Consejos para elegir correctamente la ubicación de tu casa

Calidad de vida, descanso y bienestar deben ser nuestra prioridad. Nuestro hogar en el espacio de confort diario

¿Estás pensando en mudarte y no sabes cuál es la mejor zona para tu hogar?, ¿en un céntrico barrrio de una gran ciudad o en una tranquila urbanización? Te ofrecemos algunos consejos para elegir correctamente la ubicación de tu casa.

Tanto la opción de vivir en el centro de la ciudad como vivir a las afueras tienen grandes ventajas e incovenientes. Sin embargo, existen condicionantes que nos motivan a decantarnos por una opción u otra.

También hay que tener en cuenta otros aspectos como la propia orientación de la casa. De una forma u otra es importante que decidamos sabiendo cuáles son los factores que mejor nos convienen en el día a día.

La vida en un casco urbano

Bien es cierto que nos gusta tener todos los servicios posibles a mano; es decir, tiendas, centros de ocio, servicios sanitarios y administrativos, etc. No lo neguemos, a todos nos gusta tener comodidades a la puerta de casa.

Residir en el centro de una ciudad es sinónimo de tener muy cerca todos los recursos que, a diario, necesitamos. De todos modos, no es cuestión de situar nuestro hogar en cualquier parte.

Antes de escoger la ubicación debemos comprobar la situación del entorno donde se ubicaría nuestra nueva casa. Por tanto, ten en cuenta los siguientes la proximidad a estos recursos que pueden servirte en el día a día:

  • Supermercados
  • Centro educativo
  • Espacios de ocio y tiempo libre
  • Superficies comerciales
  • Tiendas de consumo: panadería, charcutería, pescadería, verdulería, etc.

¿Cuáles podríamos considerar como factores negativos a evitar si queremos residir en el centro de una ciudad? Cada persona puede gustarle un estilo de vida diferente; por eso, a nivel general, los siguientes consejos son aconsejables para la sociedad:

  • Evitar lugares ruidosos y donde suele haber bullicio
  • Calles o plazas donde haya numerosos bares habitualmente concurridos
  • Zonas de aglomeración turística
  • Edificios donde existan pisos de estudiantes
  • Calles con abundante tráfico
  • Espacios contaminados por humos

La vida a las afueras

Casa de campo

¿Qué tipo de viviendas podemos encontrarnos en las afueras de una localidad? Urbanizaciones, fincas rurales y chalets.

Normalmente este tipo de entornos son relajados, tranquilos y favorables para la vida en familia, puesto que se garantiza descanso ajeno al ritmo estresante de la ciudad, pero sin alejarse mucho de ella.

Los tipos de hogares que encontraremos en estos entornos serán urbanizaciones de chalets individuales, adosados o pisos; de hecho, suelen construirse con zonas comunes como piscinas y parques con césped natural.

¿Cuáles son los factores que influyen en un estilo de vida a las afueras de la ciudad? Veamos en primer lugar aquellos que son positivos para las personas:

  • Tranquilidad
  • No existe contaminación
  • Ausencia de ruidos y bullicio
  • Proximidad a la naturaleza
  • Mayor seguridad y calidad de vida
  • Jardín

En cuanto a los negativos, ¿que debemos tener en cuenta?

  • Lejanía de centros educativos, sanitarios y administrativos
  • Escasa oferta socio-cultural, lo que obliga a tener que acudir a la ciudad
  • Ausencia de grandes espacios comerciales
  • Carencia de tiendas
  • Dependencia del coche para desplazarse

Una vez que hemos comprobado cuáles son los elementos a tener en cuenta, vosotros mismos debéis analizar vuestro estilo de vida, qué os conviene más y qué debéis desechar.

Orientación

Una casa con buena orientación puede permitirnos ahorrar energía y tener buena iluminación natural. Hay que incidir en este consejo; por eso, conozcamos mejor hacia dónde debemos orientar nuestro hogar.

Si lo hacemos hacia el norte es posible que durante todo el año la casa sea fría y tengamos que recurrir a calefacción durante más tiempo que si estuviese orientada hacia el sur. Esto nos provocará un gasto económico considerable.

¿Qué es lo mejor entonces? Una orientación al sureste, puesto que nos ofrecerá buen clima, iluminación natural desde primera hora del día y aire para la ventilación.

Reformar tu casa.

Consejos útiles

No solamente existe la posibilidad de vivir en el centro de una ciudad o a las afueras; también se puede escoger una localización intermedia, es decir, una vivienda que se sitúe alejada de factores negativos de ambos tipos.

Es imprescindible residir en un lugar donde tengamos, en mayor medida, factores positivos. Ante todo, es aconsejable desechar residencias donde exista contaminación de aire, lumínica y acústica. La salud ante todo.

En el caso de que se tenga una familia con hijos pequeños, la vida en las afueras puede ser muy positiva; no obstante, hay que tener presente que crecerán y, en un futuro, querrán salir por sí solos, lo cual nos obligará a depender del coche.

Conclusión

Escoger una buena ubicación puede ofrecernos calidad de vida. El día a día puede resultar muy negativo si tenemos nuestro hogar en contra; por eso, ten en cuenta todos los factores que hemos visto y decide por ti mismo que es lo más te conviene.

Te puede gustar