Estilo high tech: el gusto por lo industrial

Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
20 junio, 2019
¿Eres un amante del uso de la tecnología en el diseño de interiores? Pues déjame decirte que el estilo high tech te encantará.

El estilo high tech utiliza materiales y técnicas para crear espacios estilizados y prácticos con cierto gusto por lo industrial. Aplicado al mundo de la arquitectura, el término high tech se refiere al estilo desarrollado a partir de 1960 por los arquitectos británicos Norman Foster, Richard Rogers y Michael Hopkins.

Esta corriente se caracteriza por su pasión por la alta tecnología y por exponer de forma manifiesta las técnicas y los materiales que se han empleado en la construcción de los edificios. Posteriormente, este concepto se aplicó al estilo de decoración que seguía esta misma línea artística de exaltación tecnológica.

Exhibir la técnica en el estilo high tech

Decoración high tech.
Decoración high tech / dikaestudio.com

Los interiores de este estilo muestran con orgullo sus elementos estructurales, como vigas, tuberías y conductos, que pasan a convertirse en elementos decorativos.

Este estilo remite constantemente a la idea de manufactura, a producción industrial, y rechaza todo aquello que recuerde a productos artesanos o sin transformar.

En estos espacios se emplean imágenes prestadas del diseño industrial, como escaleras de caracol en acero inoxidable. Tampoco es extraño que se incluyan elementos como andamios de obra.

Es muy habitual destacar tuberías pintándolas e, incluso, aumentándolas de tamaño. Asimismo, en los interiores domésticos se utilizan suelos poco habituales, como el hormigón, las losetas de vinilo y las moquetas propias de locales comerciales.

La estética versus la funcionalidad

Cocina high tech.
Cocina high tech / dikaestudio.com

Preferiblemente, los interiores deben ser amplios y luminosos para contrarrestar la posible sensación de frialdad que pueda transmitir un ambiente con reminiscencias industriales.

Para separar los espacios, se intentan evitar las paredes convencionales. Siempre que sea posible se optará por los paramentos de cristal, las celosías metálicas o por sencillas cortinas.

Como su nombre indica, el high tech está fuertemente vinculado al desarrollo de la alta tecnología. Incorpora los últimos modelos de electrodomésticos, aparatos de imagen y sonido y ordenadores. Además de su función práctica, estos componentes ejercen como elementos decorativos de primer orden.

El mobiliario y los materiales high tech

Materiales high tech.
Materiales high tech / dikaestudio.com

Los muebles son funcionales y ofrecen una imagen tecnológica, incluso futurista. Rehuyen de los adornos y los detalles innecesarios.

Uno de los rasgos distintivos es el uso de objetos de origen industrial: estanterías de metal como librerías, tuberías de PVC como toalleros, cajas industriales como unidades de almacenaje…

Para crear un ambiente high tech, deben usarse materiales artificiales y modernos. Los más frecuentes son el metal, el acero, el cristal y el plástico.

Para las telas del hogar y las tapicerías, hay que decantarse por tejidos como el nailon y la lona. Se debe evitar el uso de materiales orgánicos como el cuero, el mimbre y la madera, aun cuando se presenten con acabados de aire tecnológico.

Una decoración sencilla y funcional

Cocina industrial.
Cocina industrial / mueblescocinaecuador.com

La estética tecnológica no hace buenas migas con el abigarramiento y los adornos superfluos, por lo que los accesorios deben ser pocos y funcionales.

Es muy aconsejable colocar cortinas en lugar de persianas, y si se colocaran las primeras, deben ser de una gran sencillez de formas y de colores sobrios.

Para decorar las paredes, es mejor optar por pinturas abstractas de gran formato colgadas sin marco. También funcionan muy bien las fotografías en blanco y negro de cualquier temática. Las que encajan a la perfección son las fotografías relacionadas con la arquitectura y el arte.

Las esculturas modernas, preferiblemente las que están elaboradas con hierro o acero, se integran perfectamente en los ambientes high tech.

Evitar la frialdad

Loft high tech.
Loft high tech / anautrilla.com

Los ambientes high tech corren el riesgo de resultar demasiado fríos. Una forma de evitarlo es mediante un uso inteligente de los colores. Para los elementos estructurales, se recomienda colores neutros, como el blanco, los grises, los crudos y el beige.

Para las tapicerías, los muebles y la ropa del hogar, son muy recomendables los colores sólidos y los diseños geométricos, ya que con ellos se consigue dar un toque más personal al espacio. ¿Te atreves con este estilo?