¿Cómo era la decoración del hogar en época romana?

Francisco · 21 noviembre, 2018
En época del Imperio Romano existía una interesante tendencia por decorar las casas y ofrecer una apariencia formal y atractiva mediante distintos recursos.

Históricamente podría decirse que en la época de la Roma imperial hubo un desarrollo urbanístico y gusto por el arte supremo. Las viviendas cada vez eran más cómodas y mejores, pero ¿acaso se sabe cómo era la decoración del hogar en época romana?

Las ciudades han evolucionado mucho desde aquella época. En este momento comenzaron a gestarse muchas de las tipologías constructivas que han llegado hasta nuestros días; incluso la distribución de las estancias del hogar.

Los romanos tenían una especial atracción por la estética. Hay que tener en cuenta que eran lugares de recepción de invitados, donde se hacían banquetes y para hacer negocios. Por eso, las domus han sido un referente en interiorismo.

Contexto histórico

Decoración romana.
Decoración romana / pinterest.es

En primer lugar hay que hacer una mención histórica sobre la época para poder situarlo cronológicamente. El Imperio Romano tiene su inicio de desarrollo a partir del siglo III a.C., aunque su fundación y plenitud se consolida en el I a.C.

Se comienzan a desarrollar ciudades y en ellas se construyen edificaciones llamadas insulaeEran bloques de viviendas donde residía la población de clase media. Se tiene constancia de la importancia que le otorgaban a la decoración interior.

Sin embargo, el mayor desarrollo del interiorismo se produce en los palacios y villas romanas, donde la gente adinerada podía decorar con objetos de lujo y adornar la casa, incluso con pinturas murales. Esto será sobre todo a partir del I d.C.

– El Imperio Romano nos ha dejado un legado histórico y artístico sinigual.-

La decoración estructural de una domus romana

El mundo del interiorismo en Roma es muy variopinto. El estilo y estética antigua que hubiese en cada domicilio dependía del gusto del dueño, aunque solía recaer en la mujer el interés por la decoración.

  • Las habitaciones solían ser amplias, lo que suponía la utilización de muchos recursos para poder decorar cada rincón.
  • Las paredes se solían pintar, tanto con motivos geométricos como con escenas mitológicas. Así se ha podido atestiguar con los restos obtenidos en Pompeya. El color rojo era muy recurrido.
  • Los suelos eran auténticas obras de arte mediante los mosaicos. Se empleaban teselas de diferentes colores y se representaban escenas, animales, personas, geometrías, símbolos, etc.
  • Las techumbres solían ser de madera, aunque no se descarta que hubiese en alguna ocasión sistemas de bóvedas. Se conformaban por vigas vistas, las cuales también solían ser pintadas.
Mobiliario de estilo románico.
Mobiliario estilo románico / pinterest.es

El mobiliario

En cuanto a los muebles, la madera era el principal material que se utilizaba. Tenían un dominio técnico de la talla muy avanzado, lo que les permitía poder hacer muebles de alta calidad y estética interesante.

  • Por supuesto, los armarios y arcones eran muebles que tenían una importante presencia en las habitaciones: dormitorios, salones, etc.
  • El triclinio solía ser el elemento indispensable para el descanso. Los dormitorios y salas de reuniones solían tenerlo, lo que les permitía recostarse, buscando siempre la máxima comodidad empleando cojines con telas de colores.
  • Lámparas de pie de aceite para poder iluminar los espacios: solían ser de metal dorado, con la idea de poder engalanar más aún la vivienda. Existía una clara tendencia hacia los tonos brillantes: oro y plata.
  • El scriptorium era el despacho del patronus, es decir, el lugar de trabajo donde tenía una mesa sencilla para poder hacer sus labores. Solía decorarse con amuletos, figuras, candelabros, etc.

Otros recursos decorativos

Baño romano.
Baño romano / pinterest.es

Para mostrar una estética más imperial y atractiva existen muchos otros elementos que solían decorar las villas romanas, tanto por las habitaciones como por los pasillos, ya que eran viviendas de grandes dimensiones.

  • Esculturas: sin duda va a ser la técnica artística que mayor profusión obtenga en esta época. Normalmente, una persona adinerada podía tener bustos representativos de sí mismo. También esculturas de dioses y del emperador.
  • Cuencos, jarrones y platos: muchos de estos objetos se compraban en los mercados y otros se traían de otras regiones del mundo a modo de recuerdo, especialmente de aquellos territorios que eran conquistados.
  • Fuentes: podían estar en la propia casa ya que se le otorgaba gran importancia al agua.

En definitiva, el Imperio Romano ha dejado un legado muy interesante. No cabe duda de que tenían sensibilidad estética y artística, lo que ha permitido que hoy en día mantengamos costumbres decorativas de aquella época.

Bianchi-Bandinelli, R.; Torelli, M.: El arte de la antigüedad clásica, Akal, 2000. Jenkins, Ian: La vida cotidiana en Grecia y Roma, Akal, 1997.