La sencillez como concepto decorativo del hogar

21 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
La decoración de nuestro hogar puede enfocarse hacia los conceptos de sencillez y simpleza, siendo una manera alternativa de obtener confort y funcionalidad.

Llevar a cabo un proceso de recargamiento de decoración en el hogar puede generar problemas a nivel organizativo, de orden y de limpieza. Existen otras alternativas, y una de ellas es la sencillez como concepto decorativo del hogar.

¿Por qué no emplear solamente aquello que realmente es útil y que pueda aportar, además, un significado en el espacio? Bien es cierto que el arte de la decoración está siendo cada vez más un foco de nuevas ideas y de innovación; incluso si se recurre únicamente a ciertos elementos que contribuyan en el espacio.

De esta manera, podemos señalar que para diseñar un interior, no es necesario limitarse a completar huecos, sino que cada recurso tenga una finalidad, sin recurrir a una acumulación de elementos que lo único que harán será producir una mala gestión en el ambiente.

Con muy poco se puede conseguir mucho

Salón-cocina minimalista.

Tal y como hemos dicho anteriormente, no es necesario recargar un espacio para llegar a lo que denominamos como diseño de interior; basta con que se tengan los elementos convenientes y fundamentales como para que exista una decoración básica y funcional.

Por ejemplo: ¿qué podríamos hacer en el salón sin que nos excedamos en el uso de recursos? Una idea muy interesante sería la utilización de los muebles convencionales para proporcionar confort, y, a su vez, una decoración sencilla.

Para conseguir esto, debemos recurrir a un sofá, una mesa central, una estantería y un mueble de televisión. Por otro lado, pueden complementarse estos elementos a través de otros pequeños recursos, como pueden ser las plantas, algún objeto ornamental, cuadros de pared y fotografías.

El concepto de sencillez puede alcanzarse siempre y cuando no se produzca una acumulación excesiva de objetos.

Cómo trabajar la sencillez como concepto decorativo

Salón minimalista.

Uno de los errores más comunes en los espacios es la caída en la ausencia decorativa; es decir, no se llega a aportar un contenido, llegando, así, a un vacío espacial en el que ningún elemento corresponde de forma significativa en general. ¿Qué consejos podemos tener en cuenta?

  • Estudia la posible distribución que harías en el espacio y los recursos que pueden estar presentes, siempre y cuando sean útiles y funcionales. Utilizar aquellos elementos que no tienen una finalidad puede generar controversias y disconformidad en nosotros mismos.
  • No dejes más de dos huecos vacíos, ya que pueden producir un problema en la organización, y, por consiguiente, un efecto de soledad y mala gestión de la ornamentación.
  • Para trabajar correctamente dentro de una habitación, cada mueble debe ser determinante y tener una colocación adecuada. De todos modos, es importante que se tengan espacios por donde transitar.
  • Una cuestión relevante es que los espacios estén oxigenados. De nada sirve recargar un lugar y que haya tal cantidad de objetos que no sepas dónde mirar ni qué sentido encontrarle a la decoración.
  • No pasa nada por dejar algunos espacios sin nada; es decir, ciertas partes de los muros pueden quedar visibles, siendo una manera de darle cierto protagonismo también al color de la pared.

La depuración formal en el dormitorio

Cama minimalista.

Si nos desplazamos al dormitorio, va a ser aquí donde pueda trabajarse el concepto de simpleza de forma mucho más contundente. En realidad, es en este lugar donde los muebles están dispuestos con mayor funcionalidad.

Recuerda que la cama será el recurso que mayor espacio ocupe, por eso obtendrá mayor protagonismo. Sin embargo, para ganar sencillez en la decoración, no es necesario aplicar estampados o colores demasiado intensos; utilizando los tonos neutros será más que suficiente.

De la misma manera, podemos trabajar el resto de la decoración. ¿Cuáles pueden ser los más útiles? Una silla, una mesa de noche, el armario y la lámpara. Hay que abandonar la concepción de acumulación que, en ocasiones, solemos disponer en los huecos que quedan libres en los cuartos.

En los recursos más básicos es donde se pueden encontrar los diseños más sofisticados.

¿Qué podemos hacer con los colores para tener sencillez como concepto decorativo?

Decoración minimalista dentro del estilo nórdico

El principal enfoque sería la búsqueda de la estética neutral de los colores. Si aplicamos aquellos que sean estridentes o intensos, haremos que la decoración se enfoque hacia una punto determinado.

Sea donde sea, algunos como el blanco, el gris, el verde, el negro o los terrosos van a tener muchas posibilidades. En el fondo, el uso de un sistema monocromático favorece este tipo de ambientes.

  • Walton, Stewart: Guía completa de decoración: 1000 ideas de diseño para el hogar, Blume, 1997.