Consejos para una decoración en blanco y gris

Yamila Papa · 25 junio, 2018
Ambos colores son tendencia, y si los juntamos tendremos un espacio único y acogedor.

Si estás buscando un ambiente completamente refinado y elegante, una decoración en blanco y gris puede ser una excelente opción. El primer tono es sinónimo de pureza y el segundo de sofisticación. ¡Ideal para una sala o un recibidor! En el siguiente artículo te damos algunos consejos para que el diseño te quede más que bonito.

Por qué elegir una decoración en blanco y gris

Podemos crear ambientes más que llamativos y al mismo tiempo agradables usando los colores adecuados. Si bien se puede pensar que una decoración en blanco y gris es algo ‘fría’ o ‘impersonal’ lo cierto es que queda más que bien en ciertos espacios, principalmente en aquellos donde se reciben visitas o personas ajenas a nuestro entorno familiar.

Lo mejor de todo es que puedes usar ambos colores en la pintura de las paredes, en los muebles, en los accesorios, en los textiles. Y en el caso del gris, jugar con todas las tonalidades disponibles, de más claro a más oscuro.

Blanco y gris para el dormitorio.

Para que la decoración quede perfecta, te recomendamos como base que uno de los dos colores sea el protagonista. Elige cuál te gusta más. Pero si ambos te encantan, puedes tener en cuenta el tamaño del ambiente.

En el caso de que sea un sitio pequeño, opta por el blanco como principal, porque dará la sensación de mayor espacio. Si la estancia es de tamaño grande, puedes por ejemplo pintar una o dos paredes de gris o incluso colocar un sofá del tipo chaise longue de ese tono. ¡No te arrepentirás!

Consejos para una decoración en blanco y gris

Más allá del tamaño del ambiente que deseas decorar con estos dos colores, hay algunas otras cuestiones que puedes tener en cuenta para que quede perfecto. Ten en cuenta que, según cuán ‘cargado’ esté el espacio puedes conseguir diferentes efectos.

Si bien se puede usar el gris y el blanco en diversas corrientes decorativas, lo cierto es que quedan mucho mejor en ambientes de estilo nórdico o moderno. Si optas por un tono más bien metálico, entonces puede quedar bien con una sala minimalista o futurista.

Idea 1: paredes blancas, accesorios grises

Esta es la opción básica para una decoración en blanco y gris, pero por supuesto tiene sus secretos. Puedes pintar todas las paredes en tonos claros y luego aprovechar para combinar con cortinas, cojines, muebles, alfombras o lámparas grises.

Salón en blanco y gris.

De esta manera, le darás un tono más acogedor y agradable a tu sala o comedor. La idea es que el blanco de las paredes aporte luminosidad y expanda el ambiente, al mismo tiempo que el gris le brinde un carácter muy especial al entorno.

Idea 2: paredes grises, accesorios blancos

Lo contrario a lo anterior puede quedar muy bien por ejemplo en el baño. Los azulejos y pisos grises combinan a la perfección con todos los artefactos en blanco. Y por supuesto, si le sumamos grifos metálicos, el resultado no podría ser mejor.

Una decoración en blanco y gris en el baño nos da la sensación de ingresar en un ambiente muy moderno y del futuro. Así es como están diseñados por ejemplo en ciertos hoteles de categoría superior o en las oficinas de empresas reconocidas en las principales ciudades del mundo.

Cocina en gris y blanco.

Idea 3: un sector de color gris

¿Qué te parece si en lugar de que la proporción blanco-gris sea equitativa optas por inclinar la balanza? Por ejemplo, puedes tener todos los muebles blancos y los cojines grises. O bien las paredes de blanco con dos cuadros grisáceos.

Idea 4: una pared de cada color

O bien podría ser tres de un tono y la restante de otro color. En una sala queda muy bien que por ejemplo la pared donde se encuentra el televisor esté pintada diferente. En ese caso, sería más sutil el uso del gris, el cual se puede complementar con algún cojín, cuadro u objeto de ese tono.

Cocina en blanco y gris.

¿Y qué sucede en la cocina o la habitación? Hasta ahora hemos hablado de varios ambientes, pero no hemos nombrado a dos de los más importantes… ¡Que también ‘aceptan’ una decoración en blanco y gris!

Las cocinas quedan más que elegantes y modernas y en el caso del dormitorio, según el tono de gris que usemos puede aportar la calma que necesitamos para descansar.