Decoración al estilo japonés

3 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Conoce todos los secretos de la decoración al estilo japonés.

El arte oriental siempre ha sido un foco de inspiración para la decoración. Las culturas asiáticas han influido en el mundo occidental de una manera muy significativa. Por eso, en esta ocasión hablaremos de la decoración al estilo japonés, un estilo que tiene su desarrollo en torno a la filosofía zen; o lo que es lo mismo: la búsqueda de la armonía.

Este estilo es perfecto para mantener el equilibrio entre la limpieza y el orden y se centra principalmente en una admiración particular por la belleza natural. A continuación, te mostramos las claves para darle presencia en el hogar.

Tratamiento del espacio para la decoración al estilo japonés

Habitación decorada al estilo japonés con puertas correderas traslúcidas de papel y muebles a ras de suelo

En la decoración al estilo japonés, el tratamiento del espacio es un elemento fundamental. Y es que, en un país donde existe una gran concentración de población en las grandes ciudades, es necesario sacar el máximo provecho posible de los metros que disponemos.

Toda la ordenación del mobiliario va diseñado para generar espacios abiertos, capaces de transmitir serenidad. Pero ¿cómo lo consiguen?

  • La ordenación del mobiliario es fundamental. Se inspira en la rama filosófica del Feng Shui, donde la búsqueda de la paz y la serenidad son el principal pilar.
  • Diseño modular de las habitaciones: esto permite ganar espacio en pisos pequeños, al mismo tiempo que ayuda a mantener el orden.
  • El espacio central de la habitación está despejado: esto se consigue con los característicos muebles bajos. Con el mobiliario de baja altura se crea un espacio más diáfano y descongestionado, consiguiéndose una apariencia de mayor amplitud.
  • El orden es una de las claves de este estilo. Los sistemas de almacenamiento son imprescindibles para generar espacios abiertos. El uso de estanterías en la parte superior de las habitaciones permite tener más espacio.
  • El uso de shoji o pantallas correderas: se trata de unos tabiques realizados con una armadura de madera sobre la que se pega un muro de papel. Esto permite crear un espacio diáfano, que, además, deja entrar la luz.

Dan sha ri o el minimalismo japonés

Danshari.
Danshari / pinterest.es

Uno de los mantras más repetidos en la decoración japonesa es el orden y la eliminación de lo prescindible. Se podría decir que la mejor embajadora de esta filosofía es Marie Kondo, quien en su famoso reality show nos ha mostrado cómo deshacernos de todo aquello que acumulamos.

Una de las características más reconocidas de este estilo es la sencillez de sus formas. Los japoneses buscan de forma constante la armonía entre los diferentes elementos de su hogar. Por ello, consideran que la mejor manera de conseguir ese equilibro es con la búsqueda de la pureza de las formas.

Es un estudio supremo de la eliminación: no solo la suciedad, sino de la eliminación, también de lo insignificante.

-Frank Lloyd Wright-

Como vemos, se trata de un arte muy práctico; es decir, lo principal es la funcionalidad. Por este motivo, todos los muebles que componen la decoración de la casa destacan por la pureza de sus formas y el orden geométrico.

Mobiliario de la decoración de estilo japonés

Tatamis.

Debido a la filosófica japonesa acerca del orden y la utilidad de las cosas, la mayor parte de la decoración de la casa se va a centrar en el mobiliario. Estos son algunos de los muebles más característicos:

  • Los tatamis: el foco de atención de la decoración japonesa se centra principalmente en los elementos del suelo. Debido a esto, uno de los recursos más característicos son los tatamis. Se trata de una esterilla realizada con paja. Su origen viene de la costumbre de descalzarse en casa.
  • Futones: otra forma de aprovechar el espacio es con el uso de un futón sobre la superficie del tatami. Este tradicional colchón tiene la ventaja de proporcionarnos gran versatilidad, ya que puede ser recogido con mucha facilidad. De este modo, podemos transformar rápidamente nuestro dormitorio en una sala de estar.
  • Kotatsu: este mueble sería el equivalente a la mesa-camilla. Se trata de una pequeña mesa de baja altura que en su interior tiene un pequeño brasero para mantener el calor en el invierno.
  • Tansu: por último, no podemos olvidarnos del tansu. Se trata de un pequeño mueble-gabinete de madera en forma de cofre. Está compuesto por una serie de cajones que, a su vez, quedan ocultos tras unas puertas batientes lacadas.

Este tipo de muebles se utilizaban a modo de maleta. Sin embargo, debido a su encanto decorativo, se han convertido en uno de los principales recursos de la decoración de estilo japonés.