Los mejores trucos para hacer de tu casa un hogar

12 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
El dinero puede comprar la casa, pero no puede comprar el hogar. Existen algunos trucos sencillos que convierten una casa en un hogar que refleje tu personalidad.

Podemos decorar la casa con los mejores materiales, los muebles más bonitos y el estilo que más nos defina. Aplicamos todas las técnicas del diseño de interiores y utilizamos todas las claves de las que disponemos para crear estancias maravillosas. Pero todo esto no basta para hacer de tu casa un hogar.

Personalizar cualquier diseño de interiores requiere cierta destreza para añadir aquellos elementos que son claramente un reflejo de ti y adaptarlos a la estética de la decoración de tu casa.

Al igual que la ropa que llevamos con nuestro propio estilo, el toque personal que damos al cocinar un plato, o la firma personalizada con la que enviamos nuestros correos, tu casa refleja tu personalidad, y lo hace a primera vista.

Estos van a ser los elementos que te hagan sentir en casa, y no solo en una bonita habitación. Necesitamos pocas piezas, pero indispensables.

Hay un dicho que nos recuerda que el dinero puede comprar la casa, pero no puede comprar el hogar. Vamos hoy a poner ese toque mágico que consigue al instante hacer de tu casa un hogar.

Los libros

Decoración original con libros.

Pocas cosas reflejan tanto la personalidad de quien habita una casa como los libros que lee. Si no lo habías tenido en cuenta hasta ahora, piensa que, en muchos sentidos, somos lo que leemos.

Los libros que han llenado nuestra vida son parte de nosotros, y por eso es tan importante cederles un sitio protagonista desde el que puedan hablar sobre ti.

La librería, la mesa de café, o sobre la mesita de noche son sitios perfectos para tener tus libros favoritos a la vista. Mantén ordenada la librería y coloca sobre las mesas de café los libros cuyas imágenes te hagan sentir bien.

No olvides la cocina. Si disfrutas de este espacio como algo personal, no puede faltar una buena colección de libros de cocina a la vista. Sentarse a descansar y tener ese tipo de memorias personales cerca es un acto especialmente inspirador.

Las fotos

Fotos familiares.

En el asunto de las fotos no se deben hacer concesiones. Un hogar sin los recuerdos de unas fotos es un hogar sin alma. Es una preciosa forma de honrar a las personas queridas y a uno mismo.

Una buena colección de fotos a tu alrededor es un recordatorio de una vida llena de momentos, que a veces, se nos escapan a la memoria.

Busca sitios especiales para ordenarlas por grupos. Las mesas auxiliares de la sala de estar, sobre la superficie de los aparadores, mezcladas con los libros en la librería, en las mesillas de noche o, incluso, en una amplia mesa colocada en una esquina con el único propósito de mostrar tu colección de fotos.

Pon especial cuidado a la hora de enmarcarlas. Los marcos de las fotos deben resultar apropiados para el estilo de la habitación, y que se vean en ella como algo natural y perfectamente integrado.

Los marcos de madera son más apropiados para escenas de viajes o fotografías de grupo. Sin embargo, los de filo cromado están más indicados para fotos que rememoren ocasiones especiales.

Los aromas también hacen de tu casa un hogar

Plantas aromáticas.

Elegir un aroma para tu casa es muy similar a elegir un perfume personal. Los perfumes definen la personalidad de quien los lleva. Hay algunos aromas que uno lleva con total naturalidad y con los que se siente bien, y hay otros que, decididamente, huelen bien, pero no son para uno.

Con los aromas de la casa es exactamente igual, y es una magnífica manera de personalizar la estancia y sentirla tuya. Piensa en el estado de ánimo que quieres que te produzca el aroma de cada espacio de la casa.

Hay habitaciones que son un refugio, y otras donde es la creatividad la que manda. Elegir el perfume adecuado a cada habitación es un precioso arte que merece la pena aprender.

El arte de hacer de tu casa un hogar

Dormitorio con cuadros en dorado.

No hace falta ser una gran coleccionista para admirar y coleccionar piezas de mayor o menor importancia con las que uno se siente bien por el mero hecho de tenerlas cerca. Elegir piezas de arte, accesorios decorativos, o una colección de cuadros es un acto de proyección de uno mismo.

Procurar elegir tú mismo cada cuadro, ilustración, figura, artesanía u objeto decorativo, y evita colocar los regalados por terceros o elegidos por otras personas. Este tipo de detalles marcan una diferencia absoluta a la hora de personalizar tu casa, y no deberían reflejar el gusto de nadie más.

Iniciales personalizadas

Iniciales bordadas.

Este es un asunto que parece haberse perdido en el tiempo, pero que hoy se está recuperando con fuerza y en el que merece la pena pararse a pensar. Los antiguos ajuares no se concebían sin unas iniciales personalizadas aplicadas en toallas, sábanas, servilletas, joyeros o, incluso, en las vajillas.

Recuperar esta idea casi olvidada es recuperar también la propia esencia y la propia herencia. Pueden ser bordadas, pero hay otras formas sencillas de personalizar nuestra ropa de cama, de baño y de mesa.

Da igual si vives solo, en pareja o en una gran familia. Esta es una maravillosa y sofisticada manera de dar ese toque distintivo y personal a tus cosas, y que te hará sentir en casa, en tus dominios, en tu propia piel.