El estilo versallesco: una decoración galante

30 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El estilo versallesco puede servirte de inspiración para poder convertir tu hogar en un espacio donde predomine la estética galante.

Cuando hablamos de elegancia, tenemos que coger como referente el mundo del interiorismo francés, concretamente el estilo versallesco. Va a ser en este ámbito donde podremos encontrar un gran número de recursos que pueden ser aplicables a los hogares.

No se trata de que convirtamos nuestra casa en un palacio barroco donde se recarguen absolutamente todos los espacios. De lo que se trata es de investigar, observar y aprender, con el fin de que extraigamos lo mejor de este estilo y sepamos cómo darle presencia en una vivienda.

La elegancia es un concepto que ofrece muchas connotaciones. El propio contenido que ofrece a nivel decorativo es muy amplio, pero lo que sí podemos sacar en claro es que nos proporciona una estética que difiere de otros estilos más actuales, como pueden ser el minimalista o el rústico.

El Palacio de Versalles y su historia

Salón de los espejos del Palacio de Versalles.

El Palacio de Versalles se configura como un complejo arquitectónico en el que se conjugan distintas soluciones arquitectónicas propias del barroco francés. Su construcción data de la segunda mitad del siglo XVII, teniendo varias fases. Su ubicación está próxima a París, en la localidad de Versalles.

Luis XIV, conocido también como el rey sol, manda realizar esta obra grandilocuente en la que quiere reflejar el poder real. Se trata de mostrar la importancia que está adquiriendo Francia en una época convulsa donde los grandes imperios europeos tratan de abrirse paso en el continente.

Pues bien, este palacio va a ser el fiel ejemplo de decoración elegante, donde predominarán los dorados, las curvas, la diversidad de líneas y la estética galante. Todo debe estar en consonancia con lo que es la corona y el esplendor de la familia real.

La gloria queda reflejada en la estética del palacio.

El dormitorio de estilo versallesco, un espacio de ensueño

Dormitorio de Luis XIV.
Dormitorio / es.123rf.com

Probablemente, al contemplar la decoración del dormitorio del rey sientas cierto agobio por la redundancia de elementos de distinta índole; es decir, se está produciendo un recargamiento exagerado del espacio, tratando de completar cada uno de los rincones.

  • El centro más atractivo de este dormitorio es la cama, la cual queda oculta en cierta medida por el dosel. Lo que se trata de realizar aquí es una privatización de la misma para, así, eliminar cualquier atisbo de luz. Hoy en día numerosas tiendas de decoración venden doseles semejantes.
  • Por otro lado se encuentra el papel de pared, un recurso que tiene un inicio y desarrollo en este palacio. Es realmente significativa su apariencia, tratando de recubrir la estructura arquitectónica y embelleciendo el exterior.
  • A su vez, el estilo versallesco siempre trata de darle importancia al suelo. Este se cubre a través de alfombras con las que proporcionar calor y ofrecer una estética barroca a través de estampados vegetales, de rocallas y líneas curvas.

Las lámparas que destaquen lo máximo posible

Lámparas del Palacio de Versalles.

Una exigencia directa del rey Luis XIV es que haya una iluminación contundente, que permita hacer relucir todos los dorados y que pueda contemplarse cada rincón del palacio perfectamente. Para ello, solicitará tener lámparas de gran calidad.

Lo más curioso de todo es que el estilo versallesco ha sido el claro precedente de las lámparas galantes que tenemos en nuestros hogares. Todos hemos sido invitados alguna vez a una vivienda en la que tratan de dar una apariencia elitista, utilizando para ello lámparas semejantes a las de este palacio.

En realidad, no hemos inventado nada. Esta concepción ya se estaba haciendo en Francia en época barroca. Trataban de combinar la luz, los cristales y los dorados con la intención de poder mostrar relevancia social y, sobre todo, magnificencia.

El rojo no puede faltar en el estilo versallesco

Decoración del Palacio de Versalles.
Decoración Versalles / bienvenue.chateauversailles.fr

Evidentemente, el color rojo es bastante llamativo se mire por donde se mire. Sin embargo, también hay que situarlo dentro del contexto palaciego, debido a que ofrece una apariencia elegante que, combinado con el dorado, se convierte en una tonalidad muy interesante para los interiores.

Tanto en el mobiliario (principalmente los asientos) como en las propias cortinas tiene gran presencia. Un ejemplo muy claro es el caso del dormitorio de la emperatriz, mostrando, además, cierta sensibilidad y pasión mediante este color.

En definitiva, luz y fuerza es lo que trata de ofrecerse a través del estilo versallesco. Se busca una estética galante dentro de la ubicación natural donde se sitúa el palacio.

  • Van der Kemp, G.: Versalles: el palacio, el parque y los trianones, Casa Editora de Arte Lys, 1976.