Los dormitorios del siglo XXI también son salones y despachos

Estefany Hurtado · 31 mayo, 2018
Los dormitorios del siglo XXI son espacios multifuncionales que, en ocasiones, integran un salón y un lugar de trabajo o estudio.

Los dormitorios del siglo XXI se han convertido en auténticos espacios multifuncionales en los que ya no  solo es posible descansar de noche sino de día y trabajar también. Evidentemente esto no siempre ha sido así. La vida humana ha pasado por diferentes etapas en las que su forma de vida también era diferente.

La manera en la que una familia de determinada época distribuía su casa nos da muchas pistas sobre cómo era su forma de vida y su nivel social y económico.

Hoy en día el avance tecnológico, las redes sociales y nuestro estilo de vida tan rápido nos ha hecho adaptar la zona que habitualmente era solo de descanso nocturno en una más polivalente desde la cual hacer cualquier cosa.

En el artículo de hoy hablaremos de los dormitorios del siglo XXI y de sus particularidades.

El dormitorio

El concepto que tenemos, o teníamos, del dormitorio era el de intimidad. Sin embargo, contrario a lo que pensemos, este concepto solo surgió en el siglo XVIII.

Edad Media

El dormitorio era concebido como una habitación dentro de otra. En ella que se podían recibir visitas y también trabajar.

Dormitorio Edad Media.

Era un lugar para ostentar y por ello no era difícil encontrar, por ejemplo, dos camas. Una muy llamativa y otra más sencilla donde realmente se dormía.

Incluso, los dirigentes militares o políticos de esta época firmaban acuerdos en dichos lugares.

Renacimiento

Al llegar el Renacimiento, el dormitorio pasa a concebirse más que un lugar de reuniones y trabajo. Un espacio de intimidad y comodidad para el descanso.

Surge una gran pasión por las camas, habiendo incluso más de dos en una misma habitación.

Revolución Industrial

El desarrollo tecnológico de los siglos XVIII Y XIX contribuyeron a que los dormitorios fueran cada vez más cómodos.

Recordemos que las camas antiguas eran de madera muy pesadas y con esta nueva etapa se empezó a innovar en materia de camas.

Las camas pasaron a ser de metal, más ligeras y económicas. Además se comenzó con la confección de ropa de cama y colchones.

Entrados en el siglo XX, encontramos dormitorios más pequeños debido a que las viviendas también lo son.

Muchos de ellos con otros muebles como cómodas o divanes. Además, también se incorporan a los dormitorios ordenadores y televisores.

Como ves, el concepto de dormitorio ha ido cambiando conforme pasa el tiempo.

Sin embargo parece que los dormitorios del siglo XXI están volviendo a ser aquellos espacios en los que es posible reunirse, trabajar y descansar.

Un espacio multifuncional: dormitorios del siglo XXI

Uno de los objetivos que se busca hoy en día a la hora de diseñar y decorar un dormitorio es la funcionalidad.

Vivimos en un mundo en el que la vida va muy deprisa y necesitamos hacer muchas cosas a la vez. Para ello, necesitamos tener todo a mano.

Dormitorio multifuncional.

Por ello, nuestras viviendas son algo más que un lugar donde vivir. A menudo también incluyen espacios de ocio, de trabajo o de estudio.

El dormitorio es una de las estancias de la casa que, como hemos visto, más ha cambiado.

Los dormitorios del siglo XXI son un espacio de trabajo, de descanso y también íntimo, o por lo menos debería serlo.

A continuación veremos cómo podemos incluir un salón y un despacho en un dormitorio.

Dormitorio + salón

No es tan descabellado pensar en un dormitorio con un salón.

Esto se debe a que hoy en día en el mercado podemos encontrar diversos muebles que nos ayudarán a incluir una zona de visitas o descanso “exprés” en nuestro dormitorio.

Dormitorio salón.

Dependiendo del espacio del que dispongas puedes incluir desde un sofá con una mesa de centro y algunos sillones, o algunos puffs.

Otra opción es incluir un diván a los pies de la cama. Será un punto de apoyo extra y donde puedas hacer la siesta. Para que el salón esté completo puedes incluir una TV en la pared o ponerla sobre alguna cómoda.

Dormitorio + despacho

Trabajar desde la cama es un capricho que a algunos les gusta más que a otros.

Sin embargo, todos alguna vez hemos terminado contestado e-mails del trabajo desde la cama o contestado whatsapps de compañeros desde nuestra habitación. Trabajar desde la cama puede resultar perjudicial para nuestra espalda.

Dormitorio despacho.

Por ello, si eres de los que se lleva el trabajo a casa o necesitas sí o sí un lugar para estudiar o trabajar en tu dormitorio, te recomendamos que designes un lugar para ello.

Evidentemente también depende del espacio, pero un escritorio bonito con una silla decorativa harán de tu dormitorio un lugar funcional y decorativo.

Si el espacio no te sobra, puedes optar por aprovechar algún hueco de la pared para poner el escritorio y utilizar una silla plegable.

Conclusión

Los dormitorios del siglo XXI son espacios multifuncionales que se adaptan a nuestro estilo de vida.

Eso sí, nunca debemos olvidar que también debe ser nuestro lugar íntimo y de descanso. Por ello, hay que tener presente que la comodidad debe ser uno de sus fundamentos.