Las mejores técnicas para eliminar el polvo

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
12 julio, 2019
Eliminar el polvo de forma permanente está al alcance de tu mano. Sigue los siguientes consejos y empieza a disfrutar de una casa limpia y reluciente.

Probablemente, habrás comprobado cómo con el paso de los días la suciedad vuelve a aparecer en casa. Es cierto que la producimos por el uso cotidiano de los distintos espacios, pero existe la posibilidad de hacer que dure más tiempo limpia. Por eso, te mostramos las mejores técnicas para eliminar el polvo.

Evidentemente, no debemos olvidar la limpieza cotidiana del hogar, ya que relegar esta tarea puede suponer la acumulación de suciedad de forma continuada. Esto puede generar problemas en la salud y el bienestar diario.

De esta manera, podemos valorar la posibilidad de incluir a nuestro hábito de limpieza algunas técnicas que mejoren el aspecto del hogar. Pero ¿cómo podemos hacer que el polvo desaparezca inmediatamente?, ¿qué podemos hacer para ganar eficiencia en la limpieza?

Una casa limpia es sinónimo de confort

Limpiar el polvo del suelo.

No hay nada mejor que llegar a casa y tener las habitaciones ordenadas, que esté todo limpio, que exista armonía en el ambiente, y que se respire paz y tranquilidad. Aunque no lo parezca, mantener un hábito de limpieza es más que fundamental para conseguir comodidad.

Uno de los quebraderos de cabeza de todas las familias es mantener el hogar sin polvo. En la actualidad, la mayor parte de la población reside en ciudades. Este hecho supone que las casas se ensucien en mayor medida, sobre todo por la contaminación y la canícula que se acumula en el ambiente.

Es crucial que nos cuestionemos la necesidad de utilizar técnicas que sean eficientes para la limpieza. De nada sirve eliminar el polvo hoy y que en dos días vuelva a aparecer. Lo más importante es que podamos valorar la posibilidad de mantener la casa limpia durante más tiempo.

Tener higiene en el hogar permite que haya un ambiente saludable.

Principales técnicas para eliminar el polvo en superficie dura

Limpiar el polvo de la madera.

Los sistemas tradicionales han demostrado que no son eficientes a largo plazo. Por supuesto, quitan el polvo de forma inmediata, pero al poco tiempo puede reaparecer. Lo que nos interesa es que se elimine inmediatamente y no se esparza por el resto del espacio.

  • Para las estanterías y muebles de madera, una fórmula muy interesante es el uso de un trapo de lana con glicerina. De esta manera, se captura todo el polvo y, a su vez, se abrillanta la superficie. El resultado es realmente sorprendente.
  • Otro remedio más conocido es utilizar una gamuza normal y corriente con vinagre. Este recurso no solamente elimina la suciedad, sino que también favorece el estado de la madera. Queda más reluciente y con un aspecto más renovado.
  • Lo más importante es que no se mueva el polvo de un sitio a otro. Un error muy común es pasar el trapo seco por los muebles sin que se haya humedecido previamente. Para evitar este problema, es imprescindible que se moje ligeramente el trapo.
  • El agua puede ayudar a capturar la suciedad, pero si se utiliza un producto especial atrapapolvo, entonces será más fácil que podamos alcanzar nuestro objetivo. Se puede encontrar en formato espray o en bote líquido.

¿Qué podemos hacer sobre las paredes?

Limpiar las paredes.

Resulta increíble que las paredes puedan recibir y soportar gran cantidad de polvo cada día. Aunque esté en posición vertical, también se convierten en un soporte perfecto para la suciedad. ¿De qué manera podemos trabajarlas?

La mezcla de la que vamos a hablar puede resultar un tanto extraña, pero es eficaz y duradera. Combina agua tibia, aguarrás, jabón líquido y un poco de leche. Después, humedece el trapo en este líquido y realiza varias pasadas sobre el muro, podrás ver una absorción inmediata.

Otras soluciones interesantes para eliminar el polvo

Limpiar pelusas.

Existe en el mercado un amplio compendio de paños de fibra, bayetas especiales, etc., pero muchas veces pierden eficacia con el paso del tiempo. Lo ideal es combinarlas con algunas técnicas, como por ejemplo, el uso de bicarbonato de sodio: elimina la suciedad y, además, quita las manchas.

Otra posibilidad es aplicar sal gorda; sin embargo, no es recomendable para muebles de madera, sino más bien para mimbre y azulejos.

No obstante, debemos tener presente que si dudamos del tipo de producto que echar en el agua, es mejor recurrir a los remedios básicos: agua con vinagre blanco o con jabón líquido. Estas fórmulas funcionan perfectamente.

Tabero, Pepa: Manual de la casa limpia y ordenada, La Esfera, 2016.