Método KonMari para tener la casa más ordenada

26 julio, 2018
El método KonMari fue ideado por la japonesa Marie Kondo, y además de ayudarnos a ordenar la casa nos permite liberarnos de todo aquello que molesta y ocupa lugar en nuestro hogar.

A veces parece que aunque te pases horas y horas acomodando… ¡las cosas se desordenan solas! Para evitar que esto suceda, te recomendamos poner en práctica el método KonMari. ¿De qué se trata? Te lo contaremos en este artículo.

El método KonMari fue ideado por la japonesa Marie Kondo, y además de ayudarnos a ordenar la casa nos permite liberarnos de todo aquello que molesta y ocupa lugar en nuestro hogar.

¿Qué es el método KonMari?

La japonesa Marie Kondo se convirtió en una “celebridad” luego de lanzar un libro donde se explica de qué manera ordenar nuestra casa u oficina. El método KonMari va mucho más allá de guardar bien la ropa… En realidad se trata de una filosofía de vida que pregona el espacio libre y la no acumulación de objetos “porque sí”.

Se podría decir que es una técnica de “desintoxicación” de la casa y que para que surta efecto debe realizarse de una sola vez. Por ejemplo, podemos aprovechar un fin de semana, un día feriado o las vacaciones para cumplir con todos los preceptos de un ritual que requiere constancia y compromiso.

Partiendo de la base de que cada persona tiene un vínculo diferente con los objetos que le rodean, la clave del método KonMari reside en eliminar el apego que tenemos con ellos. Muchas cosas que acumulamos ocupan espacio y solo están allí porque nos recuerdan a alguien o algo.

Además, debemos evitar comprar artículos solo porque nos han parecido bonitos y en realidad no los necesitamos en lo absoluto. Esto resuelve problemas en el futuro y nos hace vivir en armonía con nuestro hogar.

Preceptos del método KonMari

Esta filosofía cambia totalmente el concepto que teníamos sobre orden en la casa. Y nos puede servir para deshacernos de aquello que ocupa mucho espacio y no permite que la energía fluya como corresponde. Algunos de los preceptos del método KonMari son estos.

1. Cuando se empieza, se termina

Uno de los errores más habituales es dejar las cosas a medias. Puede deberse a la pereza, a la falta de tiempo o de voluntad, pero lo cierto es que después es más difícil comenzar por donde nos encontrábamos. Si deseas tener la casa siempre ordenada, entonces tienes que aplicar el método KonMari de principio a fin.

perfumes ordenados

2. Ordena por categorías

Lo normal es centrarse en limpiar y acomodar por ambiente o ubicación: la cocina, el armario, el escritorio… pero de esta manera nunca terminamos o cuando lo hacemos, debemos volver a empezar por el primer sitio, que ya es un caos otra vez.

Organizar las tareas por categorías te permitirá saber qué cantidad de cosas tienes en realidad y les asignarás un lugar específico. Puedes agrupar tus pertenencias en: ropa, libros, papeles, objetos sentimentales, objetos varios, etc.

3. Organiza cuando estés feliz

Para la autora, el acto de organizar debe ser de celebración, no de tristeza ni de culpa. ¡Por eso no debemos hacerlo si estamos en un momento desagradable en el que nos encontremos especialmente emocionales!

Una vez que pasemos esos días tormentosos, las cosas volverán a estar desordenadas. Por el contrario, si ponemos en práctica el método KonMari cuando estamos felices el cerebro presta atención a las tareas que está realizando y no las considera una “vía de escape” para librarse del dolor.

4. Determinar con qué nos quedamos

La pregunta del millón aquí sería: “¿con qué me quedo?” en lugar de “¿qué tiro (regalo o dono)?”. Si no sabemos la respuesta, tenemos que pensar cuál es su verdadero propósito en la vida. Probablemente lo que te impida descartarlo es algo emocional, un apego por una situación o persona del pasado.

En el caso de los papeles hay una regla especial: tira todo, excepto los que están en uso actualmente, los que puedan ser necesitados en el corto plazo y los que debemos conservar (como documentos personales, garantías…).

Es muy importante que aquello que descartamos no se convierta en un problema para otra persona: quizás nos deshacemos de libros que ya hemos leído y los llevamos a la que era nuestra habitación en casa de nuestros padres. ¡Y se convierten en un estorbo para ellos!

Una vez que has implementado el método KonMari, el siguiente paso es el mantenimiento del orden. Si has clasificado todo como corresponde le asignarás un lugar a cada cosa. ¡Lo mantendrás de forma automática!

Te puede gustar