Decoración boho: un estilo bohemio

Teresa Montes · 8 marzo, 2018
Un estilo lleno de personalidad, creatividad y color. ¡Adiós al blanco y negro! ¡Hola colores vivos y materiales naturales!

Lo primero que tienes que tener en cuenta de este estilo es que no sigue normas ni patrones. Es un estilo libre, rebelde, despreocupado, flexible y que se sale de todo lo convencional.

No obstante, esto no quiere decir que no haya unas claves para conseguirlo, solo que se adapta al gusto de cada persona. Si las quieres conocer, quédate leyendo este post.

El mundo interior del estilo boho

Hay que tener en cuenta que este estilo se dió a conocer por los bohemios ya que siempre han sido personas que rechazaban las normas morales tradicionales y su estilo de vida era diferente.

Una de sus grandes claves, es su apariencia hippie, exótica, étnica y por supuesto, bohemia.  ¿Pero por qué tantos estilos? Pues bien, la decoración boho mezcla objetos de todas las culturas y estilos, de ahí su aire desenfadado y casual.

Es un estilo muy viajero ya que recoge objetos y elementos de todas partes del mundo para representar todo tipo de culturas. Sin embargo, es importante buscar el equilibrio y crear ambientes bohemios armoniosos.

Colores que predominan en este estilo

El boho es el estilo decorativo dónde más colores hay y dónde tienen más peso visual en la decoración de todo su conjunto.

Los colores tienen mucha relevancia ya que son el eje de la decoración. Todos aparecen mezclados con naturalidad y en cualquier espacio. Los colores más utilizados son los vibrantes y aterciopelados, generando contrastes entre unos y otros.

La luz también es un aspecto clave en este estilo para que reboten los colores y se vean más brillantes.

Los colores que más destacan son los tonos fucsias, morados, naranjas, amarillos mostaza, azules profundos…

Por eso, lo más fácil es optar por tonos suaves y naturales como el blanco, el naranja, el marrón o el verde y huir de los colores más complicados. Aunque si nos atrevemos, también podemos intentar introducir colores fuertes y chillones.

Colores para el estilo boho naturales: tierra, blanco, marrón.

Otros colores que combinan a la perfección con este estilo son los colores de piedras como la esmeralda y el zafiro.

Los textiles: un elemento indispensable

Los textiles son uno de los elementos más destacados en este estilo. Gozan de gran protagonismo en cada estancia. Los estampados con diversos motivos le dan ese toque especial que tanto caracteriza al estilo boho.

Las alfombras gruesas, mantas en los sofás, cojines, tapices en las paredes, fundas, sábanas, terciopelo para tapizar sofás, pufs marroquíes o cortinas en vez de puertas serán ideas clave para conseguir este estilo. Todo ello con estampados de motivos árabes, indios, marroquíes y asiáticos, le sumarán un plus a la ambientación.

El dormitorio es la habitación ideal para experimentar con los textiles ya que son fáciles de encontrar y darán un aire alegre, desenfadado y romántico.

Con todo ello, nuestro espacio adquirirá un ambiente más casual y menos serio.

Textiles para decorar tu habitación con estilo boho.

Muebles y accesorios

Muchos de los muebles que se incluyen en este estilo pertenecen al estilo vintage dando un aire retro al estilo. 

No obstante, vale cualquier tipo de mueble, siempre y cuando armonice con el resto de los elementos. Podemos incluir un sofá de cuero tipo Chesterfield: elegante sofá de tela con mucho cojines, con una mesa de centro de madera robusta.

Si no queremos arriesgar y preferimos ir a lo seguro, hay muebles que son un acierto seguro como los de madera noble con aspecto desgastado, los de mimbre, o de forja.

Elementos para decorar con estilo boho: silla de mimbre, plantas y estampados en los textiles.

 

A modo de accesorio también se suelen utilizar piezas de cerámica como platos decorativos, fotos o esculturas.

Se suelen colgar pequeños detalles, en crochet por ejemplo, en la pared o encima de cualquier mueble para conseguir una ambiente más bohemio.

Los accesorios y complementos cuanto más naturales mejor. La madera o los metales combinarán genial con el resto del ambiente.

Puedes incluir cestas de mimbre o fibras naturales, candelabros de aspecto antiguo, velas para colocar en cualquier rincón, estanterías de pie, bandejas en bronce o cuencos de cerámica para continuar con la estética boho.

Para vestir las paredes puedes colgar atrapasueños, piedras preciosas, libros antiguos apilados y todo lo que se te ocurra. La imaginación no tiene límites con este estilo.

Plantas y flores

La presencia de  plantas y flores es un aspecto esencial en este estilo. Podemos poner tanto naturales como artificiales, aunque estas primeras darán una ambientación más especial.

Cuánto más grandes sean las plantas, mejor, ya que aumentará la naturalidad de la estancia. También puedes colgar las plantas del techo o colocarlas en repisas y estanterías. Además, se pueden adornar y presentar en maceteros colgados del techo utilizando colgadores de crochet o de madera, y en cestas de mimbre.

Las flores, a parte de integrarse en los textiles de la decoración, aportan mucho colorido y se las vincula con distintos orígenes y culturas. Es la forma más fácil y económica de añadir toques naturales a tu hogar. 

En este último tiempo se ha puesto tan de moda que ahora se celebran bodas estilo boho. Los vestidos, la decoración y el ramo de flores intentan seguir esta ambientación, saliéndose del convencionalismo.
 Como vemos el estilo boho es sinónimo de rebeldía y colorido, apoyándose en elementos naturales.
¿Te animas a incluir este estilo en tu hogar?