Consejos para favorecer la convivencia en casa

25 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Para mejorar el ambiente del hogar es fundamental que exista un buen clima de convivencia entre los inquilinos; solo así se llegará al estado de bienestar.

Cada persona tiene su carácter, sus costumbres y su forma de ser. Esto puede afectar directamente en la vida cotidiana que hacemos en el hogar, ya sea en una familia, en un piso de estudiantes o con los vecinos; por eso, te mostramos algunos consejos para favorecer la convivencia en casa.

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos es la comprensión entre los individuos de una vivienda. La manera de comportarnos es variable. Puede haber épocas en las que pasamos mucho tiempo en casa y otras que no; todo depende del ritmo diario que llevamos.

En este sentido, debemos actuar de formar asertiva y buscar los puntos de entendimiento para mejorar la calidad de vida y crear un buen ambiente en el hogar. Esto beneficiará a nivel emocional y también en la decoración, ya que buscaremos la manera de cuidar nuestro domicilio de la mejor manera posible.

El sentimiento de empatía es fundamental

Decorar un piso en pareja.

Nuestro hogar puede salir damnificado si no mantenemos una actitud asertiva con los demás inquilinos. Este es un problema que se produce sobre todo si se convive con adolescentes, ya que estos se encuentran en un período vital de reivindicación y cierta rebeldía.

Esto puede generar ciertos problemas, básicamente porque va a haber un miembro de la familia que no realizará labores de limpieza, el orden de su cuarto, la colaboración en las tareas diarias, etc. Es importante que todos participen en el cuidado de la vivienda.

De esta manera, debemos ver las situaciones desde una perspectiva en la que la empatía juegue un papel fundamental. Hay que entender al prójimo y ayudar; por eso, a los adolescentes hay que tratarlos como iguales, enseñarles que deben de colaborar y que vean un resultado positivo en el esfuerzo.

– No hay nada mejor como llegar a casa y que esté todo en orden, limpio y organizado.-

Los mejores consejos para favorecer la convivencia en casa

Recuerda que para evitar cualquier tipo de conflicto y no perjudicar la atmósfera de la casa, hay que estudiar la situación y saber actuar con determinación. A continuación, veremos algunos de los consejos que mejor funcionan a la hora de favorecer la convivencia.

  • Analiza cuál es la situación del momento. Si realmente has comprobado que exite algún miembro de la casa que está generando ciertos problemas en el cuidado de la misma, es momento de tomar riendas en el asunto para que no se caiga en la tensión ambiental.
  • Hay que evitar la discusión y el enfrentamiento; esto solamente producirá problemas y errores. Lo importante es razonar, hablar, reflexionar y solucionar. Si se siguen estos conceptos, se conseguirá un resultado eficiente.
  • Trata de concientizar sobre la necesidad de cuidar la casa. Es posible que, para ello, sea necesario enseñar cómo se limpia, de qué manera deberían estar ordenados los muebles y objetos y, a partir de ahí, hacerle ver a cada miembro del hogar que este sistema proporciona bienestar.
  • Nosotros mismos debemos dar ejemplo. En ningún momento se puede exigir algo que tú mismo no cumples. Es más que necesario que mostremos cuál es el buen camino a seguir, qué fórmulas hay que aplicar y cómo se debe trabajar en el día a día.

La importancia de la participación colectiva

Familia organizada para limpiar la casa

No debemos olvidar que en un domicilio residen varias personas. En el fondo, todos han de participar por igual en las tareas del hogar. Por este motivo, hay que evitar el momento en el que se produce el desequilibrio entre un miembro que suele cumplir con las labores y otro que no.

Cuando una persona llega a ese punto de comodidad y conformismo, es momento de llamarle la atención desde el principio; es decir, justamente cuando no haya cumplido con su tarea, es importante señalarlo y no dejarlo pasar para, así, tener la conciencia tranquila.

En el caso de que sea una familia, los hijos también pueden estar implicados en la labores de limpieza y orden. Solo así se educarán en un ambiente aceptable y aprenderán cuáles son sus responsabilidades.

Una casa ordenada es sinónimo de felicidad

Tener la casa en orden debería ser una obligación. Con el ritmo diario que solemos llevar, muchas veces la dejamos sin recoger y, al llegar de nuevo, comprobamos que nos desagrada la situación.

Por tanto, es mejor que todos los inquilinos salgan de casa por la mañana habiendo hecho sus quehaceres diarios. Así, cuando regresemos de nuevo, podremos disfrutar de una vivienda limpia y ordenada.

  • Arango Calad, Carlos: Psicología humana de la convivencia, Universidad del Valle, 2007.