y deja el suelo para el final.

7. Errores de limpieza: no limpiar según se ha manchado

Si se ha ensuciado algo, límpialo en ese momento; de lo contrario, se irá acumulando suciedad y después será más difícil quitar la mancha. 

Puedes aplicar esta misma regla para mantener tu casa ordenada, haciendo la cama nada más levantarte y dejando el salón recogido antes de irte a la cama. A la mañana siguiente lo agradecerás.

Maniático del orden y de la limpieza.

8. No secar las cosas

En el momento de limpiar, es posible que tengas prisa y quieras terminar cuanto antes pero esto te hará volver a trabajar. Con las bayetas húmedas, se suelen quedar pelusas y marcas del producto, termina el acabado con un trapo de microfibra seco y limpio. Quedarán más brillantes.

 

9. Limpiar los cristales en días soleados

Puede que pienses que la luz del sol puede ayudarte a ver la suciedad de las ventanas y, por lo tanto, a dejarlas perfectas, pero te equivocas.  Con el calor, los limpiacristales se secan muy rápido y dejan manchas, así que hazlo al atardecer o en días nublados… sin lluvia, claro.

Crea tu rutina de limpieza hoy mismo

¿Qué te han parecido nuestros consejos de limpieza? Como ves, crear una rutina de limpieza no es tan difícil como parece. Solamente es necesario tener en cuenta algunos consejos para, así, aprovechar el tiempo al máximo.

Hemos compartido contigo solo algunos de los errores de limpieza más habituales con los que seguro te has identificado. Para solucionarlos, debes intentar seguir una rutina, tener herramientas de calidad, productos y todo a la mano para que no perder demasiado tiempo yendo y viniendo. 

 

Imagen principal: House photo created by jcomp – www.freepik.com