¿Por qué el gotelé se puso de moda?

El gotelé se puso de moda en los años 60 y aunque tiene muchos detractores, algunos se arrepienten de quitarlo. Hoy te contamos todo sobre el gotelé y cuál es su situación actual.

El gotelé se puso de moda en España en los años 60 debido al Plan de Estabilización franquista. Durante este periodo se produjo un gran movimiento de población de las zonas rurales hacia la ciudad.

Este éxodo produjo un gran boom inmobiliario. Por ello, se crearon barrios obreros que parecían auténticas colmenas. Fue en estos hogares donde surgió el gotelé que más tarde se extendería a hogares de todo el país.

En la actualidad, el gotelé no es más que un elemento de añoranza que nos recuerda a las casas de nuestras abuelas.

Como veremos más adelante, aunque el gotelé se puso de moda, quitarlo, hoy en día es una de las reformas más solicitadas.

En el artículo de hoy te contamos todo sobre el gotelé, por qué fue una tendencia y cuál es su situación en la actualidad.

¿Qué es el gotelé?

El gotelé proviene de la palabra francesa goutte o gouttettle que quiere decir ‘gota’ y ‘gotita’, respectivamente. Es todo un acierto el uso de esta palabra porque ella misma define esta técnica.

Quitar el gotelé.

En efecto, el gotelé es una técnica decorativa o más bien de pintura. Consiste en aplicar en las paredes una pintura más espesa de lo normal, conocida como pintura al temple. Al ser más espesa, se forman grumos o gotitas.

Dependiendo del espesor de la pintura al temple, la pared puede tener más o menos textura. El resultado es una pared completamente rugosa.

¿Por qué el gotelé se puso de moda?

Anteriormente mencionamos el origen del gotelé en España, en la década de los 60 debido a un gran movimiento de población rural hacia las ciudades.

Las viviendas construidas en los barrios obreros fueron las mayores precursoras de esta técnica.

Esto se debió a que el gotelé se convirtió en el mejor aliado para disimular imperfecciones de dichas edificaciones. Era un recurso barato y fácil de aplicar.

Además, después de aplicar la pintura al temple y conseguir una pared rugosa y sin desperfectos visibles, se le podía aplicar cualquier color. Lo cual hacía parecer que las paredes eran perfectas y hasta novedosas para la época. 

Origen del gotelé.
Origen gotelé / brico-valera.com

Sin embargo, el gotelé se puso de moda en los años 60 y se extendió hasta casi el año 2000 cuando comenzó su declive. Su declive comenzó porque al concepto de gotelé se adhirió una connotación negativa.

El gotelé era visto como una manera mediocre de arreglar desperfectos o errores de construcción. Por lo tanto, el gotelé se convirtió en sinónimo de trabajo mediocre.

En la actualidad…

El gotelé se puso de moda durante muchos años, sin embargo a partir del año 2000 comenzó a estar en desuso.

Evidentemente aún quedan muchas viviendas de aquellos años y por lo tanto aún hay viviendas con gotelé en sus paredes.

Sin embargo, hoy en día son cada vez más las personas que buscan viviendas que no tengan esta técnica en las paredes. No solo por ser considerada una técnica mediocre sino porque es muy anticuada.

Por ello, las inmobiliarias o propietarios de viviendas, a la hora de vender sus propiedades incluyen en la descripción de la misma si tiene gotelé o no.

Tipos de gotelé.
Tipos de gotelé / interia.es

Aunque son muchos los que se deciden a comprar viviendas con gotelé, lo hacen pensando en quitarlo. De hecho una de las reformas más habituales hoy en día es quitar el gotelé de las paredes.

Pero no todas las personas son iguales. Últimamente están surgiendo grupos que abogan por el regreso del gotelé.

Reivindican este regreso no como la manera mediocre de trabajar sino como un recuerdo del pasado. Quién sabe, en estos tiempos de amor por el pasado y por lo vintage puede que el gotelé vuelva a nuestras paredes.

Conclusión

El hecho de que el gotelé se puso de moda en los años 60 no quiere decir que no pueda volver. Para todos los románticos y amantes de lo vintage es una forma de valorizar nuestro pasado.

Contrario a lo que los detractores puedan pensar, son muchos los diseñadores y decoradores de interiores que apuestan por el gotelé solo como una forma de dar textura a una pared de una estancia.

Por otro lado, la desventaja principal de esta técnica es que al dotar a la pared de rugosidad no permite el aplique de vinilos decorativos, tan en tendencia últimamente.

Además, las gotas en la pared crean luces y sombras que hacen que la pintura no luzca homogénea.

Te puede gustar