Garantiza tu seguridad cuando trabajas en la remodelación de una casa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 21 abril, 2019
Yamila Papa · 22 abril, 2019
Contar con ciertos elementos y cuidados evitará que tengas accidentes cuando estás encargándote de la remodelación de una casa.

Si te encargarás en las remodelación de una casa debes tener en cuenta algunas cuestiones muy importantes en cuanto a seguridad.

Los accidentes domésticos están a la orden del día, pero sobre todo cuando de hacer reformas en el hogar se trata. Por eso, en el siguiente artículo te daremos algunos consejos para que estés más seguro.

Tips de seguridad en la remodelación de una casa

Estás pensando hacer reformas tu casa, o al menos una parte, y te encargarás tú mismo de las obras. Si nunca lo has hecho antes, te recomendamos que prestes mucha atención a los siguientes consejos de seguridad en la remodelación de una casa.

1. Al trabajar con electricidad

Tipos de cableado eléctrico.

Quizás quieras instalar más enchufes o añadir más lámparas en los techos. Como primero y principal, debes apagar las térmicas con el objetivo de que no haya electricidad corriendo por la instalación mientras tú la manipulas.

Además, es muy importante que cuentes con un calzado de suelas gruesas y que el suelo o los cables no estén mojados. En lo posible también utiliza guantes de trabajo al manipular la electricidad.

2. Al trabajar con plomería

Desatascar tuberías.

La remodelación de una casa puede ser más difícil de lo que creemos si comenzamos a detectar desperfectos en las cañerías o en otras instalaciones.

En el caso de que tengas que hacer tareas de plomería, te aconsejamos que cierres la llave de paso del hogar antes de comenzar. De esta manera, evitarás que se inunde toda la casa por querer cambiar un grifo o una llave.

Debes tener cuidado también si trabajas con materiales tóxicos, como el plomo de las cañerías. Utiliza una máscara para protegerte.

3. Al pintar

Pintar pared.

También podemos sufrir algún accidente cuando estamos pintando. Por ejemplo, caernos de una escalera o andamio. Si tienes que pintar la parte exterior de la casa y subir al techo, trata de usar algún arnés o similar.

Asegúrate que las escaleras estén bien armadas, que no se muevan ni que se desarmen. Y cuando subas y bajes de ellas presta mucha atención para no caerte. ¡Puedes lastimarte más de lo que crees!

Otra cuestión muy importante en lo que se refiere a esta acción tiene que ver con el hecho de que la pintura puede caer dentro de tus ojos y provocar irritación, ardor o dolor.

¡Mejor utiliza unas gafas protectoras! También empléalas al lijar paredes u otras superficies. Y si puedes añadir una máscara para nariz y boca, mucho mejor.

4. Al tratar paredes y techos viejos

Yeso en las paredes.

Ten mucho cuidado si estás trabajando en viviendas que son muy antiguas y hay peligro de derrumbe. Por ejemplo, si el sótano está descuidado, puede haber desprendimiento de yeso del techo y caer sobre tu cabeza.

Además de usar un casco protector, te recomendamos que seas muy cuidadoso y trabajes con lentitud. Y en lo posible que busques ayuda profesional en las tareas más peligrosas.

5. Al dejar materiales en el exterior

Materiales de construcción.

En algunas ciudades, no está permitido dejar materiales de construcción en la puerta de la casa porque puede ser peligroso para los transeúntes. Por ejemplo, al pisar arena o piedras mojadas te puedes resbalar.

También puede ser un peligro grande para los niños y mascotas si juegan alrededor de aquellos materiales u objetos que se arrojaron a la basura de forma inadecuada (en bolsas que se rompen, por ejemplo).

6. Cuando fijas cosas a las paredes

herramientas para colgar cuadros

Aunque no lo creas, es uno de los accidentes domésticos más comunes; y si estás en un proyecto de remodelación de una casa, debes tener mucho cuidado cuando usas el martillo o el taladro. No solo porque puedes perforar más de lo necesario, sino también porque puedes lastimarte.

7. Cuando realizas la mudanza

Cajas de una mudanza.

Al terminar la remodelación, si aún no vives en la casa… ¡Tienes que mudarte! Lo mismo aplica si has comprado muebles nuevos. Presta mucha atención para no cortarte con un espejo (y de envolverlo bien para transportarlo), y para no terminar con contracturas en la espalda de cargar demasiado peso.

Si bien puedes encargarte tú mismo de la remodelación de una casa, te aconsejamos que contrates personal cualificado para que te ayude, al menos en las tareas más grandes o que requieran de ciertos conocimientos. Muchas veces por querer ahorrar dinero, terminamos gastando mucho más si cometemos errores.