Flower power, decoración primaveral

Mónica Heras Berigüete · 18 febrero, 2019
¿Te apuntas a la decoración primaveral? Vamos a darle a tu hogar un aire nuevo y lleno de alegría y color.

Es el momento de darle a tu casa un aire fresco. El cambio de estación está a punto de llegar y con los colores adecuados, un poco de pintura, algunas flores, los tejidos más suaves y una pizca de imaginación, lograrás una decoración primaveral que no pasará inadvertida.

Decoración primaveral en 3, 2, 1

Flores al poder

Jarrón florero de cristal.

Llena tu casa de flores, tanto naturales como artificiales. Pon pequeños jarrones o boles con flores frescas, haz un popurrí de color. Las petunias y las margaritas son perfectas para adornar tus mesas.

También pon macetas de pensamientos o de anémonas por aquí y por allí, especialmente si tienes una terraza o un jardín al que quieras darle vidilla. Otra forma de utilizar las flores es a través de elementos decorativos con este estampado.

El papel pintado

Papel de pared de flores.
Papel de flores / oddyneighbours.com

El papel pintado es una de las claras tendencias desde hace varias temporadas y podemos verlo en todas las formas y colores. Hay unos modelos muy creativos de maxi flores para los más atrevidos, o estilo liberty para los más románticos.

Textiles llenos de aromas

Fundas de cojines con flores.
Cojines / es.aliexpress.com

Otra forma de utilizar las flores para la decoración primaveral es a través de los manteles, la ropa de cama, los cojines o las tapicerías de sillas y sillones. Elige colores suaves y flores sutiles para grandes superficies, o en su versión XL para cojines o caminos de mesa.

Vajilla floral

Vajilla primaveral de El Corte Inglés.
Vajilla primaveral / elcorteingles.es

¿Por qué no? Hay unos diseños preciosos con flores pintadas que le darán a tu mesa un toque súper alegre. Cambia de vajilla para recibir esta nueva estación en tu casa, ábrele la puerta a la primavera y haz una fiesta multicolor.

¿Y si pintamos un mueble?

Muebles con flores.
Muebles con flores / revistamuebles.com

Esa cómoda aburrida puede convertirse en tu proyecto DIY y transformarla en un mueble lleno de detalles personales. Dale color, píntale flores y hojas, incluso algún ser del reino animal será bienvenido.

Las fibras naturales son tus aliadas

Mesa y silla de mimbre para exteriores.

Si ya te venimos diciendo que las fibras naturales son una de nuestras tendencias favoritas al hablar de decoración primaveral, no puedes prescindir de ellas. La caña en forma de una butaca, una alfombra de sisal, un cesto de mimbre lleno de naturaleza son la clave para que en tu casa se respire un ambiente flower power.

Materiales nobles

Candelabros con troncos de madera.

Amarás a la madera sobre todas las cosas. Es el material más adaptable a cualquier espacio y estilo decorativo. Gracias a la gran variedad de maderas que hay, encontrarás la que mejor hable de ti: pino, nogal, cedro, teca, etc. Lo mejor es que también puedes pintarlas y hacer piezas muy personales y adaptadas a cada ambiente.

¡A cultivar se ha dicho!

Plantar salvia.

La primavera es la época perfecta para sembrar no solo flores y plantas, sino también algunas hortalizas. ¿Has pensado en crear un mini huerto en casa? Hay algunos verticales para lugares urbanos con los que apenas necesitas espacio. Incluso, existen un montón de verduras que puedes plantar en una maceta. ¿Qué tal unos tomates cherry? Por supuesto, las aromáticas que nunca falten.

Los colores de la primavera

Dormitorio de tonos pastel.

La paleta cromática puede variar, yendo desde los colores más intensos y llenos de vitaminas, hasta los suaves y románticos. El verde limón y el amarillo brillante juegan un papel primordial a través de pequeños detalles decorativos. Mientras que el rosa bebé y el verde menta pueden pintar las paredes o darle color a un sofá, y si van de la mano, todavía mucho mejor.

Ahora sí, con estos tips lograrás una decoración primaveral perfecta para ponerle la mejor cara al buen tiempo. Intenta abrirle paso a la luz, haz un cambio de cortinas y pon unas de trama abierta, como de lino, por ejemplo. Llena de flores y de plantas algunos de los rincones de tu hogar.

Cambia los textiles más gruesos y abrigados por otros ligeros y apuesta por los colores alegres para sentir su efecto refrescante.