La tendencia de los cerramientos acristalados

¿Quieres separar algunas estancias de tu casa sin perder luminosidad ni amplitud? Entonces los cerramientos acristalados son tu mejor opción. Aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre esta última tendencia.

Los cerramientos acristalados se han convertido en la última tendencia en diseño y decoración de interiores.

En la actualidad no solo se utilizan para unir áreas interiores con las exteriores. Por ejemplo, balcones o porches.

Sino que también se utilizan para separar estancias en el interior de la casa. 

Por otra parte, los cerramientos acristalados suponen diversas ventajas que tienen que ver con la luminosidad y la amplitud.

El uso de esta tendencia dota a las estancias de un aire industrial ya que este tipo de cerramientos era propio de antiguas fábricas.

Aún así, los cerramientos acristalados quedan genial con cualquier estilo decorativo (industrial, rústico, nórdico y, por supuesto, moderno).

En el artículo de hoy te contamos todo sobre esta tendencia.

¿Qué son los cerramientos acristalados?

Los cerramientos acristalados son un sistema de unidades de vidrio aislante que sustituyen parte de los muros de cerramiento.

Es decir, concretizan la idea de eliminar muros y paredes.

De forma más simple, son como grandes ventanales compuestos por varios vidrios dispuestos en grandes cuarterones con finos perfiles en hierro o madera.

Este tipo de cerramientos nos recuerda mucho a antiguas fábricas. Por ello, si elegimos los perfiles en hierro o metal dotaremos al espacio de un aire industrial.

Si por el contrario, elegimos perfiles de madera o de color blanco estaremos siguiendo estilos como el nórdico o incluso el rústico.

Cerramientos acristalados.

Ventajas de los cerramientos acristalados

En exteriores, las ventajas de los cerramientos se traducen en más metros y en lugares protegidos de las inclemencias del tiempo.

En interiores, las ventajas son más. Nombramos a continuación algunas de ellas:

  • Elimina las fronteras visuales: al sustituir muros y paredes de hormigón por una de cristal se elimina cualquier barrera visual que pueda haber.
  • Contribuye a una mejor iluminación: al tratarse de una “pared” de cristal, la luz fluye y pasa de una estancia a otra sin encontrar barreras. Por lo tanto es perfecta para aquellas zonas de la casa más oscuras.
  • Amplitud: visualmente las estancias son más amplias debido a la transparencia del cristal.
  • Es perfecto para separar estancias: los cerramientos acristalados suponen una solución eficaz para separar estancias que en realidad no queremos que estén totalmente independientes. Por ejemplo, el comedor y la cocina o el salón y la cocina.

Tipos

Existen diferentes tipos de cerramientos acristalados. Principalmente se diferencian en la calidad del cristal y en la estructura ya que los que son para exteriores necesitan un cristal mucho más resistente y una estructura más firme.

En esta ocasión, nos centraremos en los tipos de cerramientos acristalados para el interior de las viviendas. 

De este modo encontramos:

Cerramiento acristalado parcial

Este tipo de cerramiento consiste en combinar un muro de media altura de concreto u otro material, con un cerramiento acristalado. Es perfecto para dividir la cocina o el salón.

Con puertas

La idea de los cerramientos acristalados es sustituir las paredes y así separar las estancias sin perder luminosidad ni amplitud. Así que generalmente no tienen puertas. 

Sin embargo es una opción que muchas personas deciden tomar porque facilita el acceso a las estancias y no solo las separa sino que también las une según convenga. 

Acristalamiento con puerta.

El tipo de puerta puede ser prácticamente el que queramos. Desde puertas abatibles pasando por puertas correderas o plegables.

Los cerramientos acristalados con puerta pueden situarse no solo en salones o comedores y cocinas sino también en habitaciones e incluso a modo de mampara. 

Existe también la posibilidad de tener cerramientos acristalados con alguna ventana. Sobre todo funcionan muy bien en la cocina a modo de “pasa platos”.

Con perfiles

Sin duda alguna los cerramientos acristalados con perfiles son los que más están en tendencia debido a que nos recuerdan a viejas fábricas si estos son metálicos.

También pueden ser en madera, y si tiene aspecto envejecido dará a la estancia un aire vintage o rústico.

Estas paredes de cristal con perfiles configuran muchos cuarterones que, dependiendo del tamaño, puede resultar un poco incómodo para limpiar. Aún así, el resultado es precioso.

Acristalamiento con perfil en aluminio.

Sin perfiles

Otra opción es hacer un cerramiento acristalado sin perfiles. Es decir, sin la estructura metálica o de madera que conforme los cuarterones.

En ese caso, el aspecto y el aire que da a la estancia es más moderno y sofisticado. 

Conclusión

Los cerramientos acristalados se han convertido en toda una tendencia. Además de una solución práctica para separar estancias sin perder amplitud ni luminosidad. 

Además, podemos instalarlos en cualquier parte de nuestra casa. Tanto en interiores como en exteriores. 

Por otra parte, si queremos un poco más de privacidad podemos elegir un cristal translúcido. Por ejemplo para los cerramientos acristalados de duchas o habitaciones.

Nuestra recomendación es que si deseas dar un cambio a tu casa con esta tendencia busques siempre profesionales que puedan asesorarte sobre los mejores materiales y calidades. 

Te puede gustar