Decoración para tener una casa feliz

Mónica Heras Berigüete · 5 febrero, 2019
Esta son las claves de una decoración para tener una casa feliz. Porque ella también quiere sonreír y verte a ti hacerlo.

A todos nos gustaría ser más felices. Para lograrlo, es muy importante poder sentirnos cómodos e inspirados en el lugar en el que pasamos más tiempo y, que además, es un reflejo de nuestra vida interna: la casa. Aquí te presentamos algunas ideas sencillas para lograr una casa feliz.

¡Sonríe!

Empezar por el principio

Mapa Bagua.
Mapa Bagua / equilibrio-fengshui.blogspot.com

Para tener una casa más feliz hay que entrar por una puerta que te haga sentir a gusto y en armonía con tu entorno. En el Feng Shui, la puerta de entrada a la casa es fundamental. Es la “Boca del Chi”, y así como te protege del exterior, también debe permitir la entrada únicamente a la energía positiva.

Piensa en qué elementos te hacen sentir bienvenido. Algunas ideas son fotos de familiares, amigos, un objeto que te traiga hermosos recuerdos y flores. Las flores son básicas, porque despiertan varios de nuestros sentidos simultáneamente.

¡Cada cosa en su lugar!

Mantener el orden en casa.

Quizás, lo más importante es el orden. Si el exterior está en orden, nuestras ideas también lo estarán. Sin mencionar el tiempo que ganarás al dejar de buscar todo aquello que queda sepultado en algún lugar en medio del caos. Intenta dejar ir las cosas que ya no necesitas: regala, dona, o recicla. Hay objetos que, aunque ya no sirvan, pueden ser decorativos o tener una segunda vida con un giro inesperado.

¡Y se hizo la luz!

Luz natural del salón.

La iluminación es la clave de una casa feliz. La luz es el elemento principal para crear espacios pacíficos, generar una sensación de amplitud y alegrarnos el día. Mejor aún si se trata de luz solar. Está científicamente comprobado que la luz del sol nos hace más felices, así que a descorrer las cortinas.

El rincón de la paz

Rincón de lectura.

Tener un espacio en el que podamos meditar, sentarnos a escuchar música, o simplemente leer una buena novela es muy importante. A veces, necesitamos una especie de guarida íntima en nuestra propia casa que nos permita alejarnos del mundo y conectar con nosotros mismos. Poner imágenes que nos llenen de energía positiva, o recuerdos de momentos inolvidables nos ayudan a poner en perspectiva lo que realmente importa. ¡Crea una especie de altar personal!

Naturaleza viva

Plantas y Feng Shui.

Si no puedes vivir rodeado de naturaleza, haz de ella tu invitada de honor. Tener plantas es una delicia. Implica estar rodeados de vida en lugar de objetos inanimados. Hay plantas que ayudan a crear un buen ambiente. La NASA tiene una selección de las cinco mejores plantas para purificar el aire. En la lista se encuentran la flor de la paz y la palmera de bambú, entre otras.

Crea lazos con tus vecinos

Tomar café con tus vecinos.

Tener buenas relaciones con la gente que vive cerca de ti es una llave para la felicidad en el hogar. Necesitamos sentirnos seguros y acompañados en el entorno en el que vivimos. Conocer a tus vecinos, poder tomarte un café y charlar de manera espontánea es importante.

Saber que puedes contar con un vecino para recoger un paquete cuando no estás, o que nunca te faltará la clásica taza de café son cosas invaluables. Somos seres sociales, y recibir un simple “buenos días” al salir de casa hace toda la diferencia.

En los brazos de Morfeo

Luz de mesilla en el dormitorio.

Recuerda que la casa es tu lugar de descanso, y para un hogar feliz hay que dormir bien. La habitación debe ser un templo de paz. Es aconsejable que siempre esté bien ventilada. Si es posible, deja ese espacio solo para dormir y con los menos elementos posibles. Sobre todo, mantenlo limpio de cables, pantallas, pilas, móviles y ordenadores.

Las bombillas LED no emiten radiación UVA y, además, son muy buenas para ahorrar energía. Esto las hace la mejor opción para la lamparita de noche. Si tu hogar es ideal para el descanso, será una casa más feliz.

Ahora sí, respira y sonríe, estás en una casa feliz y eso se notará en cada una de las áreas de tu vida. ¡Prometido!