¿Cuándo se debe usar una decoración con tonos grises?

13 junio, 2018
La decoración con tonos grises se ha convertido en toda una tendencia. ¿Te atreves con el gris? Aquí tienes algunos consejos y claves para saber decorar con este color.

En los últimos años y con el auge de ciertos estilos decorativos, por ejemplo el nórdico, la decoración con tonos grises se ha convertido en toda una tendencia. 

Culturalmente hemos considerado el color gris como un color triste y que transmite soledad. Sin embargo, el gris tiene mucho más que aportarnos. En la cultura oriental, este color es considerado un símbolo de serenidad y sabiduría. 

Evidentemente debemos tener cuidado cuando decoramos con colores controversiales para no caer en el exceso. Recuerda que todos los extremos son malos y lo que menos queremos es deprimirnos al entrar a una estancia decorada con gris.

En el artículo de hoy te contamos cuándo debes usar decoración con tonos grises. 

El gris

El gris es considerado un color neutro ya que se encuentra entre el blanco y el negro. Además, es un color de apariencia fría que sin embargo, aporta mucha calidez, equilibrio y sofisticación. Todo ello sabiéndolo combinar, por supuesto.

Lo mejor del gris, y una de las razones principales por las cuales se ha convertido en tendencia, es que al ser un color neutro puede ser combinado por una amplia gama de colores. 

Encimera silestone en gris claro.

Por si esto fuera poco, el gris posee una amplia gama de tonalidades cromáticas, encontramos así:

  • Gris perla
  • Tórtola rosado
  • Gris lino
  • Gris topo
  • Antracita

¿Dónde y cuándo utilizar una decoración con tonos grises?

En primer lugar, debemos cambiar nuestra mentalidad. El gris no es un color triste. Tampoco es un color que derroche alegría, las cosas como son. Simplemente se trata de un color neutro que puede convertirse en nuestro mejor aliado.

En segundo lugar, debemos tener claras las propiedades o características del gris para así saber dónde podemos incluir una decoración con tonos grises.

También debemos tener en cuenta las diferentes tonalidades del gris para saber con qué otros colores queda mejor. 

Por ejemplo, el gris en cualquiera de sus tonalidades no queda bien con colores demasiado oscuros como azul oscuro o verde botella.

Si lo combinamos así oscureceríamos mucho la estancia y, por otro lado, no estaríamos dejando que lo bello de esos colores sobresaliera.

Decoración con tonos grises para dormitorios

Sí, has leído bien: ¡dormitorios grises!

Los tonos grises vienen genial para los dormitorios o para aquellas estancias en las que nuestro objetivo sea crear espacios relajantes y propios para el descanso. 

Dormitorio blanco, gris y negro.

En habitaciones  infantiles o de bebés se ha convertido en toda una tendencia la decoración con tonos grises y azul turquesa o verde menta. El tono del gris es un gris perla o gris tórtola. El color de los muebles también es importante.

Si quieres un espacio sereno, apuesta por muebles en blanco y si quieres un espacio más cálido introduce algún mueble como una silla mecedora o un aparador de madera marrón.

Salones grises

El gris es también un color que podemos ver en el salón de manera predominante. En este caso, te aconsejamos apuestes por tonos claros y combínalos con tonos pastel.

Por ejemplo, una combinación en tendencia para los salones es:

  • Paredes gris antracita
  • Sofá gris claro, el tono más claro.
  • Complementos en tonos pastel (rosa, verde, azul, etc.)
  • Para romper la dinámica cromática un aparador o sillón marrón de cuero.

Si las paredes grises para ti son too much, no pasa nada, de blanco también quedarán genial. El gris claro en el salón aporta luminosidad sin llegar a deslumbrar como puede ocurrir con el blanco. Los elementos en tonos pastel aportan calidez y equilibrio.

Habitación con decoración marinera en tonalidades azules, blancos y grises

Por último el elemento marrón es totalmente opcional pero hace que la estancia sea mucho más acogedora.

En la oficina el gris también triunfa

Si quieres una oficina que transmita buena energía para pasar largas horas de trabajo, te recomendamos una decoración con tonos grises en combinación con colores llamativos como rojo, amarillo o fucsia. 

De esta forma tendrás una oficina equilibrada y un buen lugar para trabajar y hacer todas tus tareas.

Conclusión

Evidentemente estas no son las únicas estancias que podemos decorar con tonos grises.

Las cocinas también se han rendido al encanto del gris y es cada vez más común ver cocinas con aire sofisticado gracias a este color. 

Por último, las tendencias que más resuenan en estos días son:

  • Suelo gris: ya sea de parquet o microcemento.
  • Paredes grises: si son oscuras aportan mucha elegancia y sofisticación.
Te puede gustar