Cómo integrar diferentes estilos de diseño en tu hogar

Combinar diferentes estilos de diseño en tu hogar es posible. Sal de lo convencional y arriesga incorporando nuevos elementos. Haz que tu casa sea diferente y tenga un punto original y muy estético.

Muchas veces se habla de estilos de diseño en tu hogar tal y como si tuviésemos que optar por uno u otro. Esto no tiene por qué ser así, ya que se pueden integrar varios en una misma estancia o vivienda. Si no sabes muy bien como hacerlo, que no cunda el pánico. Aquí te explicamos cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta.

Además, analizamos varios ejemplos de fusión de diferentes estilos. Podrás comprobar como los resultados son simplemente espectaculares y muy originales. Vamos paso a paso, y comenzamos por los aspectos que debes tener en cuenta.

1. Arriesga y gana

Decoración de estilo japandi.
Decoración de estilo japandi / pinterest.es

Arriesgar es fundamental para integrar diferentes estilos de diseño en tu hogar. Lo fácil sería elegir el mismo tipo de muebles, dos o tres tonos de un mismo color para decorar y optar por elementos sencillos. El resultado no estará mal, pero tampoco será nada que no hayamos visto en cientos de casas.

Desde aquí te animamos a que pruebes combinaciones diferentes. Mezcla colores y estampados que a priori te parezcan muy diferentes. Busca objetos antiguos, modernos o abstractos. La única norma es que no hay normas. Haciendo lo mismo de siempre no lograrás que tu vivienda se diferencie ni llame la atención, así que combina diferentes estilos de diseño en tu hogar, arriesga y gana.

2. Fusionar estilos de la manera adecuada

Palmera interior para salón.

Uno de los errores más recurrentes es el de no comprender lo que significa fusionar estilos. Como consecuencia, vemos estancias que están compuestas por diferentes espacios inconexos entre sí. No estamos hablando de hacer un rincón rústico en una vivienda minimalista. Tampoco  de crear un comedor de estilo shabby chic en una sala de estar underground.

Buscamos la fusión, la mezcla de estilos en un mismo espacio. El resultado tiene que ser la unión de elementos, aparentemente diferentes, que dan como resultado una armonía en la vivienda.

3. Juega con los colores y materiales

vigas a la vista en un salón comedor

Los colores y los materiales son uno de los aspectos más importantes en la fusión de estilos decorativos. Son ellos los que van a dar el punto diferente que buscamos. Dependiendo del resultado que queramos obtener, tenemos dos opciones.

La primera es incluir objetos de otro estilo diferente al predominante en colores llamativos que rompan con la paleta predominante en la estancia. Esta opción es bastante arriesgada, ya que llama la atención notablemente.

La segunda opción es incluir elementos de diferentes estilos de diseño en tu hogar, pero en los mismos tonos. El resultado seguirá siendo muy original, pero al mismo tiempo más delicado. No hay una opción mejor que la otra, tan solo depende de tus gustos y del efecto que desees conseguir.

Ejemplos de integración de estilos de diseño en tu hogar

Decoración underground e industrial.

En la imagen superior podemos ver el resultado de fusionar el estilo underground o industrial con el rústico. Es una opción muy arriesgada y que no a todo el mundo le gusta. Lo que es innegable es que el resultado no dejará indiferente a nadie.

En este caso, se ha optado por incluir el estilo rústico a través del mobiliario de madera. Para crear armonía, la madera se ha distribuido de modo uniforme por toda la estancia. Al mismo tiempo, el estilo underground no pierde fuerza y sigue con sus señas más características. Las paredes de hormigón y el metal son dos básicos que no pueden faltar.

Decoración shabby chic y minimalista.

En la imagen superior podemos ver el resultado de fusionar dos estilos que aparentemente parecen totalmente opuestos. Hablamos del estilo shabby chic y el minimalista. La influencia del segundo de ellos se ve a golpe de vista. La estancia está prácticamente vacía. Los únicos elementos que vemos proceden del estilo shabby chic. Un sillón, un espejo y una mesa baja en la que hay colocado un florero.

El color blanco y los grandes ventanales son perfectamente compatibles con ambos estilos, por lo que ejercen de elementos de unión. Respecto a las flores, no podían faltar, teniendo en cuenta que hablamos de estilo shabby chic. Al ser tan solo un pequeño elemento decorativo, combina perfectamente con el estilo minimalista.

Conclusión

Integrar diferentes estilos de diseño en tu hogar es siempre una buena idea. Sal de lo convencional y arriesga incorporando elementos muy diferentes entre sí. Tal y como has podido comprobar, si sigues las pautas que te hemos explicado, los resultados son originales y muy estéticos.