Esculturas de animales para la decoración

Francisco · 19 noviembre, 2018
Decora tu hogar utilizando esculturas que representan animales, con el fin de convertir tu hogar en un lugar que denota naturalidad y originalidad.

Una manera diferente de decorar la casa es utilizando recursos que se encuentran fuera de lo común; es decir, ser original e innovador. Si te surgen dudas sobre qué disponer en el hogar y que resulte atractivo, puedes tomar nota de las esculturas de animales para la decoración.

Resulta curiosa la estética de aquello que trata de asemejarse o que es idéntico a algo real. Con esto se busca mostrar algo propio de la naturaleza pero sin vida y cumpliendo una misión: decorar la casa y aportar un significado al interior.

Las esculturas de animales pueden convertirse en un tipo de decoración ortodoxa que no tiene un estilo definido; por tanto, su aplicación en el interior de las casas puede llegar a unir el mundo natural con el artificial.

La escultura como obra de arte

Esta disciplina artística se convierte en un elemento indispensable en la decoración del hogar. Probablemebte, de todas las artes, es la que mayor dimensión estética puede aportar y la que más presencia tiene en las casas.

A veces las esculturas puede no ser creadas por el hombre; es decir, no es imprescindible que haya unas manos humanas que las creen. De esta manera, un elemento de la naturaleza, como por ejemplo los minerales, son esculturas naturales a las que se les ha cambiado la función.

Así, las esculturas pueden ser recursos artificiales o naturales, pero sobre todo debe haber una idea y sentido detrás de cada una. La función que cumpla en el lugar donde se coloque se compondrá de carácter y contenido.

– La escultura es el arte de la inteligencia.-

Pablo Picasso

Escultura del pavo real.

Esculturas de animales: tipologías

Hoy en día, en un mundo avanzado como el nuestro, no es necesario matar a un animal para hacer una escultura con su cabeza, como en ocasiones hacen los cazadores con las piezas que han conseguido en el campo.

Hay fórmulas muy interesantes que, algunas de ellas, pueden llegar a ser auténticas obras artísticas y que son creadas por el ser humano.

  • Escultura de cuerpo entero: un tipo sería la representación de un animal de bulto redondo, con todas sus partes, siguiendo patrones y medidas reales o transformándolas para convertirlo en algo irreal pero vanguardista.
  • Escultura solo de la cabeza: simulando las cabezas que se colocan en una peana tras haber visitado al taxidermista, pero en este caso sería mediante materiales como corcho, cartón, piedra o PVC, como  son por ejemplo las cabezas de unicornios que cada vez tienen más fama.

Por norma general, estos son los dos tipos más comunes. Por supuesto, pueden ser variables sus formas, ya que pueden ser pequeños para servir de pisapapeles o grandes para adornar una estantería.

Lugares donde disponer las esculturas de animales

En casa hay varios espacios donde pueden encajar a la perfección. Algunos espacios no son óptimos para este tipo de esculturas, tales como el baño o la cocina; por eso, es preferible que estén en habitaciones más transitadas y visitadas por invitados.

  • En el salón: el principal espacio de recepción de invitados y de estancia. Estas esculturas pueden convertirse en un recurso anecdótico que llama la atención por su originalidad.
  • El dormitorio: sin duda, dependiendo del tipo de animal que quieras tener en el cuarto, así será el significado y personalidad que le atribuyas al espacio.
  • La entrada: es especialmente en este punto donde se puede incidir para que, cuando entre alguien por la puerta de casa, se vea directamente la escultura y se consiga transmitir un contenido.

– La escultura no consiste en el simple labrado de la forma de una cosa, sino el labrado de su efecto.-

John Ruskin

Escultura de leopardo.
Escultura de leopardo / subastas.catawiki.es

Esculturas naturales

Puede existir otra variante dentro de las esculturas de animales y son aquellas que se han extraído directamente de la naturaleza. No se está hablando de disecar ni acudir al campo a buscar algo para convertirlo en escultura.

Hay que hacer mención especial a recursos como son las conchas del mar. Son fieles enseñas de las profundidades marinas, que atraen por su forma y se convierten en auténticas escultura esculpidas por la naturaleza.

¿Cuál sería la singularidad respecto a las conchas? Son piezas que se elevan de categoría, pasando de ser un producto del mar a ser un elemento escultórico-artístico que denota una estética y belleza peculiar.

– Los ojos de las esculturas lloran su inmortalidad.-

Ramón Gómez de la Serna